Polémica en Disney: quieren cambiar el final de Blancanieves por “falta de consentimiento”


Blancanieves fue el primer largometraje de Disney, estrenado en 1937, y sigue siendo un éxito hasta la actualidad. Recientemente, la película se convirtió en el foco de una polémica relacionada al parque temático de Disneyland en California, Estados Unidos, donde una nueva atracción promociona el “beso de amor verdadero” del príncipe.

El conflicto surgió por la reapertura del parque, después de permanecer cerrado durante 400 días por la pandemia de coronavirus. En ese tiempo, algunos sectores atravesaron una gran renovación, entre los que figura la atracción ”La terrorífica aventura de Blancanieves”, que ahora pasó a llamarse “El deseo encantado de Blancanieves” e incluye la emblemática escena del cuento animado.

Después de visitar el lugar, algunos usuarios manifestaron su indignación en las redes sociales porque consideran que el famoso beso que le da el príncipe azul a la protagonista con la esperanza de salvarla de la maldición es un “acto no consentido”, ya que la joven está inconsciente.

Algunos usuarios manifestaron que el beso del príncipe a Blancanieves promueve los “actos sin consentimiento”Captura de video

Las escritoras Julie Tremaine y Katie Dowd publicaron un análisis del tema en San Francisco Chronicle, donde aseguraron que aunque la intención es liberarla del encantamiento, todo se da sin su consentimiento: “La besa mientras ella duerme y, por ende, no puede ser amor verdadero si solo una persona sabe que está sucediendo”.

Esta no es la primera vez que las películas infantiles de Disney basadas en cuentos clásicos son cuestionadas públicamente. Los fanáticos ya le habían demandado a la compañía que incorporara más personajes afroamericanos en los films, reclamo al que ahora se suma la prohibición del icónico beso a Blancanieves.

“Es difícil entender por qué Disneyland de 2021 elegiría agregar una escena con ideas tan anticuadas de lo que un hombre puede hacer con una mujer, especialmente dado el énfasis actual de la compañía en eliminar escenas problemáticas”, argumentaron Tremaine y Dowd, ganando adeptos y retractores.

El icónico beso del príncipe a Blancanieves fue el foco de la polémica en las redes sociales por considerarlo un “acto sin consentimiento”Capturas de Twitter

“¿No habíamos acordado ya que el consentimiento en las primeras películas de Disney es un problema importante? ¿Acaso no hay que enseñarles a los niños que besar cuando no se ha establecido si ambas partes están dispuestas a participar no está bien?”, cuestionaron.

Los comentarios no tardaron en invadir Twitter y algunos periodistas también decidieron alzar la voz. Natalie Sady les respondió con un contundente tuit: “Los padres deben poder enseñar a sus hijos sobre el consentimiento y la diferencia entre la vida real y los cuentos de hadas. Yo crecí con esas películas y lo entendí muy bien, así que permitan que los niños disfruten de la magia de los cuentos de hadas“.

Por su parte, Matt Trayno, jugador de los New York Rangers, compartió su opinión sobre la controversia: “Blancanieves es un personaje ficticio que vuelve a la vida gracias a un beso de su futuro esposo. Están llevando demasiado lejos esto, y van a conseguir que los incrédulos piensen que se trata de un problema real”.

LA NACION



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *