MasterChef Celebrity: María O’Donnell, molesta con el comentario de un jurado


Con el correr de los meses, la estructura de MasterChef Celebrity se ha vuelto bastante previsible: alguna sorpresa extracurricular en los primeros minutos, desafío y 60 minutos para realizarlo (que en la edición bajan a más de la mitad), un largo ida y vuelta con los veredictos, y una decisión final que se devela después del interminable corte comercial.

El diferencial del programa del martes fue que, a ese corolario de medianoche, no llegaron dos participantes sino una sola: María O’Donnell. Y la sorpresa no fue solo de la audiencia, sino también de ella: “Muy raro, estoy perpleja. Escuchando las devoluciones yo creí que me iba a tocar el delantal gris, pero de repente quedo última y digo: ‘A ver si me salvan’”.

La devolución no había sido muy entusiasta, pero en el universo MasterChef cualquier cosa es posible. Y más cuando Donato de Santis la miró con una sonrisa cómplice que daba por hecho su salvación. Y sin embargo a la hora de hablar el italiano la dejó con el ánimo por el piso: “Te invitamos a que vengas acá adelante. María, qué lindo… haber tenido acá a Jennifer (Dahlgren, deportista olímpica que pasó como invitada). Porque lamentablemente vos te ganaste el delantal gris y vas al jueves”.

A la periodista le cambió la cara, disimulando su malestar, y mientras tomaba el delantal que la dejaba en riesgo le aclaró: “No, eso no se hace. Quiero que sepas que eso está prohibido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”. ¿Acting o molestia real? La respuesta llegó enseguida, cuando O’Donnell forzando una sonrisa especificó: “Puede ser muy divertido para el que está sentado en su casa, pero no”. Efectivamente, el chistecito parece que no le gustó nada.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *