Lugar, del Saluzzi-Fracchi-Bisgaard Trio: belleza y austeridad sin fronteras ni límites



Un trabajo que reúne al guitarrista José Saluzzi con dos artistas de similar sintonía, el contrabajista italiano Juan Fracchi y el baterista dinamarqués Ulrik Bisgaard. Una propuesta que trasciende fronteras estilísticas, una música sin límites definidos que transmite una delicada fascinación dada en partes iguales por su cristalina sonoridad como por los mensajes de austera belleza.

Lugar es un trabajo con composiciones de Saluzzi y Fracchi junto con dos clásicos de la música argentina como Malena, de Demare-Manzione y Agitando pañuelos, de Adolfo Abalos. El espíritu que trasunta este cuidado disco del sello Ceibo Música es camarístico, con una impronta improvisadora muy marcada en la que descubrimos a un trío de versátil. Composiciones que demuestran un aspecto meticuloso en estos músicos que logran una música creativa con arreglos que realzan esa integración.

El disco abre con Tit er jeg glad, de Nielsen-Ingemann, y en el que Saluzzi sobresale como la voz discursiva con un arreglo que va proyectándose sobre el contrabajo que se convierte compás a compás en su interlocutor. Un diálogo sereno contrastado por el sonido grueso, saturado de Fracchi con la límpida sonoridad de la guitarra acústica. Un tema quieto que resulta una introducción adecuada a este trabajo que suena a retrato del grupo y nos anticipa ese pulcro manejo de sus dinámicas.

Así es la tapa de “Lugar”, del Saluzzi-Fracchi-Bisgaard Trio, el flamante lanzamiento de Ceibo Música.

Almanda, de Saluzzi, es una composición que transita varias atmósferas; el fraseo del guitarrista nos habla de la influencia de Pat Metheny, aunque sin duda este trabajo tiene profundas raíces en la música popular, con una mirada contemporánea, abierta y sin anclajes demasiado evidentes.

Lugar, de Fracchi, es un tema que habla de espacios, de un lirismo concreto en el que el contrabajista pulsa un tempo de lejana milonga mientras que edifica un mensaje cargado de un énfasis multiétnico al que le sigue la guitarra con una expresividad matizada por diferentes mundos melódicos, de fraseo lineal y con Bisgaard que acentúa desde sus tambores los climas de esta exquisita composición.

Torgenfri II, también de Fracchi, confirma el tono conceptual de este disco, que entre sus aspectos más destacados surge la elegancia de las líneas melódicas y un esquema armónico sólido en términos compositivos. Las voces del trío encuentran en ciertos espacios la libertad para desarrollar sus propias ideas rodeadas de un entramado armónico-rítmico inteligente. Los solos surgen naturales de la propia composición dándole un clima de coherente integración.

Incito, de Saluzzi, nace con un ágil arpegio sobre el cual el contrabajo construye un mensaje que crea una tensión que no parece querer definirse mientras una melodía abstracta, lánguida, surge de la guitarra como un vuelo rasante que termina en un silencio desde el que nuevamente el ciclo de guitarra y contrabajo vuelve a comenzar. Un tema redondo que muestra a Fracchi como un artista que empuja los límites desde el instrumento.

Las composiciones del trío exhiben una moderna arquitectura sonora.

Malena representa todo un desafío en términos de lo que cada artista pretende decir con este clásico; la versión del trío tiene una introducción de guitarra, una cuerda estilizada, cautivadora y levemente melódica que desemboca en el contrabajo. Dos aspectos destacables de esta versión son el lento devenir melódico, melancólico y el espacio que le permite al trío concentrar en cada nota una energía cargada de nostalgia.

Buscando el centro, otro tema del contrabajista, tiene una introducción de su instrumento, que aporta un marcado acento rítmico sobre el que improvisa Saluzzi y desde el que evidencia un amplio mundo de influencias. La cuerda flamenca se reúne con el mundo de Badem Powell y el espíritu de la música gismontiano.

El disco cierra con la zamba Agitando pañuelos tan lenta como puede concebirse. El arreglo al unísono de guitarra-contrabajo le da un aire potente a la cadencia agridulce mientras la guitarra da la sensación de alguien que mira hacia el horizonte como despedida. Lugar muestra a un trío en una búsqueda interesante con sonoridad propia y composiciones de moderna arquitectura.

Lugar (Saluzzi-Fracchi-Bisgaard Trio)

Calificación Muy bueno

José Saluzzi Guitarra acústica Juan Fracchi Contrabajo Ulrik Bisgaard Batería.

Editado por Ceibo Música.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *