Oscar Martínez: premiado en Málaga y pensando en irse del país



Daniel Montavani es el protagonista de El ciudadano ilustre. Un autor argentino que consiguió el premio máximo en su área, el Nobel de literatura. Oscar Martínez fue el encargado de darle vida a ese personaje ficticio que tantas gratificaciones laborales le dio. Este jueves 27 de agosto es el turno de Martínez de ser galardonado. No por un trabajo puntual, sino por toda su obra. Por Vivir dos veces, Toc-toc, Kóblic, entre otras. Toda su trayectoria fue premiada por el Festival internacional de Málaga.

“Por un lado me siento halagado, muy halagado. Pero por otro lado, y esta es la amarga sensación que prevalece en mí, tengo la convicción de que este tipo de reconocimiento unánime tiene que ver directa e inequívocamente con el ocaso de un artista”, son las palabras de su personaje en la ficción, cuando le toca ser premiado con el Nobel. Sin embargo, el actor no coincide con esas líneas. “Lo vivo como un enorme privilegio. Lo soñaba como algo imposible”, confiesa Oscar Martínez en una videollamada con Clarín, horas antes de recibir el galardón Biznaga “Ciudad del Paraíso” por su aporte al cine español.

Aunque las autoridades del festival hicieron todo lo posible para que el argentino esté presente en este homenaje, por la pandemia del coronavirus la única alternativa fue hacerlo por Zoom. A las 12 (de la Argentina, la 17 en España) de este jueves, el actor recibió su distinción, y en la noche española se realizará una gala donde se proyectarán fragmentos de sus películas y una entrevista en la que habla de su trabajo. “Es un reconocimiento, es un mimo, yo estoy en deuda con Málaga, porque el trato que recibo me conmueve”, dice el actor.

Oscar Martínez ganó la Copa Volpi a mejor actor en el Festival de Venecia de 2016 por El ciudadano ilustre.

Oscar Martínez es uno de los artistas que junto a Ricardo Darín y Leonardo Sbaraglia lograron conquistar el mercado español. Son admirados y reconocidos tanto como en su tierra natal. Durante los últimos tres años Martínez pasó en promedio, un año entero viviendo y trabajando del otro lado del Atlántico.

“Cuando trascendés tu propias fronteras, ¿cómo no te va gustar que tu trabajo se universalice? Ahora están las plataformas que facilitan las cosas más que antes. Una cosa es que se vea una película tuya por Netflix, Amazon, Movistar o cualquiera otra plataforma que se vea allí, y otra cosa es que se te reconozca. Que el medio te dé un lugar, que gente que has admirado, gente muy prestigiosa, colegas, que periodistas o el público te halague, lo vivo como un enorme privilegio. Lo soñaba como algo imposible”, dice el actor de Yo, mi mujer y mi mujer muerta.

Gracias al streaming su popularidad se extendió aún más. Vivir dos veces, un filme original de Netflix, tuvo su estreno mundial. “Fue un éxito descomunal. No solo aquí. Me han llamado hasta periodistas de Serbia. Quién no podría sentirse privilegiado, lo vivo con mucha dicha. Me abre el espectro en todo sentido. Tengo más para elegir, trabajo en condiciones que en muchos casos son superiores a las que uno puede trabajar aquí, porque hay más inversión, más mercado. Así que yo lo vivo como algo que no deja de conmoverme y hacerme sentir una enorme gratitud”.

Oscar Martínez en una escena de El ciudadano ilustre.

Las oportunidades laborales que tiene en España, donde ya grabó cuatro películas, el cariño de sus colegas y también el del público, y la difícil situación que transita la Argentina, lo hacen fantasear con la posibilidad de instalarse en el viejo continente. 

“Hace un año lo empecé a pensar. Me bailoteó en la cabeza la idea de ir a vivir a allí. Porque me tienen alta consideración, me tratan muy bien. Y tal vez por una cosa que dijo Federico Lupi en una oportunidad, que es que cuando uno está en otro sitio no es que no pasen cosas, pero es como que uno mira las cosas desde un balcón. Uno no está involucrado del mismo modo, no te afectan del mismo modo, no te duelen como en tu patria, en tu lugar de origen, donde has nacido y desarrollado toda tu vida”.

“Yo soy feliz allí y aquí me cuesta más. Lo estuve pensando y lo estoy pensando. No lo descarto, no es una decisión ya tomada, pero en el bolillero está”.

El actor tiene una postura crítica sobre el gobierno actual. Sostiene que con la llegada de Alberto Fernández al poder y el regreso del kirchnerismo se originó un proceso de degradación de la calidad institucional, así lo dijo en una entrevista en Radio Mitre con Cristina Pérez, donde también confesó que abandonó todo tipo de esperanzas en la Argentina después del resultado de las PASO.

Oscar Martínez Con Inma Cuesta y Madalda Carbonell en “Vivir Dos Veces”.

Sus dichos fueron tapas de los principales medios del país. Diarios, noticieros y sitios web. En las redes sociales había debates interminables, algunos usuarios a favor y otros en contra.

“Tuve muchísima aprobación. Se ve que dije algo que expresó a mucha gente. Los innumerables mensajes que recibí en los días sucesivos, me hacen decir esto. Y obviamente fui vituperado y brutalmente atacado por eso que dije. Pero eso ocurrió en redes. Yo no tengo redes, me entero porque me cuentan, pero no me alimento de eso. Ya bastante tóxica es la Argentina como para encima estar conectado con la toxicidad de las redes, que como sabemos pueden ser muy nocivas”, cuenta el actor quien no se arrepiente de los dichos.

Martínez está a pocos días de irse a España por compromisos laborales. Mientras tanto, permanece cumpliendo con el aislamiento preventivo y obligatorio. Y solo sale de su casa para hacer las compras necesarias.

“Pasé por momentos duros, difíciles, de angustia, de depresión, de ansiedad y momentos mejores. En los primeros tiempos a la incertidumbre natural que ya la vida tiene y a veces nos angustia y nos produce ansiedad, se agregó el tema de una incertidumbre concreta y algo difícil de sobrellevar. El no saber por cuánto iba a durar esto, cuánto íbamos a estar sin trabajar. No saber si alguien se iba a enfermar, qué consecuencias eso iba a tener, qué consecuencias de orden económico podía tener, a nivel personal pero también viviendo en la Argentina, donde las consecuencias pueden ser las peores, pronóstico que creo que se cumple”.

Para Martínez, la pandemia del coronavirus y el encierro ayudan al gobierno a tomar ciertas decisiones que de otra manera no podría. “Pareciera que son favorables estas medidas para poder llevar a cabo determinado tipo de conductas que se complicaría si la gente no hubiera estado encerrada. Si hubiera estado funcionando el Congreso, si hubiera estado funcionando la justicia. Todo hace pensar que hay determinadas movidas o movimiento de orden político que se están apurando y aprovechando la crisis sanitaria”.

En pocos días, el actor estará viajando a España para continuar el rodaje de una película junto a Penélope Cruz y Antonio Banderas bajo un estricto protocolo que encarecerá la producción un 30 por ciento. El proyecto nació por iniciativa de la actriz española, que después de ver El ciudadano ilustre quiso saber cómo era trabajar con los dos directores: Gastón Duprat y Mariano Cohn.

Oscar Martínez con Penélope Cruz y Antonio Banderas.

En seguida, Martinez puso en contacto a Cruz con la dupla y hace dos años empezaron a gestar esta película, que el 12 de marzo tuvo que suspender la filmación. Se trata de una comedia negra en la que una directora convoca a dos actores que se aborrecen para filmar la historia de dos hermanos que se odian.

“Es a la mejor mirada Duprat y Cohn. Muy cáustica, sobre nuestra patología, nuestros egos, nuestros narcisismos, competitividad, excentricidades. Penélope hace de una directora muy excéntrica y algo perversa que nos somete a cosas inimaginables”, explica.

Mientras Martínez estaba filmando está película a principio de año, había más de 100 producciones en marcha en ese país. La situación nacional difiere bastante. Antes de la pandemia, las ofertas para los actores empezaron a mermar y el parate intensificó la crisis.

“Es un golpe al que va a haber que acomodarse y hasta que no esté totalmente controlada la pandemia o al menos para que no haya casos letales o el miedo al colapso del sistema sanitario. Después de eso le tenés que agregar que a la gente se le vaya el miedo y que vaya a un cine. Siendo muy optimista, creo que la mitad del próximo año, va estar regida por las condiciones actuales”, cerró Martínez.

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *