Margaret Thatcher y Lady Di subirán la temperatura de The Crown 4



Si bien los fanáticos de The Crown están acostumbrados al constante recambio de actores, el estreno de la cuarta temporada, que será el 15 de noviembre por Netflix, cuenta con dos incorporaciones sumamente esperadas: Gillian Anderson como Margaret Thatcher y Emma Corrin como Diana Spencer.

Los diez nuevos episodios tienen dos historias centrales. Por un lado, lo político, con manifestaciones y conflicto bélico y, por otro, el apuro de la familia real por conseguirle una esposa al príncipe Carlos.

La temporada comienza en 1979, con la llegada al poder de la mujer que se convirtió en primera ministra británica, y termina en 1990, en medio de múltiples problemas familiares que años más tarde provocarían el fin del matrimonio heredero a la corona.

La Thatcher de Anderson hace su aparición en el capítulo número uno antes de convertirse en la líder política del país. Al igual que la de otros actores, la transformación física de Anderson, que ya se vio en los avances, es sorprendente. Más allá de la peluca y el maquillaje que lograron una gran similitud con el personaje verdadero, hay un inmenso trabajo actoral.

Gillian Anderson en la premiere de la tercera temporada de The Crown que se llevó a cabo en Londres en noviembre de 2019. Foto: Reuters/Peter Nicholls/File Photo.

La intérprete logra un tono de voz lento y quebradizo que da cuenta de la edad de la mujer. Ése se convierte en el único rasgo de debilidad de Thatcher. Con miradas y gestos crea a un personaje sumamente frío y determinante.

La sinopsis ya adelantó que la cuarta parte refleja la tensa relación entre Isabel II (Olivia Colman) y Thatcher. Sin embargo, el primer encuentro entre la monarca y la política sale mejor de lo que esperaban. Isabel está ansiosa de poder trabajar con una mujer y Thatcher descubre que la reina es una persona más interesante e informada sobre su país de lo que ella pensaba.

Ese sentimiento de trabajo en equipo dura poco. La segunda reunión se da en una de las propiedades reales, donde la abogada asiste con su esposo y ambos se encargan de marcar las diferencias entre ellos, proveniente de una clase trabajadora y la familia real.

La mujer es un animal político que a pesar de que todos sus ministros se opongan a varias de sus medidas, no le tiembla el pulso a la hora de privatizar empresas estatales y aplicar una fuerte política monetarista. Desde el primer minuto propuso hacer un cambio radical en el país. La forma le costará enfrentamientos con personas de su propio partido, la reina y los ciudadanos.

Su rol en el Estado se combina con su vida de esposa, y los quehaceres del hogar, como planchar y desarmarle valijas a su esposo, cosas que en los primeros capítulos de la serie no tiene intención de dejar de hacer.

La entrada de Diana, tal vez el personaje más requerido por el público, se hace esperar un poco más. Corrin fue la elegida por los directores para ponerse en la piel de Lady Di. Se trata de una actriz casi desconocida, que probablemente cuando The Crown desembarque en Netflix se convierta en una de las más codiciadas.

Emma Corrin como Lady Di en The Crown temporada 4. Foto: Des Willie/Netflix via AP.

Después de estudiar teatro en Cambridge, tener una pequeña participación en la serie Grantchester (2019) y ser parte de pocos capítulos de Pennyworth, encarna a una tímida chica de 18 años que ayuda en un jardín de infantes y trabaja medio tiempo limpiando la casa de su hermana, Sarah Spencer.

La futura princesa aparece disfrazada de árbol, escondida detrás de una maceta. Así es el primer encuentro con el príncipe Carlos. Aunque parece algo casual, estuvo planeado por Diana, quien, como revela Sarah, estaba obsesionada con conocerlo.

Carlos se da cuenta de que Diana tiene todo lo que su familia le venía pidiendo para una pareja. Que tenga buenos modales y que la gente la quiera. La serie muestra cuando él la llama por teléfono por primera vez y la invita a salir.

Mientras las tensiones sociales y políticas van en aumento por las medidas de Thatcher, quien termina llevando al país a la Guerra de las Malvinas, este romance que comienza siendo casi perfecto, enamora al pueblo y lo distrae en ciertos momentos de la realidad que vive.

Los capítulos ilustran el cuento de hadas que Diana empieza a vivir y el amor de la gente que la sigue a cada lugar que va. Luego de demostrarle a la familia real que puede convertirse en la esposa que desean, se lleva a cabo la boda que fue vista por 750 millones de personas, una cifra record que demostró la aceptación que tenía Lady Di entre los ciudadanos.

Pero los conflictos en el matrimonio no tardan en llegar y, mientras Diana lucha con problemas de salud, el príncipe Carlos retoma su relación con Camila Parker, la mujer que siempre quiso, pero con la que nunca se le permitió estar.

Aunque son personajes sumamente distintos, Thatcher y Lady Di tienen algo en común. La relación con la familia real, que a media que pasan los capítulos queda cada vez más fragmentada.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *