Phil Spector: femicidio, muerte en prisión y sus últimos años de locura



Phil Spector: femicidio, muerte en prisión y sus últimos años de locura

Si Phil Spector hubiese fallecido antes del 3 de febrero de 2003 hoy las notas sobre su muerte se habrían concentrado en su brillante carrera como productor y sus aportes fundamentales a la música más popular y celebrada de la segunda mitad del siglo 20. Algún párrafo, claro, habría hecho referencia a sus excentricidades, su afinidad con las armas de fuego y las relaciones abusivas que tuvo con las mujeres de su vida. Sin embargo, hoy todas necrológicas incluirán en sus títulos o al menos en sus primeras oraciones que Spector murió en una prisión de California donde cumplía una condena de 19 años por el asesinato de la actriz Lana Clarkson.

De hecho, muchos conocieron al productor por ese crimen y las imágenes del primer juicio en el que se lo veía en el banquillo de acusados luciendo las pelucas más ridículas imaginables cimentando su leyenda de bicho raro de Hollywood. Una fama que lo acompañó durante años con anécdotas como aquella que ocurrió en 1977 durante la grabación Death of a Ladies Man, el disco de Leonard Cohen. Para esa época el comportamiento errático de Spector era tan usual que cuando durante las grabaciones sacó un arma, apuntó al pecho de Cohen y le dijo: “te quiero, Leonard”. La respuesta del músico fue un lacónico “espero que así sea, Phil”. Su obsesión por las armas también resultó evidente en la grabación del disco End of the Century de los Ramones, a la que Spector asistía siempre armado.

Excentricidades de un paranoico

Sin embargo, todos esas ocasiones no pasaban más allá de formar parte de las extrañas historias que giraban alrededor del personaje cuya paranoia y violencia hizo que cada vez trabajara menos. Alejado de la vida pública, todo cambió el 3 de febrero de 2003 cuando fue arrestado en su mansión de Los Ángeles después de que Clarkson fuera hallada muerta en su living.

Según se supo después, esa noche Spector conoció a la actriz en el bar House of Blues en Hollywood donde ella trabajaba como anfitriona de los clientes vips desde que se había retirado de la actuación. De allí fueron a la casa del productor, Pyrenees Castle, donde Clarkson fue encontrada muerta de un tiro en la boca. Según una empleada de Spector, se escuchó un tiro y después su jefe apareció con un arma en la mano y le dijo: “Creo que maté a alguien”. Una declaración que luego negó rotundamente. Acusado por el asesinato pero libre después de pagar una fianza de un millón de dólares, el productor aseguró en una entrevista con la revista Esquire que la actriz se había suicidado aunque él no sabía por qué.

Luego llegaría el primer juicio en el que los jurados, a pesar de haber escuchado el testimonio de cuatro mujeres sobre cómo Spector acostumbraba a apuntarlas con armas de fuego, no pudieron ponerse de acuerdo sobre su culpabilidad, lo que provocó la nulidad del proceso y un llamamiento a un nuevo juicio. Con un constante cambio de abogados defensores desde el primer juicio, algo que se muestra en el telefilm de HBO-disponible en HBO Go-, en el que Al Pacino interpreta a Spector y Helen Mirren a su primera abogada, Linda Kenney Baden, finalmente el 29 de mayo de 2009, más de seis años después del asesinato de Lana Clarkson, el productor fue declarado culpable y condenado a 19 años de prisión efectiva.

Conforme a los criterios de

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *