Los excéntricos y costosos caprichos de Jeff Bezos



De un tiempo a esta parte, Jeff Bezos se convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo. Con una fortuna estimada en 187.000 millones de dólares, el fundador de Amazon tiene su futuro material asegurado para él y varias generaciones. Esta fortuna le permite a Bezos invertir y gastar en objetos e inmuebles sorprendentes, que por lo extravagantes pueden llamarse caprichos. Ahora que dejó de ser Director Ejecutivo de Amazon, este multimillonario de 57 años tendrá más tiempo libre para dedicarse a algunos de sus caprichos aquí listados:

Reloj de 10.000 años

No se trata de su inversión más grande, pero sí es una de las más curiosas. El Reloj de 10.000 años es una idea del inventor Daniel Hillis, que surgió a partir de observar que muchas personas ya no tenían expectativas por el largo plazo: “El futuro se encogió año a año durante toda mi vida. Creo que es momento de que empecemos un proyecto de largo plazo que haga que la gente rompa ese ciclo de un futuro decreciente: me gustaría proponer un gran reloj mecánico, motorizado por los cambios de temperatura estacional. Hará tic una vez al año, sonará cada siglo y el cucú saldrá cada milenio”, expresó en su presentación.

Algunas piezas del Reloj de 10.000 años ya están siendo fabricadas. Fuente: Long Now Foundation.

El proyecto faraónico de Hillis encontró un sponsor en Bezos. En 1999, el inventor de Amazon creó la Long Now Foundation (Fundación Largo Ahora) para patrocinar el Reloj de 10.000 años, en el que ya lleva invertidos 42 millones de dólares. El sitio escogido para la creación de Hillis, también llamado Reloj Long Now, son las rocosas profundidades de las Sierras Diablo en el oeste de Texas, en Estados Unidos. Es que el reloj estará oculto, y solo se oirá su sonido cada año, siglo y milenio.

Aunque todavía no hay una fecha para su finalización, el sitio oficial de la fundación Long Now señala que el diseño final y la ingeniería del invento están casi completas, y que varias partes del Reloj de los 10.000 años ya comenzaron su proceso de fabricación.

La propiedad más cara de Los Ángeles

El magnate tiene inmensas propiedades en las numerosas ciudades estadounidenses, como Seattle, West Texas, New York, Washington DC y Beverly Hills. Pero la mansión de Los Ángeles se destaca por varios motivos.

La mansión que Bezos compró en Beverly Hills, la llamada Villa Warner, es la más cara de Los Ángeles (también del Estado de California). Fue encargada por Jack Warner, presidente de los estudios Warner Bros., y finalizada en 1937. A pesar del paso del tiempo, la finca Warner no quedó desactualizada: la propiedad de 3,8 hectáreas tiene una casa principal, un campo de golf, pileta, una casa de huéspedes y una cancha de tenis, entre otros beneficios.

Vista aérea de la Villa Warner. Fuente: Forbes.

Bezos la compró en febrero del año pasado al también multimillonario David Geffen, y pagó por la finca Warner un precio que rompió los récords inmobiliarios de la zona: 165 millones de dólares depositó Bezos para adquirir una propiedad, que hasta hoy no usa como residencia principal.

Un Super-yate tan grande que necesita otro yate

A principios de año, la noticia se derramó como agua entre los medios de comunicación: Jeff Bezos había encargado un yate tan grande que necesitaría una segunda embarcación de apoyo. Aunque parecía una parodia, la empresa holandesa Oceanco, especializada en yates de gran porte, confirmó que estaba fabricando un modelo para el fundador de Amazon.

Aún no hay imágenes del yate, pero entre los detalles que aportó Oceanco están los impresionantes 127 metros de eslora (largo) de la embarcación, el yate de apoyo, el helipuerto y la factura de 500 millones de dólares.

La propiedad más grande de Washington D.C

Está claro que a Bezos le gustan las cosas inmensas. Tal vez por eso compró la propiedad más grande de Washington D.C. Y la excentricidad no se limita al tamaño: el inmueble era usado por el Museo Textil de Washington, que se mudó a la Universidad George Washington para hacerle espacio al magnate.

Las dos propiedades ensambladas que forman la super mansión de Bezos en Washington D.C

Actualmente, espacio es lo que le sobra a la nueva propiedad de Bezos, ubicada en el exclusivo barrio de Kalorama, con vecinos ilustres como Barack y Michelle Obama: la propiedad nace de la unión de dos mansiones distintas que fueron ensambladas y alcanzan una una superficie total de 250 mil metros cuadrados. Para comprarla, el magnate tecnológico realizó una inversión de 23 millones de dólares y sumó otros 13 millones para renovarla. Peso eso no fue todo: puso otros 5 millones para adquirir la casa de enfrente, en un esfuerzo por proteger su privacidad.

De todas maneras, el dinero no aseguró la tranquilidad. La casa fue el centro de una protesta el pasado 17 de mayo, cuando manifestantes se congregaron a las puertas del ex museo para pedir que Bezos pagara más impuestos.

Próxima inversión: ¿un equipo de fútbol americano?

Desde hace tiempo se rumora que Bezos quiere poner un pie en la NFL, la liga que reúne a las franquicias de fútbol americano estadounidense. Su desembarco podría darse este año a través de la compra del Washington National Footbal Team, antes conocido como los Washington Redskins, nombre que tuvieron que cambiar por ser considerado ofensivo para los pieles rojas, una de las tribus originarias estadounidenses más conocidas.

Según reportó el sitio estadounidense Celebrities Net Worth, Bezos está en conversaciones para adquirir una participación minoritaria en las acciones del equipo, valuadas en 1.6 mil millones de dólares. Del otro lado de la mesa están los accionistas actuales, el CEO de Fedex Fred Smith, el presidente del fondo de inversión Black Diamon Robert Rothman y el desarrollador inmobiliario Dwight Schar.

De concretarse la compra, sería su primera inversión en el terreno deportivo, una de las nuevas fronteras que aún le quedan por explorar.

LA NACION



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *