Netflix: Alice in Borderland es un irregular ejercicio de supervivencia repleto de sadismo y violencia



Alice in Borderland

Alice in Borderland (Japón/2020). Dirección: Shinsuke Sato. Guion: Yasuko Kuramitsu, Yoshiki Watabe. Elenco: Kento Yamazaki, Tao Tsuchiya, Yûki Morinaga. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: regular.

Arisu (Kento Yamazaki) y sus dos amigos recorren una Tokio bulliciosa, en donde todas las esquinas parecen habitadas por miles de personas. Minutos después e inexplicablemente, las calles parecen vacías, y las multitudinarias postales desaparecieron para dejar paso una ciudad deshabitada. Los protagonistas no entienden qué sucedió, y se inquietan ante la posibilidad de un éxodo masivo del que no estaban al tanto.

Poco después, la situación da un giro imprevisto cuando dentro de un edificio todos reciben un mensaje en sus celulares que les informa sobre un juego mortal. Con dos puertas como únicas opciones de salida, ellos deben elegir cuál abrir, sabiendo que en una encontrarán la muerte, mientras que la otra los llevará a una segunda prueba. De esa manera, el trío de amigos descubre que fue trasladado a una dimensión en la que de forma sucesiva, deberá enfrentar todo tipo de retos en los que perder significará morir de un modo extremadamente cruel.

En el mundo que propone Alice in Borderland, los protagonistas deben superar una sucesión de desafíos mortales. A lo largo de ese camino, Arisu conocerá a otras personas que también fueron trasladadas a ese mundo. Con algunos unirá fuerzas, mientras que otros se revelarán como peligrosos rivales dispuestos a cruzar los límites necesarios con tal de seguir en juego.

A lo largo de los ocho episodios que integran la primera temporada de Alice in Borderland, Arisu debe encontrar las fuerzas para sobrevivir a todo tipo de sádicas pruebas, que incluyen la posibilidad de matar a sus amigos, golpear casi hasta la muerte a misteriosos asesinos, o luchar cuerpo a cuerpo con animales salvajes. Con cada instancia superada, él siente que su voluntad se resquebraja, y no puede más que llorar ante los recuerdos de una normalidad que era aburrida, pero mucho más feliz.

Hay una evidente fascinación de un sector de la ficción japonesa por las historias en las que la supervivencia es el único objetivo. La realidad normal mutada hacia un nuevo mundo igual en la superficie pero con violentas diferencias, es un tipo de relato habitual dentro de los cómics oriundos del país nipón: es un subgénero al que no cuesta demasiado emparentar las pesadillas de la guerra y las ciudades teñidas de muerte en cuestión de instantes. Y el espíritu de Alice in Borderland tiene que ver con ese tipo de premisas. Por otra parte, no cuesta encontrar similitudes entre esta historia y Battle Royale, el cómic publicado en el 2000 (y adaptado a un excepcional largometraje dirigido por Kinji Fukasaku), en el que un grupo de estudiantes son llevados a una isla con el objetivo de matarse entre todos.

Publicado entre 2010 y 2016, la historieta de Alice in Borderland ganó un público muy fiel, y por ese motivo Netflix puso en marcha una adaptación que intenta conservar la esencia del cómic, su violencia desmedida y el sadismo que impregna cada una de las misiones. Pero la serie no logra dejar de sentirse como un ejercicio irregular, que no termina de construir personajes de peso. Bajo la dirección de Shinsuke Sato, la ficción se convierte en un violento muestrario de desafíos, que pronto se tornan repetitivos. Más allá de los imponentes escenarios, Alice in Borderland termina resultando fría; de ese modo, la única función del protagonista no es conectar con el público, sino convertirse en el torturado vehículo para que la producción muestre sus capacidades de inversión.

Netflix y dos fuertes apuestas basadas en series japonesas

Alice in Borderland es un paso más en la agenda de estrenos basados en mangas y animés que Netflix tiene planeado para un futuro cercano. Por ese motivo, repasamos dos importantes títulos que prepara la plataforma streaming, y que también están basados en populares ficciones japonesas.

One Piece

Pocas aventuras son tan fascinantes como la creada por Eiichiro Oda en su cómic One Piece. Un mundo que resulta infinito, una saga que en Japón está a un paso de alcanzar los mil episodios, y una historia llena de personajes entrañables son la fórmula de este éxito.

Luffy es un joven que se propone encontrar el One Piece, un mítico tesoro que le significará el convertirse en el rey de los piratas. Pero la particularidad del héroe consiste en que, luego de comer una fruta del diablo, su cuerpo adquirió la propiedad de la goma y puede estirarse a voluntad. Obsesionado con su misión, Luffy recluta una tripulación integrada por atípicos personajes, como un hábil espadachín que lucha con tres espadas, una cartógrafa sin ningún tipo de moral, un experto en mentiras y hasta un reno con conocimientos en medicina. Desde su debut en 1997, One Piece se convirtió en un fenómeno que reúne alrededor del mundo a millones de lectores, que siguen con atención los capítulos de esta atrapante historia. Y con el estreno de una serie de acción real, Netflix confía hacerle honor a este adictivo cómic japonés y potenciar su fama.

Cowboy Bebop

Si hubiera que sugerirle a alguien un primer paso para adentrarse en el mundo de la animación japonesa, el título indicado es Cowboy Bebop. Estrenado en 1998, esta miniserie de 26 episodios redefinió el campo del animé gracias a una estética mezcla de ciencia ficción y spaguetti western, un carismático grupo de antihéroes, y una banda sonora que combina piezas de jazz, blues, rock y heavy metal.

Aquí el protagonista es Spike, un hábil cazarrecompensas que viaja por el espacio junto a su amigo Jet. Ambos recorren distintos planetas buscando peligrosos delincuentes, a medida que se cruzan con todo tipo de historias. Sin embargo, el verdadero corazón de la trama tiene que ver con Spike, y las heridas que le dejaron una vieja amistad, y un intenso amor.

El rodaje de la versión Netflix de Cowboy Bebop comenzó a finales de 2019, pero sufrió varias interrupciones debido a la pandemia de coronavirus y a un accidente que sufrió John Cho, el protagonista. Con la producción nuevamente en marcha, se espera que su estreno sea para finales del 2021 o comienzos de 2022.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *