Pamela Anderson se muda a Canadá junto a su marido en busca de sus orígenes


Pamela Anderson decidió cambiar el rumbo de su vida. Tras años de rodajes y de viajes por el mundo optó por volver a sus raíces e instalarse en Vancouver, su ciudad natal. Motivo por el cual puso en venta su codiciada mansión, diseñada por Philip Vertoch, en Malibú, cuyo precio de venta es de 14,9 millones de dólares.

Fueron meses intensos para la chica Baywatch, el pasado diciembre, sin ir más lejos, se casó en secreto y de sorpresa con quien había sido su guardaespaldas, Dan Hayhurst. El amor entre ambos surgió durante la pandemia y se concretó en una boda, la quinta para la actriz de 53 años, celebrada en el patio de su casa en la isla de Vancouver (situada frente a la ciudad de Canadá). Ahora Anderson quiere dejar atrás además su paso por California.

La mansión, según reveló revista People, está construida en una parcela de casi 600 metros cuadrados y tiene construidos 510. Tiene cuatro habitaciones, cuatro baños y un acceso directo a la playa. Anderson compró la parcela, que originalmente albergaba una laguna, en el año 2000 por 1,8 millones de dólares y después instaló allí un hogar para ella y sus dos hijos. “Me llevó 10 años construirla, invertí en ella ocho millones de dólares”, había contado la intérprete al diario The Wall Street Journal.

Pamela Anderson está vendiendo su casa en Malibú por $ 14,9 millones de dólares. Ella ha decidido mudarse a Canadá con su nuevo esposo y está poniendo su manguera en el mercado. Compró la casa en 2000 por $ 1.8 millones, pero ha hecho una extensa renovación y personalización a su gusto. La casa se encuentra en un lote de 6,234 pies cuadrados, con acceso a la playa privada y contiene 3 dormitorios y 3 baños. También tiene un jacuzzi de hormigón y una gran piscina.The grosby group – FridmanGroup via The Grosby GrouPamela Anderson está vendiendo su casa en Malibú por 14,9 millones de dólaresThe grosby group – FridmanGroup via The Grosby GrouPamela Anderson compró la casa en 2000 por $ 1.8 millones, pero le hizo una extensa renovación The grosby group – FridmanGroup via The Grosby Grou

Entre otras comodidades, la casa tiene una amplia zona al aire libre para tomar el sol y comer, así como una gran terraza en la planta superior, o una cocina con chimenea que se abre a la piscina. El exterior de la casa está marcada por una gran escalera de caracol en madera y cristal que lleva hasta la habitación principal, la de la actriz, que tiene una pequeña terraza privada, además de bañera y sauna. El lugar tiene además una casa de invitados con una habitación, y se han instalado paneles solares.

Todo la casa está decorada en blanco y en ella tiene especial presencia la madera de teka que la actriz, activista ecológica, importó de Birmania para que fuera 100% sostenible. “He debido gastar alrededor de un millón de dólares en materiales de revestimiento, no me gusta el naranja, así que lo teñimos y le dimos cera para que el acabado sea más claro”, explicó

Pamela Anderson renovó su mansión de Malibú a su gusto e invirtió en su momento 8 millones de dólaresThe grosby group – FridmanGroup via The Grosby Grou

El agente inmobiliario Tomer Fridman, que puso la casa en venta, explicó en unas declaraciones a People que el mercado inmobiliario de Malibú “se ha convertido en el destino elegido por las fortunas de todo el país”. En la web de su agencia es fácil encontrar en esa misma zona parcelas vacías al lado del mar que sobrepasan los 24 millones de dólares y también mansiones inmensas que superan los 100 millones de dólares. “En concreto, la colonia de Malibú es uno de los enclaves más importantes de Los Ángeles desde aquel glamour del Hollywood de los años veinte″.

Pamela Anderson y su marido ya se mudaron a un rancho en la isla canadiense que pertenecía a la fallecida abuela de la intérprete, donde dijo que quiere “volver a las raíces”. “Estoy creando una vida aquí, donde todo empezó. Ha sido un paseo salvaje, es momento de cerrar el círculo”, declaró Anderson.

La intérprete compró este lugar hace 30 años y es ahora cuando ha decidido invertir en él, como recoge Bloomberg: “Me he pasado el último año aquí con renovaciones, paisajismo, creando jardines para que podamos vivir de manera sostenible. Un invernadero, una rueda de alfarero, recoger pepinos y remolacha”.

EL PAISMás información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *