Nació Icónica: la alianza de cinco importantes salas porteñas de música que sale a pelearle a la crisis



Cinco importantes salas de música acaban de lanzar Icónica, un proyecto de colaboración que reúne al Teatro Coliseo, La Trastienda, Torquato Tasso, el ND Teatro y Niceto en la programación de cinco shows por streaming durante noviembre, a los que se sumarán en los próximos meses conciertos presenciales.

Estos serán los primeros pasos de la iniciativa, que incluyó al Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires en la parte técnica y que comenzó a tomar forma en mayo, cuando la situación de la actividad artística mostró de manera inocultable un panorama crítico frente al avance del Covid 19.

El ciclo de cinco conciertos en streaming comienza el próximo 20 de noviembre, con Elena Roger y Escalandrum, desde el Teatro Coliseo; sigue el 21, con el sexteto Mi amigo invencible, desde el ND Teatro; el 27, con el grupo de indie rock Bandalos Chinos, desde Niceto; el 28, con el cantante y compositor Kevin Johansen, desde La Trastienda y el 29, cierra esta primera etapa la cantante Amelita Baltar acompañada por el histórico Sexteto Mayor desde el Torquato Tasso.

Diana Glusberg, Mariano Ucello, Agustina Albistur, Federico Moya, Elisabetta Riva y Julieta Albistur, a cara descubierta en el patio del Tasso, después de un período de reuniones fueron por Zoom. /Foto Fernando de la Orden

En el patio del Tasso, Mariano Uccello, de La Trastienda; Diana Glusberg, de Niceto, Elisabetta Riva, del Coliseo, Julieta Albistur, por el ND y los dueños de casa, Agustina Albistur y Federico Moya, señalan que en estos tiempos la colaboración es el camino.

“Nos conocemos hace muchos años, y siempre tuvimos en forma cruzada ideas para colaborar o hacer cosas en conjunto. No estábamos todos, pero siempre tuvimos esta voluntad de colaboración; a mí como productor, por ejemplo, me tocó hacerlo en el Coliseo y en el ND. Fue a partir de un llamado de Agustina y Federico que nos reunimos por primera vez, en mayo”, abre el fuego Uccello.

“Ya veníamos viendo la profundidad de la crisis y desde esta perspectiva empezamos a pensar en una alianza, en la cohesión para sostener el embate de este desastre”, agrega Moya.

Los productores plantearon a Icónica como una alianza natural, con intereses similares y una definida identidad. “Desde las primeras reuniones encontramos una fluidez enorme, debido a que tenemos puntos en común muy fuertes. Somos cinco salas de la ciudad con una tradición importante, que producen sus espectáculos, cosa que no todas llevan adelante. Hacemos curadurías, todas atendemos el perfil artístico de lo que presentamos y cada una tiene su identidad definida. Estamos, además, por afuera del circuito de sponsors de la música, del circuito más comercial. Todos, aspectos centrales para alcanzar esta alianza”, explica Agustina.

“Exacto –agrega Julieta-; estamos por fuera de la lógica más comercial de la escena y eso nos unió de forma natural. Tenemos muchos elementos en común”.

Esclandrum y Elena Roger abrirán el ciclo de Icónica desde el escenario del Teatro Coliseo.

“Este fue un desafío especial porque requirió que nos ordenáramos. Otro tema que tenemos en común es que tomamos elecciones muy precisas y esta contingencia generó que nos tuviésemos que sentar a conversar. Primero fue por zoom y ahora es de manera presencial, para trabajar de manera coordinada. Es una experiencia importante, dice Riva.

Ninguna de estas salas está asociada a ninguna cámara que los represente, lo cual abonó la idea de converger en una alianza que los fortalezca frente a la profundidad de la crisis. “Al juntarnos, logramos tener una voz más fuerte, ya que hay discutir un montón de cosas que antes no estaban en la agenda; de todos modos, la idea es que Icónica siga funcionando más allá de esta coyuntura”, adelanta Agustina.

Para Uccello este dispositivo de cinco salas tiene un volumen importante como para acceder no sólo al auspicio público, sino también para determinados sponsors privados, sobre todo teniendo en cuenta que Icónica propone un abanico de perfiles, contenidos y hasta de lugares geográficos distintos. “Hoy es el streaming. Pero somos del vivo, de lo presencial, y estamos esperando a que regrese”, agregó.

La mirada del grupo, aunque anclada en este momento difícil, va más allá y la propuesta apunta a la fidelización de público entre las cinco salas, que tienen programaciones artísticas diferentes pero comparten un perfil cultural similar. “Hay que pensar en membresía Icónica cuando regrese lo presencial y consolidar un perfil cultural que se le pueda ofrecer al turista”, coinciden.

Kevin Johansen será local en la Trastienda, el 28 de nviembre.

“Hay que pensar en membresía Icónica cuando regrese lo presencial y consolidar un perfil cultural que se le pueda ofrecer al turista”

“Con el streaming no tenemos limitación de espacio geográfico y podemos pensar de otra manera, por ejemplo, en llevar la música argentina fronteras afuera”, sostiene Glusberg.

En esta línea, Agustina agrega: “Jamás tuvimos que hacer prensa en el interior del país y hoy vemos todo el interés que va despertando este primer ciclo. Es un paso importante en llevar esta propuesta más allá de la ciudad”.

El grupo reconoce que debido a la cuarentena, las empresas de tickets ganaron espacio en la relación con los artistas, incluso llegando a producir. “Veo mucha disposición del artista a acomodarse a la nueva forma de trabajo; todos estamos aprendiendo. Como salas, fuimos los últimos en retomar la actividad. El streaming comenzó previamente, bastante antes de que podamos tenerlo en nuestras salas, y las ticketeras se pusieron en un lugar que nos apartó inicialmente y que ahora estamos recuperando; que fue el que siempre tuvimos. Hay que recordar que las empresas de tickets son un servicio de ventas, no un medio audiovisual”, explica Uccello.

“Las ticketeras se pusieron en un lugar que nos apartó inicialmente y que ahora estamos recuperando; que fue el que siempre tuvimos.”

Bandalos Chinos será protagonista del ciclo desde el escenario de Niceto. /Foto Gentileza Prensa

Para Julieta, se luchó para que las salas volvieran a ser protagonistas del espectáculo. “Aunque algunos piensan que no se puede hacer con un 25 por ciento de la sala ocupada, había que retomar ese protagonismo y es muy difícil, porque los costos adicionales son importantes. No somos productoras audiovisuales, somos primos del mundo audiovisual. Con el streaming cambia el lenguaje. Por ejemplo, los artistas no reciben la energía del público. El músico, el actor tiene que empezar a dirigirse a la cámara y es un aprendizaje para ellos”.

En este sentido, Glusberg recuerda que hay una buena cantidad de artistas que están esperando que vuelvan los conciertos presenciales. “No se sienten cómodos haciendo streaming y esperan, porque la magia de todo esto es el público”, añadió.

Las claras dificultades del contexto no le quitan realismo a esta alianza. “Hay que entender también que (las ticketeras) no nos quitaron nada, porque no teníamos nada para dar al comienzo de la cuarentena. No podíamos producir porque estábamos cerrados y los artistas necesitan trabajar y a medida que se está volviendo estamos hablando con los artistas y las ticketeras”, señala Riva.

-¿Cómo siguen después de noviembre?

Uccello: Este es el lanzamiento y presentación de Icónica con cinco shows muy característicos de cada una de las salas. El próximo paso será tener algunos shows con público sumados al streaming.

Amelita Baltar, junto al Sexteto Mayor, cerrará la programación de noviembre, desde el Torquato Tasso.

Moya: Estamos armando una gran programación para el verano que aún no podemos adelantarla. Para todo lo que viene tenemos una certeza, una clave y es la cohesión.

Albistur: Estamos esperando los protocolos para que haya shows con público y combinaremos los dos, presenciales y streaming.

Por su parte, Riva hace hincapié en el acuerdo público-privado alcanzado. “Un aspecto decisivo para activar este ciclo fue el aporte del Ministerio de Cultura de la Ciudad. Pusimos lo nuestro que es lo empresario y ellos pusieron la técnica que es completamente necesario.

“Precisamente, cuando le propusimos al ministro Enrique Avogadro esta iniciativa, la aceptó inmediatamente y se gestionó a una velocidad admirable. Lo que hacemos junto con la Ciudad es una producción de alta calidad de imagen y sonido, con cinco cámaras y una producción muy importante”, advierte Agustina, al tiempo que Moya recalca: “Hay que subrayar que esta vez no es el caso en que el Estado utilice sus estructuras para producir conciertos que atentan contra la actividad artística y con un impacto que tiene efectos económicos tremendos”.

Lo que viene

20 de noviembre , a las 21: Elena Roger y Escalandrum, desde el Teatro Coliseo, por Ticketek.com.ar ($660).

21 de noviembre, a las 21: Mi amigo Invencible, desde el ND Teatro, por Plateanet (

27 de noviembre, a las 21: Bandalos Chinos, desde Niceto, por Passline ($500 pesos).

28 de noviembre , a las 21: Kevin Johansen, desde La Trastienda, por Ticketek.com.ar ($660).

29 de noviembre, a las 21: Amelita Baltar con el Sexteto Mayor, desde el Torquato Tasso, por Tickethoy.com ($610).

Mirá también Mirá también

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *