Netflix: Ava, o cómo desperdiciar un gran elenco con un relato poco verosímil



Netflix: Ava, o cómo desperdiciar un gran elenco con un relato trillado y poco verosímil Crédito: IMDB.com

Ava (Estados Unidos, 2020). Dirección: Tate Taylor. Guion: Matthew Newton. Elenco: Jessica Chastain, John Malkovich, Colin Farrell, Geena Davis, Joan Chen, Common. Duración: 96 minutos. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: regular.

Esta película, que actualmente lidera el inescrutable ranking de Netflix Argentina, viene envuelta en una, para nosotros, lejana controversia: durante su rodaje, Twitter desempolvó acusaciones de violencia contra el australiano Matthew Newton, quien había sido fichado como director. Por más que los cargos ya estaban saldados desde hacía años en tribunales reales, los justicieros de las redes no se dieron por satisfechos y el realizador fue reemplazado. A juzgar por el resultado, se hace difícil imaginar que la película haya ganado algo con el cambio.

Mucho se ha hablado de los algoritmos de las redes sociales que conectan contenidos automáticamente y sin intervención humana; esta película parece haber sido escrita por uno de ellos. El diagrama del flujo usado para crearla parece el siguiente: ¿Es el protagonista de la película el mejor asesino a sueldo del mundo? En caso afirmativo, su empleador decide que resulta imperativo asesinarlo. ¿Consiguen otros asesinos mucho menos dotados matar al mejor del mundo? Si la respuesta es “no”, el empleador comprende que su plan fue un grave error y su “imperio del mal” queda en riesgo. ¿Mata el mejor asesino al traicionero empleador? En caso afirmativo, la película termina; en caso contrario, se deja planteada una segunda parte. Este brutal esquema puede aplicarse a la saga Bourne, a la saga John Wick, a Red y a muchas otras franquicias. Pero cada una de las mencionadas tiene al menos algún atributo para compensar lo trillado y lineal de su trama. No es el caso de Ava, cuya mayor innovación es que en vez de usar a un asesino, usa -en un guiño vacío al empoderamiento de las mujeres- a una asesina (Jessica Chastain, también productora).

El nivel de desgano para imaginar acciones verosímiles y de desprecio por las relaciones causales es superlativo. Con esto no se está sugiriendo que las películas deban respetar una lógica férrea, sino que es deseable que los personajes no se comporten como si todo diera lo mismo. La película incorpora una subtrama en la que la asesina Ava intenta redimirse y recuperar la relación con su familia. Cuando el novio de su hermana (el rapero Common) contrae una exorbitante deuda de juego, Ava se lanza al rescate y liquida a una decena de secuaces de la acreedora (Joan Chen). Acto seguido, cancela la totalidad de la deuda y advierte que se deje en paz a su familia. Si el plan era saldar el crédito y evitar represalias, ¿no era mejor limitarse a pagar y ahorrarse el baño de sangre? ¿O ahorrarse el dinero y matar también a la usurera? Obviamente, la película no está interesada en sostener una pátina de racionalidad sino en el baño de sangre. Su problema es que las excusas para llegar ahí están trágicamente mal pensadas, además de que las escenas de acción tampoco son gran cosa -robóticas, sin sorpresa- como para sostener el muy endeble andamiaje narrativo.

La diminuta Chastain no es creíble como una experta en artes marciales porque no hay fragilidad en el personaje y puede tolerar incontables derechazos en la mandíbula sin que nunca se perturbe la perfecta simetría de sus rasgos. Colin Farrell interpreta con oficio a un villano que no le demanda casi nada y John Malkovich, como el mentor tanto de la protagonista como de su opuesto, regresa al personaje ambiguo y oleaginoso que ya hizo cantidad de veces. Geena Davis es la madre de Ava y su presencia nos recuerda El largo beso del adiós, un film considerablemente mejor donde Davis era la superasesina. El elenco está desperdiciado,en una película que tuvo un mal comienzo y de ahí fue cuesta abajo.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *