Netflix: El desorden que dejas es un “thriller a la gallega” con una excepcional Bárbara Lennie



El desorden que dejas, la nueva serie de Carlos Montero, el creador de la exitosa Elite quien adaptó su propia novela para esta ficción que llegó a Netflix

El desorden que dejas (España, 2020). Creador: Carlos Montero. Elenco: Inma Cuesta, Bárbara Lennie, Tamar Novas, Arón Piper, Roberto Enríquez, Roque Ruíz, Isabel Garrido. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: buena.

España ha sabido, en esta era de producción dorada de series de todo género y para todo el mundo, amalgamar las estructuras narrativas universales con los localismos de su propia tradición. El ‘ galician noir ‘ ha sido uno de los neologismos que selló esta curiosa alquimia entre la intriga propia del whodunit británico y los paisajes gallegos. En El desorden que dejas , Carlos Montero ( Élite ) se reserva no solo la adaptación de su propia novela sino también la dirección de algunos episodios y el concepto general de la miniserie construido alrededor de los pasos que unen a dos mujeres en un tiempo cercano y en el mismo lugar.

Trailer de El desorden que dejas – Fuente: Netflix

02:01

Raquel (Inma Cuesta) ha perdido a su madre luego de una larga y dolorosa enfermedad. Su llegada al pueblo de Novariz -localidad ficticia construida sobre ese imaginario de ‘pueblo chico, infierno grande’- desde La Coruña marca el comienzo de una nueva etapa en su vida: un puesto como profesora de literatura en el colegio del pueblo y la resurrección de su pasión por las letras; el intento de revitalizar el matrimonio con Germán (Tamar Novas), deteriorado por días de duelo y frustraciones; la ilusión de una casa nueva, un espacio natural seductor y envolvente, el horizonte del borrón y cuenta nueva. Pero el idílico paisaje de Novariz tiene sus secretos a la espera, y el más contundente de ellos es el destino de su antecesora al frente de la clase de literatura: Viruca (Bárbara Lennie).

Todo lo que rodea a Viruca es el centro de atracción de El desorden que dejas y es su tiempo y su historia los que resultan más atractivos. En parte porque Montero concentra en ese personaje y su complejo carácter, sus esquivas decisiones, su larvado erotismo, el perfecto eco de ese ambiente tan magnético como amenazante. Pero, sobre todo, porque Viruca es Bárbara Lennie, la mejor actriz que España haya dado en mucho tiempo, una figura que ya desde sus apariciones en el cine de Jonás Trueba y Carlos Vermut ha logrado un impacto indeleble en el imaginario del espectador. Aquí no solo consigue que todo gravite en torno a su rostro enigmático, a esa distancia justa que la preserva de la revelación, sino que amalgama todo aquello que la serie no sabe cómo mantener unido.

Montero construye el universo del colegio, sus alumnos rebeldes y desafiantes, la aparente connivencia entre la ley y los poderes económicos, con trazos superficiales que nunca despegan del marco necesario para la acción. El sexo grupal, las drogas, la corrupción, el trasfondo de la crisis financiera y hasta las pasiones literarias están allí como agregados, trazados sin profundidad ni verdadera convicción. Como en Élite, la soterrada perversión que recorre al relato tiene mucho de fuego artificial y el verdadero atractivo que consigue que el thriller se sostenga y trascienda sus propias convenciones es la constante reverberación de un tiempo de repetición, de Raquel siguiendo los pasos de Viruca, sus deseos, sus errores, ese misterio que sostiene toda fascinación.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *