Marina Glezer reinventa el radioteatro para viajar a mundos infinitos



El 17 de octubre, Marina Glezer cumple 40 años. Pero esta vez, por la pandemia del coronavirus, no lo va a festejar con un “tremendo fiestón”, como a ella le gustaría, tal como hizo “a los 25 y a los 35”, “celebraciones que todavía se recuerdan”, en fin… “En este contexto no da”, dice la actriz. Eso sí, a su mamá se le ocurrió una idea fabulosa. “Me dijo: ‘hagamos de cuenta que este año cumplís 39. Y el año que viene, que yo cumplo 70, hacemos una gran fiesta las dos juntas’”.

Sin dudas: la mamá de Marina la tiene clarísima.

Más allá de la fecha del festejo, Marina Glezer confiesa que, en su caso, y si bien está “muy movilizada”, el paso del tiempo no es una carga, algo que le provoque pesar, sino más bien todo lo contrario: “Como tengo plantas e hijos (Francisco, de 14, y Ramón, de 11), disfruto ver crecer”, suelta, con sencillez.

Por estos días, Marina está al frente de Vuelve, un ciclo de radioteatro que se emite los sábados a las 23 por la AM 750. Inquieta, y siempre con una sonrisa, ella es quien lo produce y lo dirige. Es, de alguna manera, una forma de revivir un género que fue furor a mediados del siglo pasado.

“A partir de una idea de Gisela Marziotta (en referencia a la periodista y diputada), el ciclo arrancó en junio de este año. Y ahora estamos iniciando la segunda parte”, avanza Glezer, que en la AM 750 también conduce un programa de radio, Pasajera en trance, los domingos de 13 a 16.

Marina está en pareja con el actor Germán Palacios desde hace más de 20 años. Foto Andrés D’Elía

El estreno de Vuelve fue el sábado 26 de septiembre, con la obra Paraná Porá, de Maruja Bustamante, en la que actuaron Iride Mockert, Laura López Moyano y Sonia Álvarez. Una maravilla. Un viaje por el litoral, a bordo de una canoa, con pájaros dando vueltas…

“El radioteatro es magia, pura magia”, se entusiasma Glezer, que desde hace más de 20 años está en pareja con el actor Germán Palacios.

Y agrega: “En tiempos de híper digitalización, cuando con un dedito podés tocar un botón y conseguís el sonido de una tormenta, nosotros contamos con una mesa a cargo de Sebastián Pozzi en la que trabajamos con papel celofán, clavos, martillos, cucharitas, botellas de vidrio de Coca Cola… ¿Viste cuando los nenes todavía juegan con bloques de madera? Bueno, en el radioteatro es algo así. Lo analógico te permite acceder a mundos infinitos… Frotás una hoja de palmera con una toalla y sacás el sonido de un bicho”.

Para que se hiciera cargo del ciclo, la propuesta le llegó porque ya venía armando “micro sketchs” en su programa de los domingos.

“Me gusta jugar con lo actoral”, confiesa. “Y cuando me acercaron esta idea, me encantó. En un momento durísimo por la pandemia, en el que se cerraron todos los teatros, me pareció que era una forma muy interesante de mantener viva la actividad de los artistas. Y la angustia fue un motor para crear”.

Los protocolos vinculados con el Covid-19 se cumplen firmemente, sin excepción. “En la sala Caras y Caretas, grabamos de a cuatro obras en el mismo día, con espacios de dos horas entre cada una. Y lo hacemos respetando el distanciamiento, con micrófonos ubicados a dos metros… Es más, al principio, buscábamos que las obras fueran sólo para dos personas y que, además, esas personas convivieran. Ahora, manteniendo todos los cuidados, ya hay elencos de cuatro actores”.

Ver esta publicación en Instagram

HOY 23 hs #Radioteatro #Vuelve por @radioam750 #Am750 hoy hoy #PARANÁPORÁ de la gran actriz y dramaturga @yosoymaruja con las talentosas @moyanolaura e @iridemockert con la gran arpista @soniharp GRACIAS @nicolasbalcone de ❤️ (https://750.am/category/radioteatros-750/ 📻📻💎📻📻📻📻💎📻💎y todo el equipazo del coraje: (@pablodipierri @leandroarecco IVAN BRAVO @sebastianvernikos @gisela_marziotta @victorsmaria Martin Rodríguez, Claudio Acevedo, Raul Otero, Mariano Bertini y Noemi, Eduardo Aliverti, Lu Suez, Fede Lada, @agenciaraquelflotta y Cony) 🎭🎭🎭🎭🎭🎭🍯🍯🍯🍯🍯🍿🍿🍿y todos los, las y les actores y autoras y autores que se copan. #Radioteatro es: inclusivo, federal, heterogéneo, diverso, plural y lúdico. Para todos, todas y todes. La cultura abre. La radio abre. ✨ Gracias de abrazos y gracias por la oportunidad 🎭📻🎭📻🎭📻🎭📻 ✨✨✨✨✨😊😊😊😊😊🦋PODES ESCUHAR TODOS EN @radioam750 #Radioteatro #Vuelve #AM750 #radio #teatro #direccion #gratis #todostodastodes #paratodostodo #abrir #diversa #plural #federal #inclusiva #ludica #distinta #heterogenea #trabajar #militar #trabajar Dejar un ratito el SCROLL y SINTONIZÁ 🤩🤟🏼 PARA TODO EL MUNDO 🌎 TEATRO ARGENTINO POR LA RADIO ⚡️🌧⭐️ PLAN ANTIPANDEMIA SIEMPRE. ✨💎

Una publicación compartida de Marina Glezer (@marinaglezer) el 26 Sep, 2020 a las 4:14 PDT

A la hora de elegir obras e intérpretes, Marina trató de armar un ciclo “que fuera plural, inclusivo, bien ecléctico, que no se pareciera a lo que ya se hizo… Que fuera un aquelarre, un varieté para todos los gustos”.

En ese camino, también, se inspiró escuchando ciclos como “Las dos carátulas, de Radio Nacional, que ya cumplió 70 años al aire”. Y también investigó sobre este género. “No es lo mismo el teatro que el radioteatro”, señala, rigurosa.

La respuesta del público fue “excelente”. Marina lo detalla de esta manera: “Nos escuchan los amantes del teatro y, por supuesto, los amantes de la radio. El teatro tiene un público cautivo. Un público que conoce las obras del off y al que le gusta seguir a los artistas. Con este ciclo pasa lo mismo que en el teatro independiente: hay mucho boca en boca. ‘Che, ¿viste que va a estar Paraná Porá en la radio?’, se dice. O: ‘Che, ¿viste que Luis Machín y Patricio Contreras van a estar en la radio?’”. Además, es gratis. Y se puede escuchar en todo el mundo a través de la página de Internet”.

Otra característica que Glezer resalta de su ciclo: “lo cooperativo”. Y suma: “Si en este momento no cooperamos entre nosotros… Hay que apelar a la solidaridad. En nuestro ciclo, por ejemplo, todos cobran lo mismo. No hay problemas de cartel. Está bueno, ¿no? La prioridad la tiene el hecho artístico”.

Después, si se trata de vislumbrar cómo será la actividad de los actores cuando se supere la pandemia, Marina comenta: “Estoy tan anclada en el presente que me cuesta mucho imaginar el futuro. Siento un deseo profundo de que nos vayamos reinsertando en el mercado laboral de la mejor manera que podamos. La cultura es un servicio básico esencial y hay que defenderla aguerridamente”.

Marina debutó en los medios a los diez años, como modelo publicitaria. Foto Andrés D’Elía

Marina nació en San Pablo, Brasil, en 1980.

Sus padres (papá médico, mamá estudiante de cine) estaban exiliados. “Eran personas pensantes. Y, como a tantos otros, la dictadura los perseguía”, dice Glezer, que tiene dos hermanas, Malena (“un bocho, cinco idiomas, siempre está estudiando algo”) y Luciana (“periodista especializada en economía, trabaja en la Televisión Pública y en FM La Patriada).

“Mis padres me transmitieron que vale la pena luchar por un mundo más equitativo”, sigue Marina. “Y que la búsqueda de memoria, verdad y justicia es algo constitutivo, que hay que hacerlo en todos los planos de la vida. Yo tuve muchas oportunidades y, por eso, lo agradezco”.

Glezer no sólo trabaja en los escenarios (o en la radio, o en los sets de televisión). También se ocupa del merendero Lo de Carola, en Villa Soldati, y del Centro de hoy para mañana, en Merlo. Se encarga de alfabetizar y da clases de teatro. “Es muy importante que no haya deserción escolar”, plantea. “En Merlo, además, estamos tratando de armar un taller de periodismo digital”.

La primera aparición de Glezer en los medios fue como modelo, a los diez años, “para una publicidad de Coca Cola durante el Mundial 90”.

También formó parte de avisos de Chupetines Barbie y de capelettinis, con Flavia Palmiero. “De Flavia tengo los mejores recuerdos”, comenta.

En primaria, Marina fue a la escuela pública, “a la 30, Granaderos de San Martín, en Belgrano”, y cursó la secundaria “en el Colegio de la Ciudad, de donde también egresó, por ejemplo, Rodrigo de la Serna”.

Estudió teatro con Norman Briski. Y su primer papel en televisión fue en Gasoleros, en 1998. “Yo tenía 18 años y mi personaje, entre otras cuestiones, tenía que llevar por el mal camino a Jimena Barón, que tenía 12. La tenía que hacer fumar”.

En 2003, por su gran trabajo en la película El Polaquito, la premiaron con el Cóndor de Plata.

Msrina Glezer, con Abel Ayala, en “El Polaquito”.

Su carrera siguió en filmes como Roma y Diarios de motocicleta, con Gael García Bernal.

Antes de la pandemia, Marina tenía varios proyectos. “Me había ganado una beca de la Fundación Carolina… Me iba a ir un mes a San José de Costa Rica a filmar una película con el director Oscar Castillo. Además, como directora, sigo trabajando con mi opera primera. Ya tengo escrito el guión… E iba a reponer Salón de belleza, la obra de teatro que hice hace dos años”.

En 2014, con mucha valentía, Marina contó que, a los 18 años, había quedado embarazada de Germán. Y que se sometió a un aborto.

“Tuve la mala suerte de quedar embarazada accidentalmente”, dice. “Pero en aquel momento la sociedad no estaba preparada para el debate. Fui estigmatizada, marginada, condenada moralmente. Yo no lo hice con afán autorreferencial. Yo, que tenía el privilegio de no correr riesgos, conté lo que conté pensando en las mujeres que no tienen recursos… Eso era lo que me dolía de lo clandestino”.

-¿Qué creés que va a pasar con la ley de interrupción del embarazo?

-El presidente Alberto Fernández dijo que era prioridad que la ley se aprobara este año. Después, la pandemia modificó algunos planes… Si no hubiera pasado lo del coronavirus, ya sería legal, te lo puedo firmar. Yo milito desde hace años con diputados, senadores y ministros… Confío en que la ley va a salir. Es urgente.

Cómo sigue el ciclo “Vuelve”

-3 de octubre: Dibujos en el suelo, de y por Sofía Palomino y Camila Peralta.

-10 de octubre: Derecho de Pernada, de Luis Ziembrowski, con Gabriel Puma Goity, Gabo Correa, Maia Francia y Luis Ziembrowski.

-17 de octubre: Crisis, de Alberto Migré, con Nora Cárpena, Héctor Calori, Sebastián Pozzi y Víctor Agú.

-24 de octubre: Rancho, de Julio Chávez, con Mey Scápola Morán, Luz Palazón y Gustavo Ruiz Moreno.

-31 de octubre: Bajo la sombra de la tierra, de Valeria Lois y Alejandro Catalán, dirigida por Gabriel Reches.

-7 de noviembre: Criminal, de Javier Daulte, con Maida Andrenacci y Héctor Díaz.

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1