Los asesinatos de Valhala: un policial atacado por los lugares comunes



“El frío complica las cosas…”, dice una detective, frente a un cadáver, cuando alguien le pide precisiones sobre el momento en el que se produjo el asesinato. Afuera, como siempre, las calles de Islandia están heladas. El país, con una población de apenas 360 mil habitantes, está aterrado. Casi nadie sale. La culpa de tanta quietud no la tiene ninguna pandemia, sino un asesino en serie que ya lleva dos muertes en 24 horas.

Ése es el escenario de Los asesinatos de Valhala, la serie islandesa de Netflix, creada por Thordur Palsson y basada en hechos reales. Katrín Gunnarsdóttir (Nína Dögg Filippusdóttir) es una detective ambiciosa, pero ninguneada por su jefe; le acaban de negar un ascenso para dárselo a una persona recién llegada y con menos experiencia.

Para resolver los crímenes -o quizás para que Katrín no investigue tan sola-, la Policía local manda a llamar a Arnar (Björn Thors), que vive en Oslo. Todos los asesinatos tienen alguna relación con un asilo de niños en las afueras de la capital, Reikiavik. Un lugar que ahora está cerrado, pero donde ocurrieron hechos atroces hace 30 años. A partir de la primera muerte, la serie comienza a dibujar todos los palotes de un policial clásico, con las técnicas imprescindibles del género.

Para explicar la lógica de la serie, bien vale recordar El cuento policial, una conferencia de Jorge Luis Borges en la que el escritor habla de la “inteligencia analítica” propia del género. “Aquí tenemos otra tradición del cuento policial: el hecho de un misterio descubierto por obra de la inteligencia, por una operación intelectual”, escribió el autor de El libro de arena.

Claro que Borges se refería a Edgar Allan Poe y a otros pioneros en el género. Así como el tipo de lector cambió desde Los crímenes de la calle Morgue -el primer relato de detectives de Poe publicado en 1841-, sucedió lo mismo con los espectadores de películas y series.

Los asesinatos… es un policial bien contado y actuado, pero quizás demasiado atado a esas reglas que mencionaba Borges. Los personajes son oscuros, abominables y corruptos en contraposición con otros buenos y eficaces. En los episodios -son ocho de 45 minutos-, aparecen escenas que uno vio mil veces en series y películas: un experto en informática, el viejo y querido archivo policial, las fichas de los delincuentes, las entrevistas a los sospechosos y los detectives célibes, como la gran clave formal del relato.

Mirá también

Desde aquellos cuentos de Poe hasta la excelente serie Mindhunter, los policiales fueron creciendo en complejidad y en el sutil arte de romper las reglas de su género. Y, por supuesto, los espectadores -avezados o simples buscadores de novedades- son cada vez más exigentes. Esta serie nunca se desvía de su sendero y avanza con paso cansino en su trama principal y en algunas subtramas, que apenas enriquecen esta historia de densa atmósfera y preciosos paisajes nórdicos.

La inteligencia analítica quizás sirva para resolver los casos truculentos de Valhala y salvar a los justos. Pero no es suficiente para hacer una serie entretenida.

FICHA

Calificación: Regular

Género: Policial

Creador: Thordur Palsson

Emisión: Netflix

Duración: ocho episodios de 45 minutos.

¿POR QUÉ NO? Es un policial clásico y bien narrado, pero sus giros son predecibles. Las subtramas no le agregan gran interés ni tensión.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *