Mercados: descartan que el dato de inflación en Estados Unidos cambie su dinámica



Aunque sembró dudas, los analistas descreen que el sorpresivo salto que mostró hoy el índice de precios al consumidor en los Estados Unidos (avanzó 0,8% en abril, muy por encima del 0,2% previsto) logre torcer la dinámica actual de los mercados, que los muestra en niveles récord gracias a la elevada liquidez global y al impacto que tuvo y mantiene en las tasas de interés.

Es decir, que no afectará el “viento de cola” que benefició fuertemente en los últimos meses a la Argentina, aunque solo haya servido hasta aquí para calmar el frente financiero sin derrame importante sobre el resto de la economía.

Así pudo establecerlo LA NACION a partir de consultas con distintos analistas locales, quienes recordaron que la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) había dicho que no se apresurará a subir las tasas de interés para atacar este problema hasta tener en claro que la aceleración inflacionaria no es meramente coyuntural.

En buena medida, esta hipótesis no resultó magullada por el dato del día, si se observa que está fuertemente impactado por las marcadas alzas de precios que registraron en ese mercado los autos usados, muebles y pasajes de avión, es decir, sectores de la economía con su oferta muy afectada por las restricciones que muchas actividades enfrentaron en pandemia y les limitó de manera notable la capacidad de producción u oferta.

“El dato sin duda es malo, especialmente porque tomó de sorpresa al mercado. Pero cuando lo abrís y ves que los autos usados subieron 10% -la mayor alza mensual desde la década del 50-, básicamente por el cuello de botella que enfrentó la industria de semiconductores y las condicionalidades que impuso a la industria automotriz, y, sumado a que la FED venía avisando que no iba a mover las tasas por impactos transitorios, hace que se pase bastante el susto por ahora”, explicó Leonardo Chialva, de Delphos Investment.

El analista consideró natural el impacto que la novedad tuvo sobre el mercado, al generar una corrección de entre 2% y 2,6% en los índices de precios de Wall Street, pero estimó que se trató de una “toma de ganancias” preventiva.

“El dólar se movió mucho contra el euro, algo favorecido porque la moneda europea ya había subido bastante y la tasa a 10 años repuntó de 1,61% a 1,67%, es cierto. Pero creo que lo que se va a empezar a ver ahora es a los miembros de la FED recordando que no van a reaccionar ante fenómenos no permanentes de suba de la inflación, especialmente porque el último dato de empleo arrojó que se habían creado apenas un cuatro de millón de puestos, cuando se esperaba un millón”, insistió.

La charla con LA NACION se dio minutos antes de que el presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, recordara que la economía de Estados Unidos está en un “período de transición” a medida que reabre tras la pandemia, por lo que la inflación posiblemente será volátil . “Vamos a ver mucha volatilidad en los precios y su fijación”, sostuvo luego de conocerse que la tasa de inflación anual llegó al 4,2% en ese país, bien por encima del nivel flexibilizado al 3% que esa autoridad monetaria considera de equilibrio para la actual situación.

Santiago López Alfaro, presidente de Patente Valores, coincide en que “la FED no moverá hasta tener en claro si se trata de un registro de inflación temporal o hay peligro de que apunte a ser recurrente”. Por esta razón, explica, el sorprendente dato (la mayor de inflación en EE.UU. en 13 años) aún no alteró su escenario base de un mundo que “se mantendrá con elevada liquidez y tasas de interés bajas, lo que impulsa a los commodities como está a la vista, es decir, que se mantendrá el viento de cola favorable a Argentina”. Pero admite: “Ahora, si un dato así se repitiera el mes que viene, la cosa cambia”.

Chialva coincide, pero cree que hay que tener cuidado con el precio actual de la soja, “porque hay muchos contratos de futuros especulativos” apostados al alza. Eso, aclara, no significa que la oleaginosa se pueda derrumbar para negociarse en torno a los US$300. “A lo sumo habrá una corrección de los valores actuales, pero no cambia la tendencia de fondo”, subraya.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *