Natalie Portman, sobre el director Mike Nichols: “Fue el único hombre mayor que me guio sin jamás comportarse asquerosamente”


A lo largo de muchos años de su carrera, y aún en la actualidad, Natalie Portman no deja de luchar contra la sexualización de su figura. Desde su primer trabajo en pantalla en El perfecto asesino, la actriz padeció todo tipo de comentarios fuera de lugar y -en varias oportunidades- expresó que, aún siendo menor, debió lidiar con opiniones y actitudes inapropiadas. En una entrevista producida para un libro basado en la obra de Mike Nichols, Portman destacó a ese director por el respeto con el que la trató en los proyectos que compartieron.

La actriz trabajó con Nichols por primera vez en 2001, para la obra teatral The Seagull, junto a Meryl Streep y Philip Seymour Hoffman. Y en el libro Mike Nichols, A Life, Portman recordó esa colaboración: “En esa época tenía 19 años y nunca había hecho tanta investigación para un personaje, a excepción de cuando interpreté en teatro a Ana Frank. Yo estaba ahí y veía cómo Phil no paraba de anotar preguntas en su cuaderno, o cómo Meryl improvisaba canciones y las anotaba en un papel que guardaba en su bolsillo, en caso que sintiera que su personaje necesitaba cantar algo”. En ese contexto, Natalie contó que Nichols le dio la confianza necesaria para sumergirse en un escenario junto a esos dos grandes de la actuación, sin jamás desconfiar de su talento.

Ella volvió a trabajar con el realizador en 2004, en el film Closer, del que también participaron Julia Roberts, Jude Law y Clive Owen. En ese largometraje, ella interpretaba a una stripper y, según sus propias palabras, fue una de las experiencias en rodaje más importantes de su carrera. En otro fragmento de la entrevista para el mismo libro, recordó: “Fue el único hombre mayor que me guio sin jamás comportarse de manera asquerosa. Pienso que era un feminista auténtico. En su forma de trabajar, él solo te veía como una persona talentosa, creativa e interesante. Esa es una cualidad extraordinariamente peculiar, que muy pocos directores de su generación comparten”.

En lo referido a las escenas de índole sexual que Natalie tuvo en ese film, distintos testimonios cuentan que Nichols era muy respetuoso, que se aseguraba que su protagonista se sintiera cómoda con cada una de las imágenes y el vestuario, y que no comenzaba a filmar hasta que ella no lo aprobara. Sobre esto, Portman agregó: “Hizo mucho por mí. Ya quisiera tener ese don para guiar a otra persona como él lo hizo conmigo”.

LA NACIONMás información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *