Palito Ortega comenzó a despedirse de los escenarios en un Luna Park colmado de fans y de emoción

Palito Ortega, artista arquetípico del pop comercial, epítome de las canciones populares durante más de medio siglo no sólo en Argentina sino además en casi todo el continente americano, dio este sábado por la noche el puntapié inicial a la gira Gracias – Tour Despedida que lo alejará de los escenarios… ¿Para siempre?

Con un show absolutamente vistoso (un trabajo impecable de su hijo Emanuel) y en un Estadio Luna Park repleto, Ramón Bautista Ortega dio comienzo al fin de una carrera que se ha extendido exitosamente durante seis décadas.

¿Alguna vez vieron a alguien tarareando por la calle un tema de Emerson, Lake & Palmer? ¿O silbando en el colectivo una canción de King Crimson? ¿Verdad que no? Bueno, pues eso tiene una explicación sencilla: la gente tararea y/o silba melodías muy simples, algo que no cueste gran trabajo recordar.

Ramón Bautista Ortega construyó su reino sobre la base de canciones de tanta simpleza como empatía con el sentimiento popular. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Ramón Bautista Ortega construyó su reino sobre la base de canciones de tanta simpleza como empatía con el sentimiento popular. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Sobre la base de esa simpleza, generalmente resuelta en tres o a lo sumo cuatro acordes, Palito construyó un reino y se erigió en indiscutido Rey.

Presentador de lujo

Para sorpresa de todos aparece en escena el actor Oscar Martínez oficiando de presentador. “Estoy cumpliendo con un pedido que me honra y al cual no me podía negar. Palito llegó a mi vida cuando yo tenía doce años, y a medida que fue pasando el tiempo supe que en algún momento él y yo íbamos a ser amigos”, comenzó.

Y completó: “Y así fue. Durante un show en el Gran Rex él me dedicó unas palabras muy halagadoras y desde aquel día se dio una relación entrañable. Ya mismo con todos ustedes, mi amigo… el Rey… Palito Ortega”.

¿Y cómo iba a empezar el show si no era con Un muchacho como yo? La canción (además título de la película homónima de 1968 dirigida por Enrique Carreras) lo describe a la perfección: un muchacho como él, que vive simplemente, que confía en los demás y dice lo que siente, y que precisa exactamente una chica como ella.

La chica es Evangelina Salazar, claro, con quien contrajo enlace el 2 de marzo de 1967.

El actor Oscar Martínez ofició de presentador, y resaltó su amistad con el cantautor. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

El actor Oscar Martínez ofició de presentador, y resaltó su amistad con el cantautor. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

La chica Evangelina más tarde aparecerá en el escenario del Luna, para que Palito le cante aquello de Primer amor, nunca se olvida. Pero eso será en la segunda parte del recital.

Ese avión tiene que esperar pista en un aeropuerto atestado de hits tales como Bienvenido amor, Viva la vida, Despeinada, Corazón contento y La felicidad; todos ellos apoyados en la banda que dirige su gran amigo y compañero Lalo Fransen.

El incondicional Lalo Fransen, al frente de la banda que acompaña a Ortega desde hace años. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

El incondicional Lalo Fransen, al frente de la banda que acompaña a Ortega desde hace años. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Repertorio para cinco recitales

Palito es dueño de tal cantidad de éxitos que tranquilamente podría ofrecer cinco shows a puro hit cambiando de repertorio cada noche durante una semana, sin repetir una sola canción y sin despeinarse. Eso tiene que ser un récord, digan si no. Pero además de eso está en forma, y en una muy buena.

El tipo luce impecable, peinadito con su jopo presleyano, traje blanco (que en la segunda parte cambiará por saco negro de lamé), delgado y tan ágil que se burla de sus ochenta otoños saltando como un Mick Jagger pero de Lules, Tucumán.

Palito está de buen humor. Hace pocas alusiones a su retiro, durante el show. O no está del todo convencido en abandonar (síndrome de Los Chalchaleros, como se le conoce) o realmente quiere sacarse ya la ropa de Palito Ortega, ponerse el pijama de Ramón Bautista e ir a jugar con Ramsés (hijo de Luis Ortega y Mía Flores) el menor de sus siete nietos.

No faltó los recuerdos de Frank Sinatra y la devaluación que lo dejó en bancarrota. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

No faltó los recuerdos de Frank Sinatra y la devaluación que lo dejó en bancarrota. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Hubo un momento delicado en su carrera que recordó especialmente anoche: “Cuando vengo a este estadio me acuerdo de muchas cosas. Yo tuve la suerte… la alegría (se agarra la cabeza y se ríe) de presentar aquí al señor Frank Sinatra. ¡No saben que satisfacción! Está bien, me agarró una devaluación de esas terribles… No vendí un hijo de casualidad, no se me cotizaban en el mercado todavía.

Un show a medida de sus fans

Este es un show a la medida de sus fans, que por supuesto estuvieron ahí, al pié de su monarca desde casi el primer momento, de El Club del Clan para acá. Le cantan el obligado “no se va, Palito no se va”. Y habrá dos instantes especialmente emotivos.

Uno es cuando canta A los artistas queridos, mientras sobre la pantalla gigante van pasando grandes figuras que ya no están (Tita Merello, Aníbal Troilo, Piazzolla, Gardel, Spinetta, Mercedes Sosa, Favio entre otros).

"Palito no se va", miles del voces al unísono, pidiendo por un poco más de Palito en escena. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

“Palito no se va”, miles del voces al unísono, pidiendo por un poco más de Palito en escena. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Y el segundo, cuando Ortega cuenta que un amigo en Roma le mandó un mensaje especial. Desde la pantalla, Jorge Bergoglio, el Papa, hace uso de la palabra.

Palito, te quiero agradecer por cómo humanizaste con tu arte, te mostraste cómo eras, tu familia, tu mujer, y eso hizo tanto bien, tu mansedumbre, tu paz, tu alegría. Gracias por estos ochenta años que sembraron paz y alegría. Que Dios te bendiga, y no te olvides de rezar por mí”. Suena Creo en Dios, por supuesto.

Sandro tenía a sus "nenas"; Palito tiene a sus "chicas". Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Sandro tenía a sus “nenas”; Palito tiene a sus “chicas”. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

La presencia de Dios

Dios será una presencia insoslayable durante todo el recital.

“En este tramo final del camino, uno siente que Dios, la Vida y ustedes fueron tan generosos conmigo. Yo llegué a Buenos Aires muy joven y cargado de sueños; tantos sueños en mi mente, en mis bolsillos, en mi corazón, y yo quería cantar y hacer cantar a todo el mundo, cantar cosas como este rock and roll que dice…. ‘Mi amor entero es de mi novia Popotitos…’”.

Y arranca una interpretación feroz de aquel éxito de Larry Williams, coronada por un tremendo solo de guitarra de Oscar “El Chino” Asencio, productor además de Emanuel y de Axel. De este tema, por supuesto, hay una gran y recordada versión de Serú Girán.

Y a propósito de Serú hay que decir que el gran ausente en esta despedida sin dudas fue Charly García. Quién, nunca mejor dicho, brilló por su ausencia.

La puesta en escena del show, impactante, estuvo a cargo de Emanuel Ortega. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

La puesta en escena del show, impactante, estuvo a cargo de Emanuel Ortega. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

El “changuito cañero” familiero y creyente

Changuito cañero, Se parece a mi mamá (esa que le cantaba a Libertad Lamarque en La sonrisa de mamá), Voy cantando, Media novia y Yo tengo fe son jabs directos a la mandíbula de la emoción que aquí en el Palacio del Boxeo le propicia Palito a esta noche tan vintage, llena de recuerdos de una época que jamás volverá. Y claro, la gana por knock out en el último asalto.

El Rey se despide. El Rey se va. Pero habrá que ver, queda camino aún por recorrer hasta el 22 de abril, donde El Palo volverá a este mismo Luna Park para cerrar de manera definitiva su score. ¿O no?

A los 80, Palito Ortega se mantiene en excelente forma, como un Mick Jagger de Lules. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

A los 80, Palito Ortega se mantiene en excelente forma, como un Mick Jagger de Lules. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Cómo sigue la gira Gracias, Tour Despedida

9 de enero: Jesús María, Córdoba 19 de febrero: Henderson, provincia de Buenos Aires 22 de febrero: Teatro Colón, CABA 26 de febrero: Teatro Municipal, Santiago de Chile 26 de marzo: Espacio Quality, Ciudad de Córdoba 1 de abril: Teatro Mercedes Sosa, Tucumán 22 de abril: Luna Park, Buenos Aires (segunda y última función) Fechas a confirmar: Arena Maipú, Mendoza; Anfiteatro, Rosario

El show en el Luna fue el primero de una gira que pasará por diferentes puntos del país. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

El show en el Luna fue el primero de una gira que pasará por diferentes puntos del país. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

E.S.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *