Mil manos por Argentina: el emotivo docu-reality que retrata la misión de Gino Tubaro



“No hay emoción más intensa para un inventor que ver una de sus creaciones funcionando”, dijo Nikola Tesla, ingeniero mecánico, físico y una de las figuras más importantes de finales del siglo XIX y principios del XX por sus invenciones en el campo del electromagnetismo. La cita aparece en un fragmento de Mil manos por Argentina, el docu-reality que sigue el recorrido de Gino Tubaro, quien entrega prótesis de manos y brazos realizadas en impresoras 3D, por todo el país.

Producida por StoryLab y Flow, la serie tiene ocho episodios de 20 minutos de duración. “Gino Tubaro es inventor. Un día, decidió que quería cambiar el mundo”, dice una voz en off para presentarlo. Con sólo 24 años, Tubaro se especializó en la impresión 3D de extremidades prostéticas y fue premiado por el MIT.

Los episodios giran en torno al viaje, junto a sus dos amigos Alexia y Aldano, a las casas de quienes esperan sus prótesis, que se entregan de forma gratuita. La travesía, claro, será también una forma de sus historias y el poder transformador del proyecto. Así, el episodio inicial muestra a Ciro, un pibe de ocho años de Rosario, que nació con una malformación en la mano izquierda.

Cómo cambiar vidas. El emprendimiento solidario que viaja por el país.

Tubaro llega a la casa, explica cómo funciona la mano y termina jugando a “piedra, papel o tijera” con el chico. Luego será el turno de Gianella, de Concepción del Uruguay, a quien le muestra cómo funciona la impresora 3D, que montó en la camioneta y que trabaja a pleno durante el viaje, gracias a un sistema de paneles solares instalados en el techo.

“El ensamblado y el diseño son sencillos. La idea es que una persona que tiene una mano pueda manipular la prótesis sin problemas. Son realizadas en PLA, un material ecológico y derivado del maíz, que es biodegradable”, cuenta en uno de los episodios.

La estructura narrativa de la serie es sencilla y lineal. Muestra a Tubaro arriba de la camioneta, llegando a las casas y recibiendo el agradecimiento de las familias. En la gran mayoría de los casos, las historias involucran a pibes, aunque hay algunas con adultos. Gino es empático y las escenas son cálidas, con gente que viaja por una causa noble y está lejos de la imagen estereotipada del inventor perturbado, encerrado en un laboratorio.

Una prótesis, una esperanza. Gino y un adulto que recibe la donación.

“El inventor no es aquel que dibuja y hace prototipos sin contárselo a nadie. Hay que salir a la cancha”, dice. Y en ese salir a la cancha están los momentos más ricos del documental. En pleno viaje, Gino realiza cambios a una de sus prótesis para un nene que toca en una murga y necesita agarrar los palos para su tambor. Sus creaciones tienen sólo 16 piezas y ya lleva realizadas más de 900; su organización, Atomic Lab, tiene dos mil pedidos alrededor del mundo.

De El Impenetrable (Chaco) a Tierra del Fuego, las historias se van sucediendo con la misma idea: entregar prótesis de manos y brazos. “Me gusta inventar cosas que ayudan a mejorar la calidad de la vida de la gente”, dice Tubaro. El documental no es un prodigio de creatividad y, por momentos, tiene una estructura se vuelve algo repetitiva. Pero se disfruta y nunca deja de ser inspirador.

Ficha

Calificación: Bueno

Género: Documental Creador: StoryLab Argentina Emisión: Disponible en Flow, completa (8 capítulos de 20 minutos cada uno).

¿Por qué sí? Muestra el recorrido de alguien que entrega prótesis de manos y brazos, a lo largo del país y de forma gratuita. El relato es sencillo y las historias resultan inspiradoras.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1