Omara Portuondo eterna: la última integrante original del Buena Vista Social Club celebró 90 años desde el escenario



La incombustible cantante cubana Omara Portuondo, la diva y última sobreviviente de su generación del Buena Vista Social Club, llegó este jueves 29 de octubre a los 90 años como una leyenda viva de la música cubana y sin bajarse del escenario, donde celebró sus nueve décadas con un concierto especial en el que, además, anunció nuevo disco.

El espectáculo, trasmitido la víspera en Facebook, fue grabado sin público en el teatro Sauto de Matanzas, una joya arquitectónica del siglo XIX en la que actuaron la reconocida orquesta Faílde, los Muñequitos de Matanzas y Haydée Milanés, quienes cantaron junto a Omara temas emblemáticos del cancionero cubano.

La nonagenaria artista interpretó Veinte años, Drume negrita, Hoy como ayer y el clásico de clásicos Lágrimas negras, con el tono claro y poderoso que se ha convertido en su marca. Y recibió felicitaciones en video de sus compatriotas Pablo Milanés y Alain Pérez, el dominicano Johnny Ventura, los mexicanos Lila Downs y Reyli Barba, y la guatemalteca Gaby Moreno, quien interpretó Quizás, quizás a dueto con Omara.

“Gracias por llenar nuestros corazones con esa energía y esa voz bendita que solo Omara Portuondo puede tener”, dijo Moreno, que aprovechó el momento para anunciar que tiene “el honor” de producir el próximo disco de la cantante, que acumula una treintena de álbumes desde 1958, cuando debutó con su hoy mítico Magia Negra.

Omara Portuondo, en su concierto de celebración de sus 90 años. /Foto Captura Facebook

Una leyenda viva de la canción cubana

Omara Portuondo es una de las grandes exponentes de la música tradicional de la isla caribeña, donde se la reverencia además como “la novia del filin”, (del inglés feeling, sentimiento), género de la canción cubana nacido en la década de 1940.

“Felicidades Omara, diva cubana, cantante única, excepcional persona a quien admiramos y queremos desde los más profundos sentimientos y emociones de identidad y cubanía. ¡Feliz cumpleaños!”, escribió este jueves en Twitter el presidente cubano Miguel Díaz-Canel.

Su larga carrera comenzó en 1945 como bailarina del famoso cabaré habanero Tropicana, pero fue en la canción donde la joven Omara encontró su espacio. Era la edad de oro de la música tradicional cubana y pronto compartió escena con los hoy legendarios César Portillo de la Luz y José Antonio Méndez.

Omara junto a Ibrahim Ferrer, en una presentación de Buena Vista Social Club, en agosto de 2000. /Foto AP-José Luis Magana

Junto a la mítica Elena Burke, Moraima Secada y su hermana Haydée Portuondo integró el Cuarteto de las D’Aida liderado por Aida Diestro, que acompañó a estrellas como Édith Piaf, Pedro Vargas, Rita Montaner, Bola de Nieve, Benny Moré y a Nat King Cole, durante las actuaciones de este último en Tropicana.

El triunfo de la Revolución Cubana significó el cierre del Buena Vista, y el repliegue de sus músicos a una situación de inactividad laboral, en favor de las expresiones artísticas que respondían a los intereses políticos del poder. 

No obstante, Omara se las arregló para poner en marcha su carrera solista, y a partir de la década de 1970, se asoció a la Orquesta Aragón, con la cual viajó extensamente y grabó varios discos, entre ellos los aclamados Palabras y Desafíos, con el sello español Nubenegra.

Ya con más de 70 años, la cantante ratificó y amplificó su condición de estrella internacional con el éxito del Buena Vista Social Club, el álbum grabado con el “patrocinio” y la producción del artista estadounidense Ry Cooder para el sello World Circuit Records, que tuvo como consecuencia el regreso a las giras por el mundo, y la aprobación de público y críticos.

Desde entonces, la actividad de Portuondo mantuvo una envidiable intensidad, e incluyó varias visitas a la Argentina. “Aún camino por la escalerita del futuro”, le decía a Clarín en 2015 la cantante, que en septiembre de 2018 compartió en el teatro Alicia Alonso de La Habana la presentación del álbum Once: Concierto para dos, que unió a la argentina Patricia Sosa con su compatriota y socio de siempre, Chucho Valdés. Aquella noche, la diva del Buena Vista se despachó con una conmovedora versión de El día que me quieras, que pidió repetir como bis.

Chucho Valdés, Omara Portuondo y Patricia Sosa. contacto en La Habana en 2018. /Foto Gentileza Prensa

Omara Portuondo ganó un Grammy Latino en 2009, en la categoría de música tropical, por su álbum Gracias; también recibió el Premio Nacional de Música, el más prestigioso de su tipo en Cuba, y en 2019 recibió el premio Grammy Latino a la Excelencia Musical, entre muchos otros galardones.

Incansable, en medio de la pandemia Omara Portuondo lanzó su álbum Mariposas en plataformas digitales, que le reportó una nominación para los Grammy Latinos que se entregarán el próximo 19 de noviembre, y se ha sumado a las campañas en redes sociales por un frecuente lavado de manos como medida de prevención frente al coronavirus. Y por si alguien tiene dudas de sus ganas de seguir dándole música al mundo, ya anunció un nuevo disco en camino.

Fuente: EFE

Mirá también Mirá también

E.S.​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *