Murió Pascual Condito, distribuidor y figura entrañable del cine argentino

El productor y distribuidor de cine Pascual Condito, personaje entrañable y querido de la industria cinematográfica local, falleció hoy a los 73 años, informaron a Télam sus familiares. Condito estaba internado en el Cemic (Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas) del barrio de Saavedra, aquejado por un cáncer de colon.

Distribuidor, coproductor, defensor incansable y gran promotor del cine argentino, Condito, que nació en Catanzaro, Calabria, en 1948 como Pascual Condito Gioma y llegó al país cinco años más tarde, era una de las memorias vivas del cine local desde la recuperación democrática a la actualidad.

Con apariciones menores en más de 50 películas, producto del cariño que despertaba y como homenaje a la labor que desarrollaba, Condito estuvo en la industria del cine desde 1980 hasta la actualidad, en una doble función de ida y vuelta a través de su empresa productora y distribuidora Primer Plano.

En su ofician de la calle Riobamba siempre estaba rodeado de "videocasetes". Foto Archivo Clarín

En su ofician de la calle Riobamba siempre estaba rodeado de “videocasetes”. Foto Archivo Clarín

Por una lado traía al país destacados títulos de cine europeo y mundial que eran apuestas comerciales de riesgo alto y medio, independientes de las majors, y, por otro, exportaba al exterior películas argentinas.

Distribuidor de grandes éxitos

Así, fue el distribuidor en Argentina de títulos como Trainspotting, de Danny Boyle; El juego de las lágrimas, Neil Jordan; Secretos y mentiras, Mike Leigh; El sabor de las cerezas, de Abbas Kiarostami; Buena Vista Social Club, de Wim Wenders y Recursos humanos, de Laurent Cantet, entre muchos títulos.

Y, en sentido inverso, distribuyó en Europa créditos argentinos como Garage Olimpo, de Marco Bechis; Esperando al mesías, de Daniel Burman; e Historias mínimas, de Carlos Sorín, entre otros.

Como coproductor participó en películas como Las mantenidas sin sueños, de Vera Fogwill y Martín De Salvo; El viento se llevó lo que, de Alejandro Agresti; El frasco, de Alberto Lecchi; y Conversaciones con mamá, de Santiago Carlos Oves, entre más.

Desde 2002, Primer Plano se convirtió en la más importante distribuidora internacional de cine argentino desde la década ’90 a la actualidad con cerca de 150 títulos locales.

La distribuidora de Condito, Primer Plano, distribuyó cerca de 150 películas argentinas. Foto Juan Manuel Foglia.

La distribuidora de Condito, Primer Plano, distribuyó cerca de 150 películas argentinas. Foto Juan Manuel Foglia.

Como actor acredita 37 títulos, el más destacado en El perro, de Sorín, además de apariciones menores en otros como Sofácama, Ulises Rosell; Vino para robar, de Ariel Winograd o El rey del Once, Burman.

Su vida y su labor inspiraron la miniserie Vida de película, donde estuvo personificado por Luis Machín y que se vio a lo largo de 13 capítulos por la Televisión Pública en 2017, en un envío escrito por Jorge Maestro y Federico Barenboin, que además produjo.

También dio pie y protagoniza el documental biográfico sobre su vida y trabajo Tras la pantalla, de Marcos Martínez de 2015.

“Por eso quizás soy demente, soy fanático, yo les pido a todos los que estamos acá que luchemos para tener nuestro espacio de cine argentino en las salas de cine y en la televisión”, dijo al recibir el Cóndor de Plata a la Trayectoria de la Asociación de Cronistas Cinematográficos, en una escena que registra la película.

POS

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *