Mario Lázzaro: “Aumentaron las exportaciones por vía terrestre”



La provincia cuyana aprovechó sus ventajas logísticas para llegar por vía terrestre y consolidó operaciones con los vecinos durante 2020. Por otro lado, con el vino como carta de presentación y una relación de hermandad con la región de Guangtong, China, busca diversificar su oferta exportable; en plena pandemia alcanzó el 5% del negocio mundial del vino.

Mendoza es la provincia del sol, el buen vino y más. Así quieren promocionar la marca Mendoza. Su agencia de promoción, además, busca apoyarse en el éxito de la exportación vitivinícola para abrir las puertas también a la industria del conocimiento. A través de exenciones impositivas, apoyo financiero y desarrollo de infraestructura fomenta la aplicación de tecnología.

Antes de la pandemia, en alianza con la provincia de Guangdong una de las más ricas de China, se realizó un documental de 13 capítulos, mostrando los viñedos. “La cultura es una opción para abrir nuevos mercados”, plantea Mario Lázzaro, gerente general de ProMendoza, la agencia de promoción provincial.

La provincia tuvo un balance positivo en ventas al exterior durante la pandemia, con sectores mejor posicionados como los vinculados a los alimentos frescos y procesados y aquellos producidos por el complejo agroexportador, con el vino como principal actor. Además, otros como turismo, que genera una importante cantidad de divisas al año, sumamente golpeado.

Según las últimas estadísticas nacionales, las exportaciones de vino de Mendoza significaron 89,6% del total facturado en 2020 y 88,3% del volumen exportado. El vino a granel, por ejemplo, alcanzó en el ciclo anterior la meta prevista para 2023 al exportar 200 millones de litros y alcanzar el 5% del negocio mundial.

En diálogo con La Nacion, Mario Lázzaro analizó los resultados y anticipó las expectativas para un año donde la crisis sanitaria recobra protagonismo. La pandemia generó incertidumbre y eso motivó la demanda de alimento de países limítrofes. “Se le vendió mucho producto fresco al vecindario, Chile, Perú, Paraguay, Bolivia, Brasil porque le dábamos certezas respecto a la cadena de abastecimiento frente a importaciones que realizaban de países más lejanos de Asia o de Egipto”, cuenta Lázaro y explica que “aumentaron las exportaciones por transporte terrestre”.

–¿Cómo se desempeñó el complejo vitivinícola en 2020?

–Los tres rubros de vino fraccionado, a granel y mosto concentrado tuvieron un buen desempeño al confluir dos factores. Entre 2011 y 2012, cepo de por medio, Argentina había perdido mercados en Estados Unidos y Europa, y lo había tomado España, en primer lugar, y Chile. La inercia de los negocios lleva entre 18 y 24 meses; con la devaluación de mayo de 2018, cuando la Argentina va al FMI, esa devaluación empezó a hacer que una franja, la de menor precio que es la más voluminosa en la pirámide, crezca. Volvimos a poder competir, a ofrecer el producto, a entrar en costo. Adicionalmente, en octubre del 2019, con las sanciones de (Donald) Trump a países de la comunidad europea, se le agregan aranceles a los vinos de España, y se nos abrió una oportunidad interesante que no fue desaprovechada. No sólo volvimos a crecer en volumen de vino exportado, sostuvimos lo que ya se había alcanzado en gama alta o vinos Premium.

– ¿Cómo se produjo el gran crecimiento de exportaciones de vino a granel?

–A fin del 2017, ante unas heladas que afectaron la producción en Europa, planteamos una estrategia. Vimos que iba a haber una oportunidad en 2018 para los vinos a granel. Entonces a comienzos de 2018 desarrollamos una política distinta. Fuimos a Rusia, y a varios países de Europa en misión de grandes compradores. Así nació la Cámara argentina de exportadores de vino a granel, y empezamos a realizar acciones con Europa. Pasamos de 30 millones de litros en 2018 a 193 millones en 2020 y ahora vamos por 300 millones de litros, que representan el 10% del negocio mundial.

–¿Sirve la buena reputación del vino argentino para abrir otros negocios?

–El vino es como la nave insignia; a pesar de las crisis, los empresarios, los exportadores, las bodegas han tenido un comportamiento muy bueno y donde vas somos reconocidos por la calidad, la buena relación, el cumplimiento. El vino tiene buen desempeño y esto es importante porque te sirve para mostrar que Mendoza no es solamente vino, tenemos también productos de base industrial, de las industrias basadas en el conocimiento, y estamos intentando posicionar a Mendoza como la provincia del sol, el buen vino y del conocimiento.

–¿Cuál es la meta en relación al desarrollo de conocimiento?

R–Usamos como espejo a otras concentraciones de conocimiento, como la ciudad de Buenos Aires, Córdoba o Santa Fe; tratamos de vincularnos y diferenciarnos, ya que contamos con una tasa muy alta de graduados en la población. Tenemos un recurso humano que es capaz de generar industrias creativas, como por ejemplo en el sector audiovisual, o lo que tiene que ver con el diseño, no sólo gráfico o de productos, sino también la exportación de diseños para bodegas en otros países. En el caso del software, también hemos separado el sector de videojuegos, que tiene mucho de gráfica y lo hemos vinculado al software con el sector audiovisual. La provincia emitió una ley de apoyo a la industria audiovisual y además creamos la Film Mendoza Comisión, una institución que busca atraer a nuestra locación la producción de contenido audiovisual.

–¿Funciona como una aceleradora?

– Por el momento ofrecemos a las empresas exenciones impositivas, y apoyo financiero, tratando de poner en valor el recurso. A eso se le suma el polo TIC, que cuenta con todo lo asociado al software. Hay países como Colombia que ofrecen mayores beneficios, te devuelve todos los impuestos en efectivo. El colombiano es muy agresivo. Y creemos que podemos competir porque tenemos un paisaje de montaña, lagos que son atractivos para la industria audiovisual.

–¿Con qué países tiene mejor relación comercial?

–Desde los países del norte a Europa. También algunos de la región, pero también Japón y China. Actualmente estamos desarrollando un proyecto para insertar al sector audiovisual de software y de videojuegos en dos mercados que son lejanos, muy difíciles, pero a los cual es damos soporte. Uno es China y el otro es India. Con la India podemos trabajar complementariamente porque provee muchos servicios de software a empresas de occidente, pero tienen el problema del huso horario y estamos generando un servicio en conjunto,

Mendoza tiene una relación de hermandad con una provincia que es Guangtong, al sur de China; es la provincia que genera el mayor PBI de China y exporta US$50.000 millones. De esa región conocemos marcas como Huawei. Es la California de China. Aunque sólo se reúnen con los primeros mandatarios, el gobernador, Rodolfo Suarez, fue recibido el 8 de noviembre 2019 en una visita de Estado, por el gobernador. Y en enero, antes de la pandemia, nos visitó la Administración de Cantón de Radio y Televisión para realizar producciones audiovisuales: videos documentales para la serie “Viñedos”, que tiene 13 capítulos. Creemos que la cultura es una opción para abrir nuevos mercados.

–¿Cuáles son las expectativas frente al segundo año de pandemia?

–Mendoza tiene sólo el 4% de superficie total cultivada. Para nosotros sostener la agricultura y toda la estructura de la producción industrial, es clave para el empleo y el desarrollo de la economía. Intuitivamente, creo que la consigna es resistir, sostener todo lo que logramos y tratar de no retroceder. En relación al desarrollo de conocimiento es tan importante nuestra relación con Asia, Alemania, Estados Unidos, porque en la medida en que nosotros incorporemos tecnología a los bienes que producimos vamos a poder también recuperar mercados y aumentar la oferta exportable. No creo que el 2021 sea mucho mejor que 2020, la pandemia no se terminó y el rebote va a venir, esperemos que sea más leve, pero hay muchísima incertidumbre todavía.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *