MasterChef Celebrity: La emoción de Carmen Barbieri: “¡Estoy viva!”


Entró al estudio de MasterChef Celebrity con una sonrisa y los brazos abiertos gritando: “¡Estoy viva!”, y desde ese momento se apoderó de él. Aplausos, lágrimas, alegría, todas la emociones esperables pero al unísono rodearon a Carmen Barbieri quien, promediando el certamen, llegó para ocupar el que por derecho fue su lugar.

“Fuiste la primera en la lista de convocados, y cuando nos enteramos de lo que te pasó pensamos que iba a ser un par de días o un par de semanas. Quiero destacar tu fuerza de haber estado siempre atenta a lo que pasaba en este programa”, la recibió Santiago del Moro, y la estrella respondió: “No puedo creer que estoy en MasterChef, me emociono. Lo primero que hice cuando me desperté en el sanatorio es si había empezado el programa. Y mi hijo me dijo: ‘lo que importa es la salud, tenés que ponerte bien’”.

Barbieri se contagió de Covid a días de comenzar las grabaciones del ciclo, estuvo internada, en coma, con las perspectivas más alentadoras, y salió adelante: “Recuerdo en una de esas despertadas de mi coma que el médico le decía a la doctora: ‘Ella tiene todo en contra. La edad, el peso y que sea asmática. Yo estaba entubada y me empecé a reír porque yo me creía joven, hermosa y sana. Estoy bien. Me dieron el alta todos los médicos, pero también me lo tenía que dar yo. Porque no podía caminar después de tanto tiempo de estar en la cama, además el virus me comió la masa muscular. No pensé que iba a poder tener otra vez la fuerza que estoy teniendo”.

La emoción de los participantes y del conductor se trasladó también al jurado, quien a su turno le dio la bienvenida. Comenzó Donato de Santis, que no pudo evitar empañar sus anteojos: “Se abrió la puerta y entraste con un aura muy particular, con mucha luz. Estás bien, se te ve bien, me alegra que estés acá, te vas a divertir”.

Damián Betular, que no se caracteriza por la emoción fácil, le dedicó un sentido recibimiento: “Quería verte en esta cocina, nosotros somos como una familia y Fede es parte de ella. No te conocía personalmente, pero verte acá completa esta familia que somos. Espero que te vaya muy bien. Súper bienvenida”. Finalmente Germán Martitegui, dejó su personaje irónico a un costado y le habló en serio: “Bienvenida de todo corazón, muy contento de que estés acá y de que estés sana”.

El debut de Barbieri fue un tanto agridulce. Terminó su plato veinte minutos antes que el resto de sus compañeros. Y a pesar de los elogios del trío de expertos no alcanzó y recibió un delantal gris que la lleva directo al jueves, con los peores de la semana. “No hay lástima, no hay compasión. Esto es una competencia”, descubrió.

De todos modos la buena o mala fortuna terminó siendo una anécdota, así lo entendieron sus compañeros, así lo recibió la audiencia y así lo tomó ella: “Tengo que agradecerle a los que me dijeron que me iban a esperar y me esperaron. A la gente que no me conoce y rezó por mí, hicieron cadenas de oración. Agradezco estar viva y estar acá con ustedes”.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *