Mariano Martínez: retrato del galán que entró en la era de la madurez



Alguna vez fue uno de los galanes más solicitados de la tele. De aquel futbolista y cantante Martín “Rey Sol” Marquesi de Son amores, preocupado por su cabellera que causó furor, hasta el policía Diego Pereyra que interpreta actualmente en Separadas (a las 22.30, El Trece) pasaron casi 20 años. Parado en ese lugar, a los 41, Mariano Martínez empieza a pasar la posta de galán tradicional e instalarse en otro rol.

En la nueva tira de Polka, el elenco femenino es el que va al frente. Y los varones se acomodan alrededor de las protagonistas, armando los rompecabezas de cada historia. A Martínez esta vez le tocó hacer de polícía, pero encubierto. Así que se dedica más a jugar al detective y, a la vez, a preservar su verdadera identidad. 

En la trama, su nombre real es Joaquín Osorio, pero se presenta como el arquitecto Diego Pereyra. Y aunque su accionar está enfocado en resolver el caso de la estafa que afecta a las protagonistas y ahora también el crimen del supuesto estafador, Fabio Valdés (Marco Antonio Caponi), no deja de mostrarse como un seductor. Principalmente con el personaje de Agustina Cherri (la policía Romina Baldi), con quien tiene un constante tira y afloje en varios sentidos.

Mariano Martínez en Separadas (El Trece) con Agustina Cherri, su amor de ficción.

El personaje de Martínez, como él mismo en la vida real, está en pareja y tiene una hija. Como guiño al público, su hija mayor, Olivia, de 10 años, interpreta a Micaela, su hija de ficción. Este personaje es el debut de Olivia Martínez como actriz. 

Con más de 40 años, Martínez es ahora el que instruye a un principiante, en este caso su hombre de confianza, Nicolás (Vico D’Alessandro), con quien tiene un trato paternal. Juntos montan la fachada de ser fanáticos del entrenamiento físico para ir como habitués al gimnasio que administran las hermanas Martina y Clara Rivero (Celeste Cid y Mónica Antonópulos), pero siempre con el objetivo de descubrir el caso policial.

El perfil de Pereyra/Osorio es más adusto, se muestra un tanto fóbico y menos naif que sus antecesores en otras ficciones, tratando de sostener una falsa identidad en público debido a su investigación. Su personaje sigue siendo un tipo de barrio, pero ya en la madurez algo más oscuro, no sólo por su profesión, sino porque también le oculta a Romina cuál es su verdadera situación: que está casado.

Su esposa de ficción, Victoria (Laura Azcurra), también es otro guiño cómplice para espectadores atentos y memoriosos: ambos fueron una de las parejas románticas de la tira Campeones, hace 21 años, cuando los dos empezaban a hacerse conocidos en el medio. 

Esta vez, a Martínez le toca un rol menos edulcorado en el amor, ya que su pareja entrará en crisis cuando se enamore de Romina y toda su estructura familiar tambalee.

Martínez vivió en carne propio, más de una vez, conflictos de pareja que terminaron en separación y divorcio, pero ahora logró reestablecer la armonía en su vida privada y sólo deberá resolver la situación de su personaje de ficción. Incluso, una ex novia de Martínez hace muchos años, Marcela Kloosterboer, es otra de las protagonistas y todo fluye en paz.

En Separadas hay otros varones en distintos roles: el español Maxi Iglesias (Felipe), quien enamora a Martina; Andrés GIl, que se mueve entre las hermanas Inés (Julieta Nair Calvo) y Carolina (Gimena Accardi), y Vico D’Alessandro. Ellos podrían ser los que encargados de tomar la posta de galanes jóvenes. Mientras que que Ludovico Di Santo, Sebastián Estevanez y Fabio Di Tomasso se reparten otros personajes masculinos más enfocados en distintos problemas cotidianos.

Con muchas fanáticas ganadas a lo largo de los años, Mariano Martínez está sumando matices a sus nuevos personajes para ir despidiéndose de a poco de aquel galancito que lo lanzó a la fama y abrirle paso al actor en su momento de madurez.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *