Murió Brian Dennehy: un “duro” del cine de Hollywood, también laureado en el teatro



Brian Dennehy, el fornido actor que comenzó interpretando a tipos rudos en el cine y más tarde recibió aplausos por su trabajo en el teatro en obras de William Shakespeare, Anton Chéjov, Eugene O’Neill y Arthur Miller, falleció este miércoles 15 de abril, por causas naturales, en New Haven, Connecticut, según informó Kate Cafaro de ICM Partners, la agencia de representación del actor. Tenía 81 años.

Conocido por su contextura maciza, su voz estruendosa y su capacidad de interpretar a tipos buenos y malos con igual aplomo, Dennehy ganó dos premios Tony, un Globo de Oro y fue nominado a seis premios Emmy. En 2010 fue incorporado al Salón de la Fama del Teatro Estadounidense.

En 2003, Dennehy ganó el premio Tony a mejor actor, por su rol en la obra “Largo viaje hacia la noche”. (AP Photo/Richard Drew, File)

Personalidades de Hollywood y Broadway lo recordaron este jueves. Entre ellos, su par Michael McKean sentenció que Dennehy era “brillante y versátil, un actor potente y un hombre muy agradable también'”. En tanto, Dana Delany, quien apareció en una película con él, señaló que “ya no los hacen así”.

Entre sus cerca de 40 películas, Dennehy dio vida a un alguacil que encarceló a Rambo en Rambo: primera sangre, a un asesino en serie en Atrapar a un asesino y a un sheriff corrupto matado a tiros por Kevin Kline en Silverado. También tuvo papeles en los que adoptaba conductas más amables, como el camarero que consuela a Dudley Moore en 10 – La mujer perfecta o el sensato líder de extraterrestres en Cocoon y su secuela.

Con el tiempo se cansó de la vida en los estudios. “Las películas solían ser divertidas”, dijo en una entrevista, para concluir: “Cuidaban de ti, primera clase. Esos días se acabaron”.

Dennehy tuvo una fuerte conexión con el Teatro Goodman de Chicago, conocido por sus dramas fuertes. Apareció en Galileo, de Bertolt Brecht en 1986 y luego en Cherry Orchard de Chéjov, por un salario mucho menor al que percibía en Hollywood. En 1990 hizo el papel de Hickey en The Iceman Cometh de Eugene O’Neill, una obra que repitió en el Teatro Goodman con Nathan Lane en 2012 y en Brooklyn en 2013.

Brian Dennehy, actor conocido por su larga carrera en cine, televisión y teatro, compartió la escena con Sylvester Stallone en “Rambo”. (Foto: CULTURA ORION PICTURES)

En 1998 apareció en Broadway en el clásico papel de Willy Loman, el estafador agotado en Muerte de un viajante, de Arthur Miller, por la cual obtuvo un premio Tony a mejor actor. 

En 2003 recibió otro Tony, por su papel en Largo viaje hacia la noche, de O’Neill. En el podio, tras agradecerle a su familia, compañeros de reparto y productores y elogiar a sus contrincantes, dijo: “Las palabras de Eugene O’Neill tienen que escucharse… Y les agradezco enormemente por haberme dado la oportunidad de enunciarlas”.

Dennehy había nacido el 9 de julio de 1938 en Bridgeport, Connecticut, como el mayor de tres hermanos. Comenzó a actuar a los 14 años en Nueva York mientras estudiaba en una escuela secundaria en Brooklyn. Protagonizó una puesta de Macbeth, jugó fútbol americano con una beca en la Universidad de Columbia, y luego pasó cinco años en la Marina.

De regreso en Nueva York, en 1965, buscó trabajo como actor mientras realizaba otros oficios a la par. “Aprendí de primera mano cómo vive un camionero, lo que hace un camarero, lo que piensa un vendedor”, dijo al New York Times en 1989. “Tenía que ganarme la vida en esos trabajos, no sólo fingir”, explicó.

Dennehy y Vanessa Redgrave, en una escena de Viaje de un largo día hacia la noche, en Broadway. (Foto: AP Photo/Joan Marcus)

Sus padres, Ed Dennehy, un editor para The Associated Press en Nueva York, y Hannah Dennehy, una enfermera, nunca pudieron entender por qué su hijo eligió ser actor. “Cualquiera en una familia inmigrante de primera o segunda generación sabe que se espera que avances con el balón en el campo de juego”, dijo Dennehy a la publicación Columbia College Today, en 1999. “Actuar no calificaba de ninguna manera”, completó entonces.

Dennehy, con 1,90 metros de estatura, fue a Hollywood para su primera película, El… ella… y él, protagonizada por Burt Reynolds y Kris Kristofferson. Le pagaron 10.000 dólares semanales por 10 semanas de trabajo, que entonces le pareció “todo el dinero del mundo”.

Entre otras cintas participó de Buscando a Mr. Goodbar, Juego sucio, Capturado, Gorky Park, Peligrosamente juntos, Se presume inocente, Romeo + Julieta y Asalto a la prisión 13. También dio vida al padre de Chris Farley en la comedia de 1995 Tommy Boy.

Además, integró los elencos de las tiras Dinastía y Dallas, interpretó al asesino en serie John Wayne Gacy en la película para TV de 1991 Atrapar a un asesino, y al líder sindical Jackie Presser en el especial de HBO El juego del poder, un año después. “Trato de interpretar a villanos como si fueran tipos buenos y a tipos buenos como si fueran villanos”, dijo en 1992.

Brian Dennehy junto a Arthur Millear, en 1996, tras la entrega del premio Tony a la trayectoria otorgado al autor y escritor. (Foto: AP/Kathy Willens)

Cuando ya transitaba su séptima década, trabajó en proyectos como Hap and Leonard, en SundanceTV, la película La gaviota, con Elisabeth Moss y Annette Bening, y la obra Endgame, de Samuel Beckett, en el Teatro Long Wharf. Su última aparición en Broadway fue en Love Letters, junto a Mia Farrow, en 2014.

Lo sobreviven su segunda esposa, la diseñadora de vestuario Jennifer Arnott, y sus hijos Cormac y Sarah, además de sus tres hijas Elizabeth, Kathleen y Deirdre, de su matrimonio previo con Judith Scheff.

Fuente: AP/Mark Kennedy

E.S.​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *