Mañana no hay clases: el hit de Sebastián Yatra que sexualiza a chicas de colegio



La canción se lanzó hace tres meses, pero pocos se pusieron a repensar la letra y a ver con atención el mensaje del videoclip en la era del #MeToo, de las denuncias masivas de acoso y abuso y hasta sexualización de menores. El cantante colombiano Sebastián Yatra está bajo la lupa por un hit llamado Mañana no hay clases.

El novio de Martina Tini Stoessel, de 25 años, oriundo de Medellín, suele despacharse con canciones románticas e incluso con otras bien alegres (trap, reggaeton y distintas fusiones), pero en esta oportunidad sus productores decidieron que fuera protagonista de un tema que en redes sociales es repudiado. Claro: en radios, TV, en fiestas el hit suena sin parar.

La letra empieza así: “Ella quiere 24/7, se ve tranquila, pero le mete 24/7… no quiere rosas quiere juguetes. Cuando ella le mete, no quiere flores quiere billete 24/7… ella quiere 24/7”. En el video, se ve a chicas de colegio, con su uniforme, a dos hombres mayores (los cantantes Ñejo, de 44 años, y Dálmata, de 39) seduciéndolas y arengando a encuentros fuera de la escuela.

Mañana no hay clases, el hit de Sebastián Yatra que sexualiza a menores.

“A las 12, Cenicienta, toma y se revela, 9 suma con 60 y no fue a la escuela. Que fantasía si tiene gemelas. Hoy salimos pase lo que, pase pase que mañana no hay clase, pase que mañana no hay clase pase, que mañana no hay clase”, invitan los adultos a las chicas en cuestión. Como suele pasar con las impunes letras del reggaeton y sus clips, son celebradas por millones y hasta cantadas por personas que no se plantean realmente de lo que se habla.

La letra, provocadora, va más allá: “Ella es de esas gatas, me dice que en la cama no hay quien la mata, y más cuando ponen musiquita de Sebastian Yatra”. En otro tramo, la canción continúa así: “Yo creo que si le gano puedo invitar a todas estas nenas. (…) Ella galope y yo como el coyote, que la correcaminos conmigo se tope, indomable, como yegua sin jinete anda siempre sexy, bien vestida y maquillada. Es una abusadora con su figura matadora y quien la mira se enamora al instante, cayéndole el embrujo de su mirada hipnotizante, hechizante, caliente y brillante como diamante”.

Sebastián Yatra y el repudiable hit de la polémica.

El video oficial ya cuenta con más de 20 millones de reproducciones en YouTube. Y en los comentarios se puede leer el enojo de fans y no fans del cantante: “¿La pedofilia normalizada?”. “Hablan naturalmente de niñas de colegio”. “Machirulo resultó Yatra”. “Naturalización de la pedofilia sin tapujos”. “Asco. Cultura patriarcal de dinosaurios”.

Ñejo, llamado en realidad Carlos Daniel Crespo Planas, es un músico puertorriqueño que se dedica al reggaetón. Dálmata, en tanto (Fernando Mangual Vázquez su nombre real) también es puertorriqueño y se enfoca en el mismo género musical. En esta ocasión se aliaron al colombiano y lograron una explosión mediática que no fue cuestionada. El reggaeton nos tiene acostumbrados a barbaridades discursivas y audiovisuales.

En octubre del año pasado se conoció un informe universitario que daba cuenta de que Maluma y otros reguetoneros eran los reyes de la violencia machista. Sociólogos de la Universidad de Chile examinaron letras y llegaron a esa potente conclusión.

Maluma, rey del machismo musical según un estudio universitario. (Instagram).

“Ni pobre diabla ni candy: violencia de género en el reggaetón”. Así se titula el estudio que cobró fuerza a partir de la publicación en el diario mexicano El Universal. Un informe que ratifica la misoginia en ese género musical. Maluma, el abanderado.

La socióloga Karina Arévalo y sus colegas hicieron maratón de escucha de reggaetón para determinar si en las letras de las canciones se presentaba “una o más de las cinco dimensiones principales de violencia de género (entendida ésta como “una construcción social, cultural e histórica que asigna ciertas características y roles a las personas según su sexo)”.

Las investigadoras seleccionaron las cinco canciones reguetoneras más populares en cada año del periodo de 2004 a 2017, lo que representó un total de 70 transcripciones. Y como era de esperar, la mujer era la gran destinataria de la agresión.

El cantante estadounidense Nicky Jam, otro que está bajo la lupa.

De las 70 canciones analizadas entre 2004-2017, sólo 11 (menos del 16% de ellas) no contenían ningún tipo de violencia de género en sus letras. En las otras 59 había 568 menciones a alguna de las cinco dimensiones violentas ejemplificadas. El reggaetón más violento: el de Maluma, Cuatro Babys. En ese hit hay 44 menciones de violencia, más del doble que el segundo lugar, que fue para La Gata, de Nicky Jam, con 26 menciones.

“El tipo de violencia más frecuente en el reggaetón fue la simbólica (que es mencionada en 66% de las canciones de la muestra), seguida de la psicológica, la sexual, la física y, por último, la económica”. Además, en términos generales, los niveles de violencia en las canciones se mantienen estables a lo largo del tiempo, como si todos los movimientos feministas y las campañas contra de la violencia de género no hubieran influenciado en los artistas.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *