Matías Morla se cruzó con Marina Calabró y se desentendió del equipo médico que atendió a Diego Maradona


Tras el éxito del primer programa de TV Nostra, Jorge Rial decidió redoblar la apuesta y volvió a contar con la presencia de Matías Morla, el cuestionado abogado de Diego Maradona.

Si en la primera emisión, a través de una entrevista grabada, Morla se despachó sin piedad contra Claudia Villafañe y Dalma Maradona e intentó despegarse de las causas judiciales que lo tienen en la mira, ahora el letrado se prestó al juego de ser entrevistado de manera presencial, tanto por el conductor como por los tres panelistas -Marina Calabró, Ángela Lerena y Diego Ramos- que, en bloque, habían refutado cada uno de sus dichos.

Luego de emitir un clip con las repercusiones de aquella entrevista, un informe sobre las nuevas medidas que se tomarán para frenar el avance de la segunda ola de la pandemia y otro sobre las declaraciones de Elisa Carrió negándose a aplicarse la vacuna Sputnik V, Rial finalmente presentó al abogado, que estaba acompañado por su defensor, Mauricio D’Alessandro.

En principio, Morla explicó por qué decidió hablar, luego de meses de mantenerse en silencio: “Desde que pasó esto [la muerte de Diego Maradona], a la prensa, no porque yo sea famoso sino porque Diego es la persona más importante del planeta y yo pasé años con él, le interesa saber sobre cosas que vivimos personales, temas íntimos. Fueron constantes las solicitudes de entrevistas. Con vos yo me siento cómodo, por eso cuando me dijiste que venga vine”.

Rial, entonces cometió la infidencia de contar que antes de que Morla se sentara en la mesa tuvo un fuerte intercambio de palabras con Calabró. “¿Sentiste que ella te acusa de haber creado las condiciones que determinaron la muerte de Maradona?”, le preguntó, entonces. “La palabra ‘responsable’ acompañada de muerte y de Diego es feo escucharla. Que una persona, nada más, lo tenga en su cabeza, no es agradable para mí. Viniendo de alguien que respeto es peor. Tampoco puedo ser soberbio acá y decir que la Justicia no dijo nada de mí y que hay otra gente imputada, porque no me parece que decir ahora que otro es culpable venga al caso. Me parece que lo que hay que esperar es que la Junta Médica determine quiénes son los responsables y cómo es la cuestión médica”, aseguró Morla.

“Te quiero explicar esto que se dio porque me interesa que sepas mi posición”, lo interrumpió la panelista. “Yo no estoy hablando de una responsabilidad de mala praxis porque ya sé que no sos médico, pero me extraña la ajenidad con la que hablás del cuerpo médico tratante, como si fueran paracaidistas que nadie sabe cómo llegaron allí. Y sabemos, y está acreditado en el expediente, que estaban todos bajo tu órbita. Y vos sabés que la hipótesis que hoy labura la fiscalía tiene que ver con un cuerpo médico que quizá sabía cuál era el tratamiento médico indicado y que, sin embargo, hacía lo que iba pudiendo para no afectar el negocio. Vos los elegiste. Hay órdenes de [Maxi] Pomargo [cuñado de Morla] a Leopoldo Luque, algunas en tu nombre”, disparó.

“No afirmes algo que no es”, la frenó, mirándola con furia. “Estás manifestado que el cuerpo médico lo seleccioné yo y eso no es así. Bajo mi órbita estaba el cuerpo médico, el que cortaba el pasto y el que le cortaba el pelo, porque era el apoderado y pagaba”, se defendió el abogado. Y sumó: “Diego vuelve de hacerse una operación de bypass gástrico en Venezuela, se empieza a sentir mal. Cae Luque con su hijo y simpatizan. Esto pasó hace 4 años. Al único que llevé al equipo fue al psicólogo [Carlos] Díaz, y me arrepiento. Por eso es importante hablar, Marina, de lo que hace un apoderado. [David] Beckham va a la peluquería y no paga. Diego no pagaba”.

Ante la insistencia de Calabró, Morla continuó desligándose de la responsabilidad de haber elegido a los profesionales que trataron al exfutbolista en el último tiempo. “A Luque lo conoce Diego y se encariñó. (…) Al psicólogo lo convoqué y lo volvería a convocar, porque conoció a un Maradona que tomaba alcohol y falleció sin tomar alcohol ni drogas”, aseguró. Aquella aseveración mereció la respuesta de Lerena y Calabró, que le recordaron los audios que salieron a la luz asegurando que el exfutbolista consumía marihuana, pastillas y alcohol. En ese momento, el abogado se contradijo, y concedió que sí consumía alcohol, “una sustancia que no está prohibida”.

En ese momento, Lerena le leyó un mensaje de Díaz, el psicólogo, sugiriéndole a Pomargo que contacten a Maradona con sus amigos históricos, entre ellos sus compañeros de México 86, y la respuesta del cuñado de Morla diciéndole: “Esto puede ser contraproducente para Matías. Lo pueden bardear”.

“Hay que preguntarle a Pomargo”, se desentendió el abogado. “Vos podés tener un cuñado y no estar de acuerdo con lo que dice. Ella [por Calabró] tiene un cuñado con el que piensa distinto [en alusión a Fabián Rossi, exmarido de su hermana Iliana, involucrado en la Ruta del dinero K] Hay algo más grave que él dice [en otro mensaje]: ‘Si lo llevamos a lo de Gianinna lo perdemos’. Y te lo explico: el odio que tienen Dalma y Gianinna [para] conmigo es evidente, pero yo era el apoderado de Diego desde hacía 8 años. ¿Qué íbamos a perder? Evidentemente, si Pomargo trabajaba de hacerle trámites y ser custodio de coso [por Maradona], lo llevás al country de Gianinna y no entra. Dice: ‘lo perdemos’ porque pierde él el trabajo. Todo pareciera que está inclinado para que se piense que fue Morla”, afirmó.

También aseguró que Luque le dijo que fue él quien operó a Maradona y que él nunca tuvo diálogo con la psiquiatra Agustina Cosachov. “Cuando me unen tanto a los médicos, ¿saben lo que dijo Luque de mí? Que era un corto”, reveló, ofendido.

Con respecto a la última aparición pública de Maradona, que alarmó a muchos de sus seguidores, Morla aseguró: “El día de la cancha de Gimnasia, fue con Gianinna, con un jugador del equipo y creo que con Verónica Ojeda. Y mientras me decían que se había querido monetizar [su presencia] para que vaya al estadio, ni Diego ni yo cobramos nada de parte de YPF. En ese momento yo estaba en una villa de emergencia con Díaz, con la ONG, haciendo un acto por el cumpleaños de Diego”, explicó.

Y se refirió también a los negocios que el Diez mantenía en Venezuela: “El negocio de Diego no era el fútbol. Eran negocios en los que no hacía absolutamente nada. Fidel Castro le aconsejó que se metiera con la comida, ni con el petróleo, ni con otra cosa más que no viene al caso, algo de hoteles. A los que dicen que yo insistí para que vaya al estadio, les mostraría la factura de lo que cobramos por los barcos de cereales: [lo equivalente a] 50 eventos de YPF. (…) Diego, como director técnico de Gimnasia, era algo que quería hacer. Yo no estaba de acuerdo con que vaya y discutimos”.

En otro tramo de la entrevista, el letrado insistió en que el “desamor” de Rocío Oliva fue determinante para el desenlace del futbolista. “Él nunca iba a tolerar que una mujer no tenga un ida y vuelta. Entonces, cuando dije que lo mató fue una frase ingrata, quise decir que la situación amorosa le hizo muy mal, por el tema de la nostalgia, sumado a la cuarentena y a todo lo que pasó después”, explicó.

“Vos decís que estás pasando un duelo. Y hay familiares que también lo están atravesando. ¿No te parece que te podrías haber guardado algunas cosas que asegurás que te dijo Diego sobre ellos?”, le preguntó Ramos, en alusión a algunos de los dichos de Morla el día anterior. El apoderado había afirmado que Maradona consideraba “ladronas” a Gianinna, Dalma y que no estaba seguro de ser el padre de Diego Jr.

“Sí. Pero también tené en cuenta el contexto: quisieron llenar una plaza con carteles míos diciéndome asesino”, respondió. Y agregó: “Cuando veo que hay cosas que no tienen absolutamente nada que ver con lo que él pensaba, con lo que él decía, y que con eso ofrecen un espectáculo… Y encima a eso le sumás que me intentan decir barbaridades cuando no tiene nada que ver con la historia, tal vez pierda el eje. Tenés razón”, volvió a justificarse.

LA NACIONMás información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *