Lorena Vega, la creadora de uno de los hits teatrales del 2019, sobre la familia y el trabajo



Imprenteros fue una de las obras del año, por su calidad y porque tuvo el favor del público agotando entradas. Su hacedora, Lorena Vega, escribió, dirige y actúa en el biodrama que retrata una historia familiar real: la suya. Vega, que tiene una larga trayectoria en teatro, se sube al escenario con un elenco del que también forman parte sus dos hermanos, que no son actores profesionales.

Como broche de oro, el viernes 6 y el sábado 7, habrá dos funciones de Imprenteros en el Picadero y a fines de enero 2020, la obra volverá a escena desde la sala Timbre 4.

Durante un año y medio, la puesta estuvo dando vueltas por varias salas y distintos festivales del país. Y donde se presentaba, se llenaban las salas. La actriz asegura que la pieza pegó fuerte porque habla de la familia y del trabajo, algo que nos toca a todos.

“Creo que Imprenteros es casi como un documental que habla de la clase trabajadora y lo hace desde ese lugar”, asegura Vega. “Pero no pensé en eso cuando me puse a escribirlo”.

Lorena Vega. Su obra, “Imprenteros” cierra el año con dos funciones en El Picadero. Y vuelve a escena en enero 2020. Foto: Marín Bonetto.

La intención original era contar la intimidad de un taller de imprenta, que fue el espacio de trabajo de su padre y luego de sus hermanos. Y hacerlo desde una voz femenina.

“Mi voz es la de la hija inmersa en ese mundo de maquinarias que es muy masculino, al menos cuando yo me crié. Y a partir de ahí, reconstruí una evocación sensorial, con las texturas, los olores y los sonidos de la tinta, el papel y las máquinas”. El sonido de las imprentas trabajando fue grabado y resultó un hallazgo como base para la banda de sonido de la obra.

Por otra parte, Imprenteros también es un retrato de una época, que abarca la infancia y la adolescencia de Vega, que hoy tiene 44 años, y es la etapa en la que mayormente se ubica la obra. La narración en primera persona, en un tono en el que no faltan ni la emotividad ni el humor, es lo que, según Lorena, genera empatía.

Imprenteros. La obra de Lorena Vega, uno de los éxitos del año, habla de la familia y el trabajo desde una voz femenina.

Con Imprenteros, Lorena sumó un público que asistía por primera vez a una experiencia teatral. El famoso boca a boca que en el teatro ayuda a sumar espectadores, llenó las salas donde se presentó, de obreros gráficos. Pero también de mucha gente que, en otros rubros, trabaja en empresas familiares.

“Después de la función, nos quedamos charlando con el público, compartimos salamín y vino y nos sacamos fotos y ahí es donde me he encontrado con mucha gente llorando, conmovida por la historia que les resonaba de su propia familia”, cuenta.

En Imprenteros se habla de los vínculos y también de ciertos rituales sociales como los cumpleaños de 15, que genera una de las escenas más festejadas por los espectadores. Y por supuesto aparecen temas como la muerte de los padres y la herencia familiar, entre otros.

“Hacer la obra no fue doloroso, pero una vez estrenada, me reveló cosas que me conmueven de mis propios padres, como la cultura del trabajo y la pasión que ellos pusieron siempre en lo que hacían”, dice. “Recibí eso como herencia”.

Hacer un relato biodramático es un delicado equilibrio entre lo autobiográfico y lo ficcional. Para su obra, Vega contó con la colaboración de Damiana Poggi. “El gran tema es no caer en lo lacrimógeno ni en el golpe bajo ni en lo superficial, aunque estés contando algo de la vida cotidiana”.

Mirá también

Hace casi dos años, a pedido de Maruja Bustamante, Lorena se puso a crear esta obra para un ciclo del Centro Cultural Rojas que tenía como eje la familia. Con Maruja, además de compartir profesión, trabajaron juntas en Todo tendría sentido si no existiera la muerte, de Mariano Tenconi Blanco. Por otra parte, el libro El salto de papá, de Martín Sivak fue otra referencia para armar un perfil de época. “Esa novela tocó fibras muy íntimas y me inspiró. Después, me metí en el mundo de los gráficos que es el que conozco”.

El tema luego, fue convencer a sus hermanos, Sergio y Federico, que no son actores, para que se sumaran al resto del elenco que forman unas 25 personas. Finalmente, uno de ellos accedió a subir al escenario. Y el otro, participa desde un video.

Mirá también

Su mamá vio la obra varias veces y siempre se emociona. Dante, el hijo de 6 años de Lorena, también es un asiduo espectador de la obra, “Le encanta, algunas cosas le dan gracia e incluso me ha hecho comentarios críticos”. Su papá, el alma mater de la imprenta, ya no está aunque la obra es un homenaje a su memoria que se parece a la de tantos como él.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2