Nati Jota chocó con una ambulancia: “Pasó todo en un segundo”



En un día convulsionado en el tránsito porteño por el comienzo de las nuevas restricciones para circular y la lluvia, Nati Jota protagonizó un accidente vial. Según contó en sus Instagram Stories, la periodista manejaba por la avenida Díaz Vélez cuando una ambulancia se le cruzó inesperadamente. “Pasó todo en un segundo, lo juraría”, relató.

En las primeras imágenes que publicó en su perfil, Nati Jota mostró cómo quedó el auto de su madre tras el impacto. Además de compartir un video del vehículo, con abolladuras en la parte frontal y algunas luces rotas, la influencer comentó algunos de los momentos posteriores al choque, que ocurrió el viernes por la tarde. “Ahora acá, en el auto, esperando a papá que nos esta viniendo a buscar”, contó mientras aguardaba adentro del coche, mientras afuera llovía de forma torrencial. “Lo bueno es que hoy es viernes y salimos y ahogamos las penas… ah, no”, bromeó.

Nati Jota protagonizó un accidente de tránsito

Ya en su hogar, grabó un nuevo video en el que relató, al detalle, cómo se produjo el accidente. “Estaba manejando por avenida Diaz Vélez con semáforo en verde. Todo pasó en un segundo, lo juraría”, comenzó. “Escucho la sirena de una ambulancia por la mano izquierda, tenía un auto adelante que no me permitía verla. Cuando levanté la vista tenía la ambulancia enfrente, frenada. Pisé los frenos pero no fue suficiente”, explicó.

Luego, añadió: “Por suerte al de la ambulancia no le pasó nada, yo estaba con mi hermana y mi tía. Era un día en el que el tránsito… Bueno, todos sabemos cómo esta la ciudad. Obviamente, mi papá vino al rescate, te amo papá. Ahora estamos con el quilombo de los seguros, cosas que no puedo resolver sola”. Hacia el final del video, contó que sus padres se preocuparon por la situación, pero después se enojaron por los daños en el auto. “Se rompió bastante el auto de mi madre, me siento re culpable”, admitió. Y cerró, entre risas: “Bueno, todo esto es para conseguir un canje de chapista”.

LA NACION



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *