Los regresos más especiales de Mirtha Legrand a la televisión



Te contamos algunos de los regresos más especiales de Mirtha Legrand a la televisión Crédito: Instagram Mirtha Legrand

En 52 años de programa, Mirtha Legrand tuvo varios regresos icónicos a la pantalla chica. Después de unas merecidas vacaciones, tras alguna tragedia familiar o eventos especiales, la diva de los almuerzos siempre volvía a la televisión para alegrar a su público y mantenerlo informado.

“Me encanta lo que hago. Me gusta trabajar, estar en contacto con la gente. Siempre quise ser famosa y destacarme. Me gusta ser Mirtha Legrand”, le decía a comienzos de 2020 a LA NACION en una entrevista exclusiva. “Cada año pienso en retirarme y digo que es el último año, que ya estoy grande”, confesaba en ese entonces. “Estoy grande, pero estoy bien. Mi cuerpo y mi cerebro están bien, entonces por qué no voy a seguir”, agregaba.

Hoy, a cuatro días de su esperada vuelta tras un año alejada de sus programas debido al coronavirus, repasamos algunos de los regresos más especiales de la conductora a sus ciclos.

El regreso tras la dictadura militar

Cuando el 10 de diciembre de 1983 regresó el sistema democrático a nuestro país, los medios de comunicación volvieron a ofrecer una programación sostenida en la libertad y la pluralidad ideológica. Algunas figuras regresaron del exilio forzado por razones políticas y comenzaron a transitar el espacio salvajemente arrebatado por el gobierno de facto. En el caso de Mirtha Legrand, su vuelta a la televisión abierta no fue sencilla. La diva hacía un tiempo que no trabajaba en televisión, pero no tanto como otros colegas. Durante algunos años, con los canales comandados por militares, pudo mantener al aire sus almuerzos por la pantalla del entonces Canal 13. El ciclo salía en vivo desde los estudios de Cochabamba y Lima en el barrio de Constitución, la locutora ya era Nelly Trenti y Mirtha abría el programa, que comenzaba a verse en colores, bajando una señorial escalera de utiliería. En el inicio, la diva daba su famosa “vueltita” y mostraba las “rosas rococo rosadas” del centro de mesa. Naif y, dada la época, sin demasiada opción al debate de actualidad. Eran tiempos donde la “guerra de las vedettes”, toda una creación de los almuerzos, ocupaba las prioridades. Faltaban varios años para poder ver a la Mirtha de la “era moderna”.

¿Qué sucedió cuando volvió la democracia? Al flamante presidente Raúl Alfonsín, Mirtha no le caía nada bien y aunque años después se sentó en la comilona más famosa del país, lo cierto es que no vio con buenos ojos que Legrand ocupara un espacio en los canales aún estatales. Mirtha deseaba volver a la televisión. Pasaba largos veranos en su chacra de José Ignacio, en Uruguay, pero el ocio extendido nunca fue lo suyo. Eran tiempos donde los animadores Quique Dapiaggi y Sergio Velasco Ferrero, que habían trabajado mucho durante los tiempos del gobierno de facto, no tenían cabida en los medios que buscaban una programación con un nivel más elevado y sin personajes que habían tenido pantalla en los años de la dictadura. Se hablaba de una “Patota Cultural”, que no era otra cosa que una mayor injerencia de los intelectuales en la vidriera pública. Eran tiempos donde se decía que “era indecoroso ver comer a gente por televisión cuando gran parte de la población pasaba necesidades”. En consecuencia, era inviable que volvieran los almuerzos.

Finalmente, en 1988 la señal de cable VCC distribuyó Conversando con Mirtha Legrand, un ciclo de charlas que se grababa en el Hotel Alvear de Buenos Aires. Fue recién en 1989, con Carlos Saúl Menem al frente del Poder Ejecutivo, cuando la diva pudo regresar a la televisión abierta y con un gobierno democrático instalado en Balcarce 50. El ciclo se llamó Mirtha para todos, iba por la pantalla de ATC (Argentina Televisora Color) y se emitía, en vivo, los jueves por la noche con la presencia de invitados famosos. El programa tenía una escenografía importante dispuesta en el estudio 1 del canal, con una platea con público que la diva había pedido especialmente. Era una forma de encontrarse con la gente.

En 1990 volvió a su tradicional formato de los almuerzos, el caballito de batalla de la Legrand. Ya con producción de Daniel Tinayre y Carlos Rottemberg, la señal estatal de ATC fue la que devolvió el programa a la televisión. Ya no había rosas rococó rosadas y en la mesa podía sentarse un sexólogo o una chica trans. De todos modos, en la cabecera estaba ubicada una Mirtha de tono intermedio que había abandonado el espíritu naif de años anteriores, pero que todavía no se había instalado como la entrevistadora sagaz y sin pelos en la lengua.

El regreso tras un verano sin programa

Así volvió Mirtha Legrand a la TV en 2020

00:06

El 2020 arrancó de una manera diferente para Mirtha. Después de muchos años, la diva no realizó su tradicional temporada de verano en Mar del Plata debido a cuestiones de presupuesto, lo que la llevó a estar más de dos meses alejada de la pantalla chica.

El 8 de marzo, pocos días antes de que comenzara el aislamiento obligatorio provocado por el coronavirus, la estrella regresó a la TV para dar inicio a la temporada número 52 de Almorzando con Mirtha Legrand. “Estoy muy contenta de volver, de tenerlos a todos de vuelta, muchas gracias por todo”, le expresó a la producción de su ciclo asegurando que “la leyenda” continuaba.

Ni bien ingresó al estudio, Legrand omitió los comentarios políticos en su monólogo inicial apostando a un Almorzando que no circule por ese carril. Además de mostrar el look elegido para ese momento tan especial, la conductora mostró el nuevo decorado, al que calificó de “impecable”, y celebró el Día Internacional de la Mujer con una contundente frase: “las mujeres nos merecemos todo”.

El regreso tras la muerte de su hijo

El 29 de junio de 1999 Mirtha Legrand se tuvo que enfrentar al regreso más difícil de toda su trayectoria. Destrozada y con mucho dolor, la diva volvió a conducir su programa tras la muerte de su hijo, Daniel Tinayre.

“Este es el momento más duro y más difícil de mi carrera. Nunca creí que iba a vivir un momento como este. Perder un hijo es terrible. Nadie lo imagina. Por más que a una la gente trate de consolarla, solo el que lo vive sabe lo que significa”, dijo después de largos minutos de aplausos por parte de todo su equipo.

Por ese entonces, Legrand aseguraba que iba a seguir con su programa hasta el año 2000 para luego retirarse, sin embargo esta tragedia la hizo cambiar de opinión. “Me había propuesto no volver más a la televisión. Lo cierto es que me convenció tanto amor, tanto cariño de parte del público. He recibido miles de cartas. Hace cuatro meses que no salía de mi casa. Esto de hoy, de venir hasta este estudio, para mí es terrible”.

“Danielito me decía siempre: ‘No trabajes más, mamá. Ya has trabajado demasiado. Descansá y viajá que te va a hacer bien’. Todos me convencieron de que volver me iba a hacer bien, que me iba a hacer superar estos momentos tan duros, tan difíciles. Yo no lo creo. Creo profundamente que no volveré a ser la Mirtha de antes. Por eso les pido que me ayuden, que me tengan paciencia”, afirmó entre lágrimas por aquel entonces, en un primer programa muy especial y diferente.

El regreso desde la Quinta de Olivos

En marzo de 2017, Mirtha Legrand tuvo un regreso a la televisión completamente inusual. La diva de los almuerzos reapareció en la pantalla chica desde la Quinta de Olivos en una cena muy especial junto al por entonces presidente, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada.

Gestionar la entrevista le llevó a la producción de La noche de Mirtha más de un año. Finalmente la fecha se fijó en enero y se agendó el 18 de marzo, dos semanas después de que iniciara el período de descanso entre el fin de la edición de verano del programa, que se emitió desde Mar del Plata durante enero y febrero, y el regreso a la pantalla de eltrece.

Entre técnicos, producción, ambientación, cocina, asistentes, fueron 80 personas las que desfilaron por la quinta presidencial de Olivos durante aquél sábado para montar la escenografía y la técnica en la locación elegida, una residencia para huéspedes dentro de la gran propiedad presidencial.

“Yo te aplaudí con más entusiasmo”, le dijo Legrand a Macri ni bien comenzó el programa, antes de agradecerle a Awada por la decoración. “Te agradezco muchísimo porque sé que vos organizaste esto de la mesa, todo en blanco y negro”.

La llegada a un nuevo canal

En marzo de 2014 Mirtha Legrand estrenó nueva casa. La Chiqui hizo su debut en eltrece, canal en el que continúa hasta el día de hoy, después de algunos años en la pantalla de América. “No he venido a este canal a hablar mal de este Gobierno. No me han contratado para eso”, aclaró al comenzar el programa.

Durante la emisión, Mirtha recibió a algunos actores que por entonces estaban trabajando en la misma señal que ella: Araceli González, Carla Peterson, Dady Brieva, Isabel Macedo y Mauricio Dayub. En un programa que marcó el inicio de una era, Legrand dio su parecer sobre la actualidad del país, la posibilidad de opinar distinto y recordar aquel tiempo cuando se reunió con Isabel Perón y José López Rega para reclamar por el levantamiento de su programa. “Que me perdone, pero Isabel Perón no tenía muchas luces”, dijo picante como de costumbre.

El regreso tras la muerte de su hermano

Mirtha Legrand se quebró por la muerte de su hermano

02:44

Pasó tan solo una semana desde la muerte de su adorado hermano, José Martínez Suárez, cuando se produjo un nuevo regreso de Mirtha Legrand a la televisión, el 24 de agosto de 2019. Conmovida, por ese entonces la diva aseguró que necesitaba trabajar como una forma de atravesar el duelo.

“Estoy un poco caiducha, ustedes disculpen”, dijo ni bien comenzó el programa. “Todos los fines de semana, antes de salir al aire me llamaba por teléfono. ‘Chiquita, buena suerte’. Hoy lo extrañé. No lo olvidemos nunca. Este aplauso es para vos, José”, agregó en medio de un emotivo homenaje.

En medio de la presentación, la conductora pidió que la acompañen en este momento y explicó la razón por la cual decidió volver tan pronto. “No es fácil hacer un programa hoy, no es fácil. Lo pensé mucho”, analizó en voz alta. “Pero pensé que era mejor estar acá, porque me conozco. Si no venía iban a pasar muchos días y eso me iba a hacer daño”, contó. “Voy a tratar de hacer el programa lo mejor posible. Recién me llamó mi hermana Goldy, este beso es para vos, querida hermana. Y para José que está en el cielo, estoy segura. Que personaje, irrepetible. Chau José, chau querido hermano”.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *