Pero ¿cómo, no era que…?

De reciente paso por Toronto -le dieron la mejor fecha, el sábado 11 de septiembre, primer fin de semana del festival-, Culpable (The Guilty) es como La ventana indiscreta, de Hitchcock, pero el protagonista en vez de mirar, observar, escucha.

Escucha del otro lado del teléfono. Porque es policía y está sentado atendiendo los llamados al 911.

Y no ve un crimen, pero intuye que habrá uno.

Es la más vista en Netflix. La película tuvo su premiere hace tres semanas en el Festival de Toronto. Foto Netflix

Es la más vista en Netflix. La película tuvo su premiere hace tres semanas en el Festival de Toronto. Foto Netflix

Y es con Jake Gyllenhaal en lugar de James Stewart. Es cierto: ambos permanecen sentados -a Stewart no le quedaba otra porque estaba enyesado-, y el actor de Secreto en la montaña y el malvado de Spider-Man: Lejos de casa a lo sumo se levanta porque está nervioso. Y no hay nadie en el lugar de Grace Kelly. Y en vez del maestro del suspenso dirige Antoine Fuqua.

Para ser sinceros, Culpable tiene en común con La ventana indiscreta en que es un filme de suspenso, que se filmó en pocos decorados (Joe a lo sumo va al baño, o se encierra en otra sala), debe haber costado pocos dólares -atención a quiénes le ponen la voz a los personajes- y un rodaje que debe haber durado dos o tres semanas. No más.

Gyllenhaall es un policía que quiere patrullar las calles. Pero por algún motivo, ahora no puede. Foto Netflix

Gyllenhaall es un policía que quiere patrullar las calles. Pero por algún motivo, ahora no puede. Foto Netflix

Y presentó una particularidad. Como Fuqua tuvo un contacto estrecho con alguien que dio positivo de Covid días antes de empezar el rodaje, debió aislarse y dirigió toda la película desde una camioneta con monitores en vez de estar en el set.

Remake de la premiada y danesa La culpa (2018), de Gustav Möller, estrenada en la Argentina hace un par de años, y que fue la película enviada por Dinamarca para competir por el Oscar, en vez de Copenhague todo transcurre en Los Angeles.

Atrapado sin salida

Bah, da lo mismo, porque Joe (Gyllenhaal) casi no se mueve. Y la cámara no hace otra cosa que mostrarlo hablando por teléfono, o gritando a algún que otro compañero.

Antoine Fuqua dirigió toda la película desde una camioneta: debió aislarse por un contacto estrecho de Covid. Foto Netflix/AP

Antoine Fuqua dirigió toda la película desde una camioneta: debió aislarse por un contacto estrecho de Covid. Foto Netflix/AP

Uno de los motivos por los que está nervioso es que recibe el llamado de una mujer, desde un auto (Emily, voz de Riley Keough, de American Honey, y la última de Mad Max) que cuenta que está siendo secuestrada por su exmarido.

El otro motivo es que, por alguna razón que no develaremos, a Joe lo confinaron ahí, en vez de patrullar las calles como policía que es. Y a la mañana siguiente tiene que presentarse en los Tribunales.

Por lo menos, para airear la trama, Joe puede ir al baño. Foto Netflix

Por lo menos, para airear la trama, Joe puede ir al baño. Foto Netflix

Uno se acostumbra pronto, y comprende rápido que la acción no va a salir de ese cuarto. Así que, sí, podría ser una obra de teatro. O hasta un radioteatro. Pero Fuqua se las arregla para dotar a la película de cierto dinamismo a partir de los gestos de Gyllenhaal. Y de que la trama va teniendo ribetes, ¿cómo decirlo?, inesperados.

Fuqua, a quien la pandemia no le disminuyó el ritmo: hace semanas estrenó Infinite, con Mark Wahlberg, en Paramount+, y está filmando Emancipation, con Will Smith, se rodeó de amigos o gente con la que ya había trabajado. Al guionista Nic Pizzolatto (creador y libretista de True Detective), que ya había adaptado para él Los siete magníficos, le pidió que centrara la historia del filme en Los Angeles.

Soltá el teléfono. Joe trabaja en sobreturno, hasta con su celular, para tratar de resolver el secuestro. Foto Netflix

Soltá el teléfono. Joe trabaja en sobreturno, hasta con su celular, para tratar de resolver el secuestro. Foto Netflix

A Gyllenhaal lo había dirigido en Revancha (Southpaw, haciendo de boxeador), lo mismo que a Ethan Hawke (que le pone la voz al sargento Bill Miller) en Día de entrenamiento, que fue su primera nominación a un Oscar, y a Peter Sarsgaard (la voz de Henry, el ex de Emily) en la ya mencionada Los siete magníficos.

Entre las diferencias que hay con el filme danés, a favor o en contra, vaya que el hollywoodense es menos sutil -las groserías en danés no suenan tan fuerte- y que para que la policía no parezca tan inútil y no pueda interceptar y atrapar el auto en el que van Henry y Emily, inventaron un descomunal incendio forestal.

Y ya se sabe: cuando la ayuda no llega en cantidad, a veces, menos es más.

“Culpable”

Buena

Suspenso/Drama. EE.UU., 2021. Título original: “The Guilty”. 90’, SAM 16. De: Antoine Fuqua. Con: Jake Gyllenhaal, voces de Riley Keough, Ethan Hawke, Paul Dano. Disponible en: Netflix

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *