Palito Ortega se animó a uno de los clásicos del repertorio de Frank Sinatra



Palito Ortega se encuentra completamente tomado por la idea de un compilado al uso nostro, que consiste en recoger el guante de la música que lo marcó no sólo a él sino a toda una generación. Ahora, con el lanzamiento de Te llevo bajo mi piel (I’ve Got You Under My Skin), segundo corte de un futuro álbum, Palito se mete en la línea de homenajes a la época de oro del swing y además rinde tributo a su “amigo” Frank Sinatra. 

La notable canción de Cole Porter fue ennoblecida por el crooner estadounidense, a quien Palito logró traer al país en 1981 para presentarse en el Luna Park y en el hotel Sheraton. El nuevo corte funciona como adelanto del trabajo que completará la trilogía de Sony Music que empezó, en 2017, con Rock & Roll y siguió con Románticos 60’s (2018).

De esta manera, Ortega homenajea a esos grandes autores y cantantes que con estas obras lo marcaron en los comienzos de su carrera, allá lejos y hace tiempo, a principios de la revolucionaria década del ’60. En Rock & Roll, como su nombre lo indica, versionó grandes temas de la historia que se danzaban en los mejores salones de baile. Con Románticos 60’s mostró su faceta de cancionista más íntimo. Y ahora, en 2020, parece ser el momento del “swing”, algo así como un jazz de buenos modales sentado a la mesa de Mirtha Legrand.

Te tengo bajo mi piel es una melodía de 1936 que fue nominada para el premio Oscar a la mejor canción original de ese año. Había sido presentada en el musical de MGM Born to Dance, donde la interpretó la actriz y cantante Virginia Bruce.

Luego el tema se transformó en una melodía emblema para Frank Sinatra. Antes de que fuera grabada por una multitud de artistas de rock, pop y jazz, Sinatra lo cantó por primera vez en su propio programa de radio (1946), y le puso su sello definitivo una década después en una versión con una Big Band que adaptó la misma pensando en la música Maurice Ravel. De ahí en más, la epidérmica armonía se convirtió en un clásico infaltable en casi todos sus conciertos.

Al mejor estilo crooner, Palito se mete con los grandes del swing.

Otras versiones del tema que hizo famoso Sinatra fueron cantadas por Ella Fitzgerald, Julio Iglesias, Bono de U2, José José, Neneh Cherry, Sammy Davis Jr., Gloria Gaynor, Diana Krall, Perry Como, Carly Simon, Michael Bublé y sigue la lista sábana…

Además de los dos singles ya lanzados -Beyond the sea- yTe llevo bajo mi piel, estos son algunos de los temas que va a incluir el disco de homenaje al swing, aún sin título ni fecha de salida: Inolvidable (Unforgettable), Sonríe (Smile) Algo Tonto (Something Stupid), junto a su hija Rosario, Noche y día (Night and day) y una nueva versión del clásico de Palito y Dino Ramos, Sabor a nada.

Palito Ortega, Frank Sinatra y Roberto Finkel, en Buenos Aires, durante la visita de La Voz. /Foto Archivo

A Palito lo acompañan en este desafío Mariano Braun (piano), Gabriel Taborda (guitarra), Nicolás Rainone (contrabajo), Daniel Pipi Piazzolla (batería), Juan Pablo Ezquerra (vibrafón), Miguel Angel Tallarita (trompetas), Víctor Skorupski (saxos) y Juan Canosa, en trombones.

Las primeras repercusiones del reciente estreno de Palito en YouTube levantaron esta clase de almibarada polvareda: “Qué excelente versión!!! Y qué bien que recoge la esencia de la letra original de la canción!!!”, “Grande Palito!”, “Dios te cuide y guarde por siempre”, “Excelente para cerrar los ojos , mientras llueve y escuchar este tema…SOS UNICO QUERIDISIMO REY!” “Excelente tema. Muy atinado al verdadero amor. Lo felicito”.

Frank Sinatra, en el “ring” del Luna Park, ante miles de fans que pagaron una fortuna por estar allí. /Foto Archivo

La relación del cantante argentino con Sinatra viene de lejos, de cuando La Voz estuvo en Buenos Aires invitado por Palito en 1981. El artista pisó suelo porteño con 65 años, sin estar en el mejor momento de su carrera, cantó en el Luna Park y también en el Hotel Sheraton. Diez días. Eso fue lo que duró su visita. Había aterrizado en Ezeiza el 2 de agosto. Las entradas para sus shows salían ¡mil dólares! y la Argentina, por esos días, padeció una devaluación del 400% que complicó a Ortega, quien quedó a un paso de la quiebra.

El 5 de agosto Sinatra quiso comer pizza. Palito, que hacía de sufrido anfitrión, sintió un repentino placer ante la clase de apetito que manifestaba el mejor intérprete de My Way. De golpe, las preocupaciones del devenido hombre de negocios quedaron de lado frente a la posibilidad de recomendar el nombre de Angelín, célebre reducto pizzero que sigue estando en el barrio de Villa Crespo.

Además de cantar en el Luna Park, Frank Sinatra se presentó también en el Hotel Sheraton. /Foto Archivo

Sinatra se hizo llevar la pizza hasta el hotel de Retiro y ese envío quedó en la memoria colectiva como el día en que Frank Sinatra inventó el delivery en Buenos Aires. Para más adelante quedarían los desarreglos financieros que Palito debió remontar, arrancando casi desde cero muy lejos de aquí, en los Estados Unidos, y con una pequeña ayudita de un gran amigo que se había hecho poco tiempo antes en Buenos Aires: un tal Frank. 

Mirá también Mirá también

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1