Marina Bellati y la presión de la tele para responder a los estereotipos de belleza



Marina Bellati es una actriz que no falta en ningún elenco. Por estos días, interpreta a Sol, la amiga del personaje de Laurita Fernández en Inconvivencia (jueves y viernes a las 23.30 por Telefe y en Flow). Sol es una lesbiana que quiere cumplir el sueño de ser madre. Convocada por los productores, sin embargo al público en general le cuesta asociar su nombre con su cara. “¡Ah, es ella!”, dice la mayoría de las personas que la reconocen por sus personajes, pero no retienen su nombre.

-¿Te molesta que suceda eso?

– Me encanta que así sea, porque tiene que ver con algo que traté de cultivar siempre, un bajo perfil que me interesa. En su momento me han convocado para cosas muy populares o de máxima exposición y tuve un momento de duda. No sé, no me siento cómoda en esas situaciones. Por eso prefiero siempre que me reconozcan por mi trabajo. Es mi personalidad, cada uno lo que prefiera. Yo me siento responsable de eso y me gusta de que así sea. La mayoría de las actrices que admiro tienen un perfil parecido. Ahora estoy ensayando con Paola Barrientos y me dice que se la confunden todo el tiempo con Erica Rivas. Es gracioso.

-Está bueno cuando te confunden con alguien que admirás. Pero no tanto si no es así, ¿no?

-Si. Seguramente, si hago una tapa de revista presentando a mi novio en la cocina de casa, tal vez cambiarían las cosas, pero no me sale.

Mirá también

-Ser famoso o tener popularidad y exposición son cosas que a veces coinciden con más trabajo, pero otras veces no. ¿Algunos lo buscarán como una forma de querer estar vigentes y asegurarse laburo?

-Puede ser. A mí lo que me funciona es que cuando decido hacer un trabajo, hacerlo bien. Siempre el trabajo me generó más trabajo. Entiendo que ahora está todo mas difícil y más mezclado.

Perfil bajo. Marina Bellati prefiere que la reconozcan por su trabajo aunque no se acuerden de su nombre. Foto: Juan Manuel Foglia.

-Las redes sociales son la gran vidriera ahora, son otra herramienta.

-Hay algo de las redes, un tejido del cual no me interesa ser parte y menos alimentar. Las generaciones más jóvenes lo saben usar. Pero cuando entro en esas disyuntivas, vuelvo a mis artistas favoritos y veo que no tienen redes y bueno, me quedo más tranquila. Tengo redes, pero las uso sin especular, como algo personal. Me siento una privilegiada total con respecto al trabajo. En esta profesión no sabés cuándo vas a tener o no; empieza y termina, pero no es fácil la continuidad. Pero ya lo tengo muy ejercitado y disfruto cuando no trabajo. Claro que por suerte se me armó hace tiempo una rueda interesante.

-¿Por qué pensás que te buscan para los productos más populares y por eso te vemos en tantos elencos televisivos como Los únicos, Malparida, Solamente vos, Loco por vos, 100 días para enamorarse y tantos más?

-No sé, quizás porque yo trabajo con mucha alegría, y con profesionalismo. Me costó encontrar el equilibrio y me pasa bastante que repito productora y equipo y siempre quedo en buenos términos. Creo no ser problemática, me considero bastante efectiva. Soy responsable y comprometida con lo que elijo. Por otra parte, eso es bueno y malo, porque si alguien encontró un personaje que funcionó, después te llaman para hacer lo mismo siempre y ahí deja de ser interesante.

Cara conocida. Bellati tendrá trabajo en teatro y cine en 2020. Foto. Juan Manuel Foglia

-De lo que se quejan todos los actores y actrices.

-Entiendo que los productores necesiten ir a lo seguro, pero resulta muy poco desafiante. En Inconvivencia, Sol es la amiga de Caro (Laurita Fernández) y una de las cosas que me atrajo del personaje es porque no tiene nada que ver con otras problemáticas que hice antes. Sol no es para nada estridente ni se va para el lado de la comicidad. Es una serie madura y el personaje también es así.

-Además son mujeres de generaciones distintas.

-Eso también me gustó. Yo tengo 38, diez años más y también en la vida yo tengo amigas de distintas edades que yo. Una de mis mejores amigas es Mercedes Morán. Y también tengo amigos más chicos que yo. Me encanta eso porque viene a romper con algo estructurado, su personaje viene a buscar en mí algo de experiencia. Y mi personaje es homosexual. pero también en ese sentido no es algo estructural. Hoy en día eso ya no es una novedad. El foco está puesto en otro lado. Su conflicto no tiene que ver con ser lesbiana, sino con que quiere ser madre soltera. 

– A lo largo de tu carrera interpretaste a la mejor amiga de la protagonista, a la hermana del protagonista. ¿Creés en eso de que no hay papeles chicos?

– A veces hacer de la mejor amiga, como concepto puede ser un rol ingrato, porque te pasás toda la tira diciéndole a la protagonista: “Amiga, si lo amás, hacelo”. Por eso cuando me llamaron para este personaje, me gustó que la cosa fuera por otro lado. En realidad a veces sí hay personajes chicos, pero lo importante para mí es que nunca sean planos. Si les encontrás una vuelta, el desafio es aprovechar las escenas que te tocan.

– Me han contado algunas actrices que en sus comienzos se cruzaron con productores que les sugirieron que se operaran la nariz o ese tipo de cosas. ¿Te pasó alguna vez?

– Nadie me lo dijo explícitamente, pero sí te puedo decir que hay algo de psicosis en el medio para la mujer, y es porque se pasa de exigencia.

-¿La padecés?

– Si, y también como espectadora. Hay una exigencia muy grande hacia la mujer con respecto a la edad, al talle de jean. de todo. Entiendo la industria y lo que responde a ciertos cánones, pero por otro lado, molesta. Ahora estoy viendo varias series inglesas y españolas (Mrs. Fletcher y Mujeres del hampa) en donde las protagonistas no son modelos, son personas. Es algo mucho más cercano y me identifico más, porque las personas que me rodean y yo misma somos mucho más parecidas a eso.

– ¿Sentiste en algún momento algún tipo de presión?

– Te presionan mucho. Si estás trabajando con alguien de tu edad que tiene la cara muy intervenida, y te mirás en el espejo del camarín al lado, por ahí siento que no encajo. Pero salgo de ahí y me meto en el subte y es un alivio. Entiendo que puede ser una presión insoportable para algunas, no lo juzgo. Es muy fuerte, por eso está bueno vincularse fuera del medio también. Yo entro al medio para trabajar.

A Marina le ofrecieron ser parte de una serie en España pero tuvo que dejarla para más adelante. “Viví unos años allá y tengo amigos y familia. Es un país muy generoso conmigo. Pero tuve dejar pasar esa oportunidad porque se superponía con otros compromisos. Pero ya va a llegar”, asegura. Marina está en pareja hace dos años con el cineasta Pablo Levy y hay algunos planes juntos entre los proyectos.

Mirá también

Por otra parte, ensaya para estrenar el 10 de enero en el Multiteatro, ParaAnormales, escrita por Matías Del Federico y Daniel Veronese, quien también dirige. “Es una comedia con mucho humor negro sobre un grupo de padres de colegio entre quienes están los padres de un niño con Asperger”. Bellati compartirá cartel con Carlos Portaluppi, Paola Barrientos, Laura Cymer, María Figueras y Gonzalo Suárez.

– Esta es otra historia que habla de lo cotidiano, con personajes cercanos, ¿no?

– Si, la trama saca todas las miserias imaginables y me gusta mucho que refleje nuestra idiosincrasia. Estamos hablando de nosotros. Son muy lindas las adaptaciones teatrales, pero se volvió una moda. Es válido, pero en esta obra encuentro mucho mas cercanía y disfrute. Puedo contar mi personaje con otra verdad.

-¿Confiás en que se pueda remontar la crisis que afecta al teatro?

– Ojalá. Me parece bueno apostar a cosas que nos representen como esta obra. Tenemos autores del carajo, ¿por qué no probar con historias que hagan ellos, que nos interpelen realmente? Ojalá que repuntemos todos. Me gustaría que no sea un bien de lujo ir al teatro varias veces por mes. Espero que la gente pueda volver a ver de todo un poco.

Mirá también

Proyectos no le faltan. Este año, Marina además estuvo en el cine con Los adoptantes. “La del cine es una industria que está abandonada y da trabajo y es patrimonio. La tenemos que proteger más”, dice. En febrero comienza los ensayos de otra obra que hará desde abril en el Cervantes dirigida por Mariana Chaud. “Y hay varias cosas más para la segunda mitad del año. Ya veré cómo hago con todo”.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1