Mandy Moore pudo haber sido Britney Spears y terminó siendo la Rebecca Pearson en This Is Us



Ya se sabe que Rebecca Pearson, la madre de This Is Us, es mucho más que una cantante frustrada devenida en ama de casa. Lo que no es tan sabido es que la actriz que le da vida, Mandy Moore, pudo haber sido Britney Spears, pero se quedó a mitad de camino, aunque el destino le deparaba esta serie como enorme recompensa.

Para Mandy hubo una vida de aspirante a estrella pop antes de convertirse en un ejemplo de madre y esposa en la ficción creada por Dan Fogelman. Nacida el 10 de abril de 1984, creció en Altamonte Springs, una pequeña ciudad de Florida en las afueras de Orlando. Su madre, Stacy, es una ex periodista que trabajó para el diario Orlando Sentinel, y su padre, Donald “Don” Moore, es un piloto de American Airlines.

Desde chica, Moore quiso ser actriz y cantante. Ya de niña empezó a actuar en puestas de teatro locales, y fue una figurita repetida a la hora de cantar el Himno de los Estados Unidos en eventos realizados en Orlando. Por eso empezó a ser conocida como la National Anthem Girl, es decir, la “Chica Himno Nacional”.

Mandy Moore es Rebecca en “This Is Us”.

A los 13 años empezó a dar recitales en bares y fiestas privadas. Cuenta la leyenda que, un día, mientras trabajaba en el estudio, fue escuchada por un empleado del correo privado FedEx que tenía un amigo en la discográfica Epic Records. Quedó encandilado por la voz de esa chica y le mandó a su amigo una grabación del repertorio de Mandy. Al poco tiempo, Mandy estaba firmando contrato.

Dejó la escuela secundaria para ponerse a trabajar en su álbum debut. Y, a principios de 1999, se fue de gira como telonera de ‘N Sync por América del Norte, experiencia que repitió con los Backstreet Boys. Cuando salió Candy, su primer simple, fue un éxito de ventas, y la compararon con otros cantantes de pop adolescente como Britney Spears, Jessica Simpson y Christina Aguilera.

Admiradora de Bette Midler y de Madonna, en esa época era una rubia platinada que, con su voz de soprano, soñaba con alcanzar la popularidad mundial de Britney. Se la llegó a presentar como su principal rival. A sus dos primeros discos, So Real y I Wanna Be With You, les fue bien, pero no tanto como para rivalizar con la Princesa del Pop.

Mandy Moore envejecida para su personaje de Rebecca Pearson.

Para 2001, cuando preparaba su tercer disco, Moore ya decía cosas como “toda la música se está viendo y sonando igual”. Además declaró que había decidido que no quería “ningún bailarín más ni cantar más playback”. Es decir, empezaba a rechazar a la maquinaria del pop prefabricado. Pero su voz le permitió iniciar una carrera alternativa en el cine.

Desembarcó en Hollywood ese mismo año, haciendo la voz de una osa en Doctor Dolittle 2 y con un pequeño papel en Diario de una princesa, donde se presentaba como la antagonista de una jovencísima Anne Hathaway.

Después le llegó un protagónico en Un amor para recordar, más adelante un rol secundario en ¡Porque yo lo digo!, junto a Diane Keaton, y en Licencia para casarse, donde compartió cartel junto a Robin Williams. Su voz perfecta la llevó años más tarde a ser Rapunzel en Enredados y Enredados por siempre, de Disney, y a cantar todas sus canciones.

Mandy Moore. Foto AFP

Siguió grabando discos (Coverage, 2003; Wild Hope, 2007; Amanda Leigh, 2009), pero su foco estaba puesto en la actuación. A la par que trabajaba en cine, empezó a participar en series.

Mientras tanto, su corazón sufría por una serie de relaciones poco afortunadas. Su primer amor fue Wilmer Valderrama, de la serie That ‘70s Show, cuando ambos tenían 16 años: duraron hasta los 18. Después estuvo con el actor Zach Braff, de Scrubs, entre 2004 y 2006. Y luego estuvo en pareja con el tenista Andy Roddick, que por entonces llegó a ser el número uno del ránking, pero se separaron luego de que él le fuera infiel.

Su pareja más duradera y tóxica fue con el cantante Ryan Adams. Estuvieron juntos desde 2009 hasta su divorcio, en 2016. El cantante fue denunciado por varias parejas anteriores a Moore por su carácter violento. Como fuera, mientras mantuvo esta relación Mandy estuvo alejada de la música: según contó después, él le decía permanentemente que carecía de talento.

Milo Ventimiglia, como Jack Pearson, y Mandy Moore, como Rebecca, en “This Is Us”.

A la par que se libraba de ese esposo indeseable, le llegaba su despegue definitivo con This Is Us, su primer protagónico en una serie. Su carrera musical estaba en pausa y no encontraba proyectos cinematográficos que la entusiasmaran. Entonces se probó para el papel de Rebecca y para el público de todo el mundo se convirtió en esa chica de voz armoniosa, hija de una familia rica, que cantaba en un bar cuando conoce al amor de su vida, Jack.

Ellos son las raíces de This Is Us, los padres de los mellizos Kevin (Justin Hartley) y Kate (Chrissy Metz), y el “trillizo” adoptado el mismo día del nacimiento de los bebés, Randall (Sterling K. Brown). Es decir, “The Big Three”.

“Ella es todo lo que puedes esperar que sea. Es gozosa, divertida, una trabajadora profunda y significativa. Siempre está presente. Está muy conectada con su personaje, Rebecca, y comprometida con su carácter. Para todos los efectos, cuando las cámaras están rodando, somos marido y mujer. Ella es una mujer hermosa y es amable y cool, inteligente y divertida, pero también es un ser humano bueno, amable y eso hace que el trabajo sea aún mejor”. ¿Quién lo dijo?

Mandy Moore. Foto AP

El actor Milo Ventimiglia, que interpreta a Jack Pearson, se deshace en elogios para su compañera de cartel, en la serie emite Fox Premium y DirecTV Go. Y es que Mandy Moore le insufla a Rebecca toda la paleta emocional necesaria para que vaya evolucionando a lo largo de los años, desde aquella inocente veinteañera hasta convertirse la abuela de los niños de sus hijos.

Con su trabajo actoral completa el asombroso maquillaje que hace que rejuvenezca o envejezca según las necesidades de cada capítulo, en esta doble línea temporal que transita This Is Us y que es uno de sus sellos de fábrica.

Rebecca hace equilibrio entre los cinco integrantes de su grupo familiar. Se desvive por ser buena madre y estar presente en cada etapa de sus hijos, respetando sus diferencias. A la vez, conserva su rol de la mujer amorosa de la que Jack se enamoró en aquel bar donde ella cantaba.

Mandy Moore en su época de cantante pop. Foto AP

En 2018, en pleno éxito de la serie, Mandy se volvió a casar, esta vez con el guitarrista Taylor Goldsmith. Parece un cuento de hadas con final feliz: volvió a la música (grabó su séptimo disco de estudio, Silver Landings), recibió una estrella propia en el Paseo de la Fama de Hollywood y, por si esto fuera poco, en septiembre anunció que está embarazada de su primer hijo, que nacerá a principios del año que viene.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *