Oscar 2020: Cómo es el documental en Netflix sobre Lula y Dilma Rousseff



No es la primera vez que la rama de documentalistas de la Academia de Artes y Ciencia Cinematográficas de Hollywood elige, entre sus candidatos a mejor largometraje documental, un filme realizado fuera de los Estados Unidos. Es cierto: Al filo de la democracia es una producción de Netflix, pero es una película brasileña, hablada en portugués y que trata un tema que los estadounidenses no deben tener mucho en su mira: la inestabilidad política y los procesos de destitución democráticos.

O al menos hasta ahora, que el juicio político al presidente Donald Trump está arrancando.

Al filo de la democracia es cero imparcial. Está contado desde un lado de la grieta brasileña, una posición política y abierta en favor de los ex presidentes Lula Da Silva y Dilma Rousseff, y ofrece suficientes datos como para convencer a quien nada sepa de Brasil de las injusticias y los negociados que se hicieron para sacar del poder a los miembros del Partido de los Trabajadores.

Los ex presidentes fueron acusados de hechos de corrupción y de haber integrado “una organización criminal” que desviaba recursos de la petrolera Petrobras y otras empresas estatales para financiar las campañas electorales del PT.

El Lava jato, la investigación que realizó el ex juez Sérgio Moro, dejó pedaleando en el aire a más de uno, político oficialista, opositor o empresario.

Mirá también

A Da Silva lo acusaron de tener un departamento, un triplex en Guarujá, que habría sido la forma de pago de la coima. El filme es explícito en mostrar que no hay pruebas, y cómo los fiscales argumentan que el hecho de que Da Silva no tenga título de propiedad es precisamente para ocultarlo (¡!) Bien dice Dilma, cuando se enfrenta en el Senado con quienes desean removerla, que “la Historia dirá” quién tenía la razón.

Que hubo un entramado, histórico, entre empresarios, banqueros y de la industria de la construcción, que recibieron negocios y dinero como agradecimiento, antes y después de que el Partido de los Trabajadores llegara a la presidencia, es algo que no se discute desde ninguna de las dos veredas.

¿Y entonces?

Mirá también

La directora Petra Costa (Ojos de resaca) habla en primera persona. Está consustanciada con lo que cuenta, y hasta reunió a su madre con Dilma. Ambas estuvieron encarceladas durante la Dictadura militar “ella más tiempo que yo”, aclara la madre de la realizadora.

El filme va y viene en el tiempo, reitera imágenes y se centra mucho más en Lula. Sin llegar a ser una biografía política ni un panegírico, recuerda cómo se paró ante la Dictadura como sindicalista metalúrgico, y que a los 33 años al entrar por primera vez al Congreso de Brasil, y descubrió que sólo 2 de los más de 400 legisladores provenían de la clase obrera…

A partir de allí, sigue un rápido derrotero de la carrera política de Lula, como cambia su discurso con los empresarios, para finalmente acceder al Palacio gubernamental en Brasilia. Cómo perdió muchas elecciones, pero cómo una vez en el poder sacó a millones de brasileños de la pobreza, y sus índices de popularidad estallaron. Cuando le puso la banda presidencial a Dilma, tras sus dos mandatos al frente del Ejecutivo, tenía un 86% de imagen favorable.

Por supuesto que está Jair Bolsonaro, y antes Michel Temer, el vicepresidente de Dilma, con cuyo partido conservador Lula tuvo (¿tuvo?) que llegar a un acuerdo por necesidades políticas. Que Lula haya dicho que si Jesús vivía en el Brasil tendría que arreglar con Judas no tiene desperdicio.

Tampoco las imágenes que muestran el Congreso en Brasilia, y cómo arquitectónicamente los congresales quedan aislados, separados del pueblo.

Mirá también

Por el triplex de Guarujá, Moro condenó a Lula a 9 años y medio de prisión. El derecho básico de un acusado es el derecho a un juez imparcial, y no fue éste el caso.

Al filo de la democracia es una historia de inmunidad parlamentaria y de grabaciones ocultas.

El final del documental ahora está desactualizado. Dice que Lula permanece preso, pero el ex presidente salió de prisión tras pasar encerrado 580 días, en noviembre pasado. Y Moro, que sí, continúa siendo el Ministro de Justicia y Seguridad del presidente Bolsonaro, hoy goza de una popularidad cercana al 32%.

Y la historia, en Brasil, no deja de reescribirse.

“Al filo de la democracia”

Muy buena

Documental. Brasil, 2019. 121’, SAM13. De: Petra Costa. Disponible en: Netflix.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *