Murió Cloris Leachman, actriz completa, ganadora de nueve Emmy y un Oscar


Fue una de las comediantes más grandes de todos los tiempos, reconocida por su labor televisiva con nueve premios Emmy, un número hasta hoy insuperable, pero se llevó su único Oscar por el desgarrador retrato de una mujer sin futuro. Así será recordada Cloris Leachman, la extraordinaria actriz fallecida a los 94 años en Encinitas, California. Leachman murió el martes, pero la noticia se conoció en las últimas horas.

Leachman le debe el mejor momento de toda su extensa (e inmensa) carrera profesional a Phyllis, el personaje que interpretó en El show de Mary Tyler Moore, una de las más grandes sitcoms de la historia de la TV estadounidense. “Phyllis no era una neurótica. Tenía que ser perfecta. No hay nada más aburrido e insufrible que una mujer perfecta”, reconoció más de una vez sobre ese personaje, que marcó tan profundamente a ese programa y a sus espectadores que logró convertirse posteriormente en eje de su propia sitcom. Phyllis le brindó a Leachman cinco nominaciones consecutivas al Emmy y dos triunfos. Más tarde sumó nuevas estatuillas a su exitoso récord personal de reconocimientos con la seguidilla de Emmy ganados gracias a otro de sus grandes personajes, la abuela Ida de la serie Malcolm in the Middle. El último premio se lo llevó por la serie Raising Hope.

Al margen de este colosal éxito, la cosecha de premios de Leachman encontró una nueva cumbre en el Oscar a la mejor actriz de reparto que obtuvo en 1971 gracias a otro personaje extraordinario, el de Ruth Popper, la frustrada esposa que vive con angustia un romance imposible con un estudiante en La última película, obra maestra de Peter Bogdanovich. El propio director le anticipó que iba a ganar el premio después de rodar una escena muy audaz para la época en la que ella se anima a un desnudo completo.

Cloris Leachman posa con su premio Emmy por A Brand New Life en Los Ángeles, el 21 de mayo de 1975AP – AP

Nacida el 30 de abril de 1926 en Des Moines, Iowa, se crió en una zona rural y sintió junto a su familia el impacto de la pobreza en tiempos de la Gran Depresión. “Mi madre reemplazó con imaginación la falta de dinero. Compraba telas muy baratas y se las ingeniaba para hacer con ella cortinas, manteles y vestidos para mis dos hermanas y para mí”, reconoció años después.

Logró llegar en 1946 a la final del concurso de Miss America y gracias a ese reconocimiento y a sus estudios de artes dramáticas pudo llegar a sumarse al Actors Studio, en el que estudió a las órdenes de Elia Kazan. Instalada en Nueva York participó cada vez con más protagonismo en obras de Broadway y algunos de los dramas televisivos más exitosos de los años 50 y 60. Su presencia se hizo permanente en populares westerns de la pantalla chica (La ley del revolver, Cuero crudo, Laramie) y muchos la recuerdan como una prostituta en Butch Cassidy, una de sus primeras incursiones en el cine.

Después de la consagración con el Oscar ganado en La última película, Leachman encontró otro papel que estuvo casi a la misma altura, pero del lado de la comedia: Frau Blücher, la formidable ama de llaves que creó para ella Mel Brooks en El joven Frankenstein. Esos dos personajes, expresiones del talento notable que tenía Leachman tanto para la comedia como para el drama, coronaron una trayectoria ejemplar en el cine que había empezado con su papel de mujer fatal en El beso mortal, de Robert Aldrich, en 1955.

El corazón lleva una máscara, Los amantes son seres extraños, Dillinger, Viaje hacia el delirio fueron algunos de los títulos iniciales de la carrera de Leachman en la pantalla grande. Volvió a trabajar con Bogdanovich en Daisy Miller y Texasville (secuela de La última película, en la que retomó su inolvidable papel de Ruth Popper) y con Mel Brooks en Las angustias del doctor Mel Brooks y La loca historia del mundo.

Incansable a pesar del paso del tiempo, hizo de todo especialmente en TV, desde participaciones especiales o permanentes en series (Touched by an Angel, Two and a Half Men entre muchas otras) a voces en programas animados (Beavis y Butthead, Phineas y Ferb). Y se sumó a más películas: No nos dejes colgadas, Amigas para siempre, Espanglish, Todo sobre las mujeres, El plan perfecto y más recientemente Si solo pudiera imaginar. Casi no había película con alguna abuela como personaje clave que no la tuviera en cuenta. También fue una entusiasta vegetariana y una fervorosa militante en favor de los derechos de los animales.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *