MasterChef Celebrity: tres pruebas imposibles en una noche de sabores italianos



Esta vez, el reloj fue enemigo de los participantes. Crédito: Gentileza Telefe

Termina el año, y MasterChef Celebrity entró en la recta final. Nada es tan simple como antes, y los desafíos conllevan un nivel de estrés que no todos los participantes pueden afrontar de igual manera.

La noche del martes fue temática, con ambientación e ingredientes que homenajearon a la gastronomía italiana; y también con un Donato de Santis, nunca mejor dicho, en su salsa.

Pero la algarabía duró poco, porque a poco de empezar, Sofía Pachano, Leticia Siciliani, Federico Bal, Belu Lucius descubrieron que el desafío no incluía una preparación sino tres, casi en simultáneo y con la misma cantidad de tiempo.

Una hora y un poquito que se distribuyeron en la realización de una bruschetta (5 minutos como máximo), una pizza individual a elección (10 como máximo), y un postre entre dos: Zeppole y Cannoli (los 50 minutos restantes). A las corridas, los cuatro contendientes fueron, vinieron y volvieron a ir para satisfacer a un jurado más exigente que nunca.

La estrategia de Sofi Pachano, que contaba con una medalla dorada que le permitió elegir el postre para ella y para los demás, no le sirvió de mucho. Creyéndose hábil jugadora conspiró en contra del resto, apropiándose del Zeppole y dejándoles al resto los Cannoli. A decir del jurado, un craso error.

El talento por sobre el cálculo, Sofi deslumbró en el resultado tripartito y se ganó con creces el pase al miércoles de los mejores, dejando bien atrás al resto y acercándose al tan ansiado premio mayor. En MasterChef Celebrity las fichas comienzan a caer por su propio peso, conformando un podio de notables al que Sofi aspira a llegar. Tiene con qué.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *