Militta Bora, de ShowMatch al budismo: “Pude superar muchos sufrimientos”



Militta Bora nació en Neuquén y su infancia fue, como se dice, complicada: a su padre lo conoció a los 23 años.

Siempre le gustó la música, en especial, la guitarra eléctrica. Y el rock.

A los 17, se mudó a la Capital. Su primera banda se llamó Ella es el jefe y era “un tributo a los Rolling Stones”, donde se lucía cantando covers de temas como Beast of burden.

Tocó con Gabriel Carámbula, el Zorrito Von Quintiero, Andrés Calamaro… Y bailó en ShowMatch.

La primera banda de Militta se llamó Ella es el jefe. Foto: gentileza Guido Adler

Entre otros romances, fue novia de John Cusack, el actor de la película Alta fidelidad (cuando lo conoció, ella creyó que era Tom Hanks), Daniel Osvaldo, ex delantero de Boca (actual Banfield) y también cantante de rock, y Chano Moreno Charpentier, ex líder del grupo Tan biónica.

Por estos días, siempre inquieta, Militta se destaca en la obra de teatro Sex, viví tu experiencia, que dirige José María Muscari y ya va por su segunda temporada, y acaba de lanzar el videoclip de La dolce vita, una canción inspirada en Osvaldo.

Lo que pocos saben es que, a los 30 años, también practica budismo.

“Mi mamá es profesora de yoga”, le explica Militta a Clarín, amable, con simpatía. “Por eso, desde chica, hice meditación, reiki, feng shui… Sin embargo, después de probar muchas cosas, descubrí que el budismo es la mejor filosofía del mundo”.

-¿Por qué?

-Porque en el budismo estamos todos interconectados. Y se da, lo que se dice, el “efecto mariposa”: el cambio que yo provoque en mi vida se va a reflejar en los que viven conmigo, en mis vecinos, en todo el mundo… Desde hace nueve años formo parte de Soka Gakkai, una organización internacional, fundada en 1930, que significa “sociedad para la creación de valor a través de la cultura, el arte y la educación”.

-¿Quién es tu maestro en esta disciplina?

-Se llama Daisaku Ikeda, es un japonés de 92 años.

-¿Y cómo es el contacto con él?

-A través de sus libros. Además, en cada barrio (en mi caso en Las Cañitas) hay actividades de la organización. Una vez por semana se reúnen diferentes personas con un mismo propósito: la paz mundial a partir de la propia transformación.

Así sale a escena en la obra “Sex, viví tu experiencia”, que dirige Muscari.

-¿También practicás budismo en tu casa?

-Sí, todos los días a la mañana recito durante un rato la “ley mística del universo”. Es un mantra. En voz alta, con los ojos abiertos, digo “nam miojo rengue kió”. Lo hago para observar mi mente, como en un espejo. Así, determino todo lo que quiero para mi vida. Y comprendo la causa de los sufrimientos.

-¿En qué lugar de tu casa hacés estos ejercicios?

-En el living. Recito dos capítulos del “Sutra del loto”, que es una enseñanza, un discurso del buda Shakyamuni, el que ves en las estatuas, el de las trencitas, que te ayuda a superar los cuatro sufrimientos que atraviesan todas las personas.

-¿Cuáles son esos cuatro sufrimientos?

-El nacimiento, la enfermedad, la vejez y la muerte. Ni el más rico está a salvo de estos sufrimientos… El buda Shakyamuni se ocupó de esto, que las personas puedan despertar su potencial ilimitado, que es el estado de budeidad. Un estado de sabiduría, de coraje, de vitalidad y de amor compasivo.

Militta planea lanzar un single que se llama “No te vas a olvidar”.

-¿Superaste algún sufrimiento a través del budismo?

-Sí, muchos. Yo tuve una vida muy dura, con carencias de todo tipo… He tenido vínculos muy tóxicos, de los cuales ya no quiero hablar… Y así y todo, a mis 30 años, me considero una persona libre, independiente… Me siento feliz. Mi sueño más grande es que todas las personas sean felices.

-¿Acompañás el budismo con alguna alimentación especial?

-No. Muchas veces, la gente me pregunta: “¿no comés carne?”, “¿te vestís de naranja?”. Nada de eso. La organización a la que yo pertenezco es laica, no hay sacerdotes ni autoridades… Y está formada por personas comunes, con vidas comunes, de distintas religiones, católicos o judíos, que simplemente se proponen convertir el veneno en medicina.

-¿Te gustaría viajar a la India, donde surgió el budismo?

-El budismo surgió en la India, pero después se movió con la ruta del comercio y llegó a China y a Japón. Este año estuve en Japón.

-¿Hiciste terapias “tradicionales”, como el psicoanálisis?

-Sí, también. El budismo no es excluyente. Podés practicar budismo y hacer terapia. Como podés practicar budismo e ir al gimnasio. Los temas de salud, además, no se curan místicamente. Con lo que sea, veo que, en general, hay un espíritu de búsqueda. Lo que queda claro es que la gente no da más del sufrimiento.

En 2016, Militta Bora participó en “Bailando por un sueño”.

-¿El budismo implica renunciar a lo material?

-No, eso se podía plantear en los antiguos rituales. Pero ahora… Si vivimos en un mundo material… No hace falta renunciar a lo material ni al deseo. Uno de los principios más importantes del budismo dice que los deseos son el camino a la iluminación… Vos podés empezar a practicar budismo, a recitar el mantra para comprarte un cero kilómetro. Y hasta que concretes ese objetivo, en el trayecto vas a estar concretando tu revolución humana.

Mirá también

-¿Militta es tu nombre real?

-Sí. Militta era la Afrodita de Babilonia, la ciudad del pecado… Era la diosa de la belleza, la sexualidad y el amor.  ¡Tengo un karma con ese nombre! (se ríe). 

Mirá también

Teatro y música

Militta Bora integra el elenco de Sex, viví tu experiencia, la obra de teatro dirigida por José María Muscari que, desde el viernes 3 de enero, a las 21, en el Gorriti Art Center (Juan B. Justo 1617), arrancó su segunda temporada (de miércoles a domingo). “Estoy muy contenta con mi trabajo”, comenta Militta. “Este año se suman Miss Bolivia y Felipe Colombo… Muscari la tiene muy clara: sabe cómo hacer popular lo under”.

-¿Y cómo sigue tu carrera con la música?

-Acabo de lanzar el video de La dolce vita, una canción que forma parte del disco Heidi, que este año estuvo nominado en los premios Gardel a “mejor álbum de artista femenina de rock”. En el video me acompaña Tucu López, un locutor que también trabaja en Sex. Y a mediados de enero voy a lanzar el primer single de mi nuevo disco, una canción que se llama No te vas a olvidar.

WD​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *