Nicki Nicole, la chica que le canta a un guachito gil



Llega el fin de año y donde uno antes hacía listas para los Reyes Magos, paso del tiempo mediante, ahora tiene que confeccionarlas sobre lo mejor del 2019 en el plano musical. Así que, como lo que me sorprendió en abril no pudo ser superado, a falta de dos semanas para el cierre, el tema Wapo Traketero, de Nicki Nicole, habitaría el podio solitario que en 2018 fue para La pregunta (Babasónicos) y en 2017 para El tesoro (El mató a un policía motorizado).

El track de la rosarina de 19 años contiene tantos matices que merece un despiece detallado. Que haya sido compuesto con un hilo de whatsapp con amigos y referentes de la escena del trap es apenas un signo de los tiempos.

Nicki Nicole y su respuesta al Wapo Traketero. Foto Martin Bonetto.

La canción va sobre un dealer fachero, y sus líricas son puro equilibrio sobre la cuerda floja de la ambigüedad, una característica que, por el vértigo sembrado, siempre admitió buenas noticias para el pop.

La primera persona es una posibilidad en la canción. “Siempre quiere verme/Y dice que es un santo/ pero es un delincuente”, revela la protagonista, que enseguida parece sacarle la ficha a su pretendiente. Y acomete poniéndose ella misma en valor: “Quiero toa’ la money/Quiero una medalla por descartar giles que no dan la talla/Vo’ estás estresao, yo sonando en alto/Que la cuenten esos haters no les da la nafta/Tener lo que presumen jamás me hizo falta/Casi sin querer lo mío se destaca”. Al mismo tiempo, se deja un machete para recordar con quién está lidiando: “Con una mirada puede enamorarte/ Es parte de su arte/ Tiene el juego preparao para loca dejarte”. En definitiva, lo admite seductor, pero no lo venera. Más que de Gauchito Gil, lo trata de guachito gil.

Todo sucede en un marco sonoro que bebe del trap y el R&B&B, se mece en su estética, pero que no deja de concretar una forma de pop urbano que podría estar cerca de la música que graban Lali Espósito o Tini, aunque por cuestiones de target, riesgo, clase o producción, a ellas les queda lejano. Un poco más a mano le resultó a Vida Spinetta, la talentosa hija adolescente de Dante, que hace unos meses se presentó en sociedad haciendo una versión del hit en ukelele y voz. Hace unos meses, subida a una tarima, como una mezcla de Baby Yoda y diva, la pequeña Nicki se presentó en el último Buenos Aires Trap como mucho más que una mascota Ella, que es clase 2000, bien podría ser el equivalente a un personaje de ficción de aquel año: el Ricardo de Okupas, la fundamental serie de Bruno Stagnaro. Ahí, Rodrigo de la Serna interpretaba a un chico caído de la clase media al que no le quedaba otra que comenzar a interactuar con el lumpenaje y, un poco a los golpes, hacer un curso acelerado para involucrarse con los bajos fondos y la realidad de una Argentina que estaba en la víspera del derrumbe de 2001.

En el clip del hit, andando en bicicleta, subvierte en paseo inmoral que Pity Alvarez ostentaba en Una vela, aquel hit de Intoxicados de los días en que ella no iba ni al jardín de infantes. Ahí, a ella no la sigue nadie, ni persigue a ninguno. Enfundada en Adidas, parece dueña de la situación y cualquier fragilidad es aparente: nadie, ni el director del video, parece estar más en control de la situación que la Nicole. Cuando dos referentes del trap local como Ca7riel y Paco Amoroso le dicen a Clarín que “las guachas están copando todo”, bien se están refiriendo al ascenso de las mujeres en la música urbana local, contándola a ella, como a sus colegas Cazzu y Dakillah.

En estos días en que Rosario tiene más que ver con el narcotráfico que con la eventualidad global de Lionel Messi, la Nicki de Wapo traketero suena como una chica empoderada, que no deja de mirar la tentación por encima del hombro, conciente de las elecciones que pueda tomar, coqueteando con el peligro y lanzando una advertencia final  evidentemente sorora:“No te dejes engañar”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1