Luis Miguel, la serie: ¿por qué el astro mexicano estuvo 11 años sin ver a su hija?


Luis Miguel, entre dos tiempos: 1992 y 2005. Sus búsquedas se cruzan, repite algunos errores y otros parecen haberse instalado en su vida. En el pasado, Micki se reencuentra con su hija Michelle Salas pero… por alguna razón se aleja hasta el presente. Y así, Luis Miguel, la serie, la biopic de Netflix protagonizada por Diego Boneta lleva la trama hacia algunos lugares oscuros que, de una manera u otra, explican ese presente. El nuevo ayudante de Hugo López, el mánager del Sol de México, es el gran incitador de una rivalidad que hace que por momentos el intérprete pierda el rumbo y tome decisiones que lo alejan del sendero. Es así como, convencido por Patricio Robles, viaja a Viña del Mar cuando en realidad debería haber estado junto a sus hermanos y decide despedir a su guitarrista y compositor, Kiko Cibrián, por la forma en que se saluda con un tal Cris Valdés.

Después de presentarlo como quien puede destronar al Sol, y de que el mismo Luis Miguel lo empiece a percibir como una amenaza, Micki decide interrumpir la grabación de su disco, el futuro Aries, para mostrar su vigencia en Chile. Es ahí donde se topa con su competencia, Cris Valdés, o mejor dicho Cristian Castro. En plena juventud y con su histrionismo de siempre, el hijo de Verónica Castro se impone con un mechón claro y esa clásica sonrisa que lo caracteriza. Si había alguna duda sobre quién era el autor de “No lo harás” [hit que tiene la melodía de “No podrás”], basta verlo en escena y es inconfundible.

Trailer de “Luis Miguel, la serie”, temporada 2 – Fuente: Netflix

El fantasma del incipiente éxito de Valdés hace que, de acuerdo a la serie, Luis Miguel deje en casa a Alex y a Sergio, sus hermanos. En medio de ese viaje promocional, Alex sufre un accidente por el que el cantante vuelve a casa y comienzan a notarse los roces y quiebres familiares. Su enojo hace que una discusión con el segundo Gallego-Bastari termine en la decisión de Alex de alejarse de su hermano, quien le advierte que o se vive cómo el dice o no le pasará más plata. En medio de esos ataques de furia surgen genialidades, como la idea de que Kiko Cibrián se convierta en el productor del disco que suceda a Romance (1991). Es él quien escribe uno de los temas más importantes de la carrera de Micki: “Suave”.

En dos tiempos aparece Michelle, primero con 4 años y ganas de conocer a su papá; después, a los 18 años, con muchas preguntas sobre el motivo por el que pasaron 11 años desde la última vez que se vieron. Micki se emociona en las dos oportunidades al ver a la niña y a la adolescente [encarnada por la argentina Macarena Achaga]. Sin embargo, cuando ella quiere un poco más y le propone vivir con él mientras su madre se muda a Miami, la vuelve a alejar. Y así está Luis Miguel en una casa enorme, con recomendación de estar fuera de los escenarios después de perder parte de su oído en un accidente durante un concierto, y sin gente cerca.

Así se muestra al Sol entre el éxito y la soledad… alejado de Erika, cerca de Paula, en un bote con una decena de griegas, tratando de reencontrarse con su hija.

Más allá de la escena y de las especulaciones sobre la competencia entre los dos astros mexicanos, existe una historia que contó hace no tanto el hijo de Verónica Castro. Según reveló en PH: Podemos Hablar, ellos tenían un vínculo de amistad que se cortó por una mujer. Al parecer, Micki se enamoró de Daisy Fuentes, modelo cubana que estaba en pareja con su colega. El cantante de “Azul” habría dado el visto bueno para que su amigo saliera con su chica; sin embargo, Luis Miguel, quien estuvo en pareja casi 6 años con la cubana, se habría alejado de Castro, quien aún tiene esperanzas de retomar aquel vínculo.

“Yo estaba saliendo con una chica que se llama Daisy Fuentes y él vino a meterse, eso fue lo que nos distanció. La empezó a enamorar y ella me lo decía. Entonces, como para mí Luismi era un hermano y sentía que ella realmente le gustaba, le dije a Daisy que probara a salir con él. Lo dejé meterse porque lo quiero mucho”, reveló al citado medio Castro.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *