MasterChef Celebrity: Donato, sobre el plato de Rocío Marengo: “Es una guarnición hospitalaria”



Crédito: Telefe

Lo dice todo el tiempo: “Yo lo doy todo”, pero en el resultado no se nota. El repechaje permitió que Rocío Marengo vuelva a las cocinas de MasterChef Celebrity, pero su regreso fue más de lo mismo. O peor.

En la prueba del martes, la dificultad radicaba en replicar una hamburguesa vegetariana. Cada concursante tenía una distinta, para que no hubiera posibilidad de copiar al compañero. Y lo más complicado: adivinar los ingredientes. Así y todo, Marengo comenzó con el pie derecho, detectando el arroz, las arvejas y la espinaca, que terminaron siendo la base de su medallón.

Pero a pesar de ello, en el proceso de cocción las cosas se complicaron, y lo que llegó a la mesa de los jurados estaba muy alejado de la idea original. “La textura está bien, pero no el sabor. Es medio como un guisito de arvejas”, le explicó Germán Martitegui sin medias tintas. Donato de Santis fue todavía más allá: “A mí me gustó la hamburguesa, pero la guarnición es un poco hospitalaria, viste eso que te dan cuando tenés que recuperarte”.

Con semejante resultado, quedó claro que no era la noche de Marengo. Vaticinio que se confirmó instantes después cuando la invitaron a tomar un delantal gris y pasar directo a la última chance que cada uno de los perdedores tiene, antes de la eliminación del domingo.

Y después: más de lo mismo. La emoción, las lágrimas de Rocío, la bronca por un supuesto acomodo de Leti Siciliani y Fede Bal, algo que molestó mucho a este último, siendo que hasta ahora ha pasado por todas las galas de eliminación: “Me faltó traer otra cara, porque acá me parece que hay favoritismos. A Leti y a Fede, como están bajoneados, los miran con el ojo amplio, pero conmigo son muy puntillosos”. Ya venía perdiendo puntos entre sus compañeros por actitudes que se consideraron poco empáticas, con nuevas acusaciones hacia el jurado y los enfrentamientos directos, Marengo apuesta a ocupar el rol de villana que (cree) puede gustarle al público. Un arma de doble filo que hay que saber usar muy bien. ¿Ella podrá?

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *