Mauro Viale, vida de un periodista sin miedo a las polémicas


A los 73 años murió el periodista Mauro Viale de una trombosis que le provocó un infarto masivo. El conductor se encontraba internado en el Sanatorio de los Arcos por complicaciones derivadas del coronavirus. A lo largo de sus más de cinco décadas de trayectoria, el periodista supo renovarse, no esquivó ninguna polémica y fue maestro de varias generaciones de profesionales. En el rubro, son muchos los que recuerdan un viejo axioma que aseguraba: “si trabajaste con Viale podés trabajar en cualquier lado”.

Aunque hoy generaciones más jóvenes no lo recuerden, la carrera de Viale comenzó en el mundo del ámbito deportivo. En los años setenta fue un relator que marcó una diferencia, y entre sus muchos hitos se encuentra el de haber relatado el gol de Diego Maradona a los ingleses, en el recordado partido de cuartos de final del Mundial de México, en 1986. Luego de dejar marca en el mundo de los relatos futbolísticos, Viale comenzó a trabajar a finales de los años ochenta en periodismo político y de actualidad. De ese modo, colaboró en Buenas noches país, y luego en La mañana. Por esa época, él logró convertirse en uno de los periodistas más reconocidos del país, y a mediados de los noventa se puso al frente de una serie de ciclos que lo coronaron como uno de los nombres más reconocidos de la televisión.

A lo largo de programas como Anochecer con Mauro Viale, La tarde con Mauro Viale y Mediodía con Mauro, el periodista terminó de conformar un estilo que marcó un profundo quiebre en la pantalla chica, y que al día de hoy aún deja huella. Durante esos años, abarcados entre 1995 y 1998, sucedieron varios de los episodios con los que el periodista siempre estará fuertemente asociado. Viale se valía de recursos tradicionales como las entrevistas mano a mano, como también otros métodos menos habituales como el dramatizar hechos policiales para acentuar su aspecto dramático. Pronto sus programas derivaron en un estilo más cercano al del talk show (muy en boga en ese momento de la televisión local), en el que las partes se enfrentaban en una suerte de careo, que caló muy profundo en el público de la época. Sin lugar a dudas, ese estilo encontró en el caso Guillermo Coppola su principal exponente.

“¿Quien mueve Mauro?”, la pregunta que se hizo famosa de sus días como relator de fútbolCaptura de TV

En 1996, en un allanamiento en el domicilio del representante de Diego Maradona, la policía encontró cuarenta gramos de cocaína escondidos en un jarrón. Ese sonado episodio fue capitalizado de manera notable por Viale, que a lo largo de meses cubrió todas las implicancias de ese caso, y que derivó en la aparición de recordadas figuras mediáticas como Samantha Farjat o Natalia De Negri. El éxito del modo con el que ese programa retrató los muchos vericuetos del caso dio pie a un nuevo estilo en ese ciclo, que pronto se convirtió en semillero de mediáticos que conquistaron la televisión de finales de los noventa, y que dio pie a nombres como el de Jacobo Winograd. Y si bien algunas voces lo consideraban superficial, eso no desalentó a Viale a darle espacio en sus ciclos a casos muy sensibles, como el asesinato de José Luis Cabezas.

El comienzo del nuevo milenio encontró a Mauro Viale al frente de Impacto a las 12, un nuevo ciclo periodístico que continuaba temáticamente el estilo de sus programas previos. Al día de hoy, Impacto a las 12 es ampliamente recordado por la pelea que el conductor tuvo con Alberto Samid. En los años posteriores, Viale siguió firme como un periodista muy vinculado a la pantalla (”una bestia de la televisión”, como lo definían muchas veces), y si bien nunca dejó de tener voces en contra, indudablemente dejó huella con todos sus programas. En las últimas décadas, Viale encontró un hogar en A24, en donde conducía Más que noticias de lunes a viernes, y también durante los domingos.

Sin miedo a las polémicas y atento a cubrir los casos más relevantes desde su propia óptica, en 2018 entrevistó mano a mano a Juan Darthés, luego de la denuncia efectuada por Thelma Fardin. Aunque esa nota fue criticada por un sector del público, Viale fue fiel a su espíritu y no dudó en salir en busca de la noticia. A lo largo de su carrera, que por fuera de la televisión también se desarrolló en medios gráficos y radiofónicos, Viale logró una trayectoria de un peso y una influencia ineludible. Hoy por la web circula como nunca su pelea con Samid, un momento que la cultura popular redefinió como símbolo de una televisión en la que hasta lo más inesperado podía suceder. Y esa es una de las tantas pruebas sobre cómo Viale rompió el molde, trascendió lo meramente periodístico y se convirtió en una figura que aún hoy es ampliamente reconocida no solo por los adultos que lo elogiaron (o criticaron), sino también por generaciones más jóvenes que jamás vieron ninguno de sus programas.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *