Marta González recordó a su hijo y a su hermano y habló de su intento de suicidio



La actriz Marta González recordó a su hijo y a su hermano y habló de su intento de suicidio

“Me considero una persona muy feliz y quiero a la gente. Tengo tres amigos sacerdotes que son de lo mejor, que están siempre al lado mío. Me acompañaron cuando tuve momentos muy difíciles”, contó Marta González y enseguida se le quebró la voz. Debió parar unos segundos antes de continuar con su relato en Cortá por Lozano, el ciclo de Telefe que conduce Verónica Lozano.

“Tuve un intento de suicidio después de la muerte de mi hijo (Leandro falleció en febrero de 2001, en México). Tomé pastillas y me salvó mi amiga que pasó a buscarme para ir a misa. Quiso entrar a mi casa y no pudo. Estuve internada. Y esos tres sacerdotes vinieron vestidos de curas, porque no eran mis amigos entonces. Simplemente venían a asistirme espiritualmente. Estoy conmovida por ese recuerdo”.

Marta continuó la charla con la conductora, Verónica Lozano. “Me dicen que soy una mujer fuerte, pero no sé si soy tan fuerte. Este año fue muy difícil porque además perdí a mi hermano Gerardo (productor, exmarido de Ethel Rojo; murió en septiembre). Mi hermano era quien me acompañaba y me apuntalaba, me decía como decir las cosas en radio. Éramos muy unidos. Y hoy cumpliría años Ethel Rojo también, así que estoy movilizada”.

La actriz también recordó a quien definió como su “gran amor”, el exfutbolista y director técnico Osvaldo “Chiche” Sosa. Su exmarido falleció este año a los 72, en Córdoba y tras varios meses de internación. Luego habló de sus hermanas: “María Esther es acompañante espiritual y Mecha vive en Miami. El otro día hicimos un almuerzo de mujeres y me decían que no pueden superar la muerte de Gerardo. Siento que la gente que no está se va de viaje. Y no es una postura, a lo mejor es un consuelo, una mentira pero a mí me sirve. Seguro me voy a encontrar con mi hijo y mis seres queridos. Esta vida miserable no puede ser la única. Y creo que nos mandan señales porque hay cosas inexplicables. El otro día estaba en el baño y justo vi que mis hermanas me hacían una videollamada. No atendí y a los minutos insistieron. Entonces atendí y empezamos a hablar. Tengo la foto de Gerardo en el teléfono y empezó a parpadear, a irse y a volver. En ese momento dijimos que ninguna de las tres había llamado y pensamos que fue Gerardo quien quiso unirnos porque las tres teníamos algo lindo para compartir”.

Conforme a los criterios de

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *