Lo que viento se llevó: todos los secretos del clásico de Olivia de Havilland, que murió a los 104 años



A principios de junio, Lo que el viento se llevó fue noticia porque, en el contexto por las protestas por el asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd en Minneapolis, la plataforma de streaming HBO Max había decidido sacarla de su catálogo por considerarla “racista”. Eso disparó las ventas del filme en formato “físico”, ya sea en DVD, disco Blu-ray y películas digitales: la tienda on-line Amazon explicó que había agotado todas sus “unidades disponibles”.

Dos semanas más tarde, HBO Max volvió a ponerla a disposición de sus clientes, pero con dos avisos de contexto histórico para destacar que, con su “visión nostálgica”, el filme “niega los horrores de la esclavitud, así como su legado de desigualdad racial”.

Ésta es una de las muestras del interés que reviste volver a ver uno de los mayores clásicos de Hollywood de todos los tiempos. Lo que el viento se llevó se ha visto en muchísimas oportunidades en televisión y, desde su estreno en 1939 fue reestrenada con gran éxito de taquilla para celebrar sus aniversarios redondos en 1989, 1999 y 2019. En 1999, la empresa Turner invirtió doce millones de dólares para restaurarla y reestrenarla en los cines de todo el mundo.

“Lo que el viento se llevó” todavía es polémica por su tratamiento de los afroamericanos.

Con tres horas y cuarenta minutos de duración, Lo que el viento se llevó era en 1939 la película más larga y más cara jamás hecha, a un costo de 4.250.000 dólares. Adaptada de la novela de 1936 de Margaret Mitchell acerca del viejo sur estadounidense y la Guerra de Secesión, fue producida por David O. Selznick y dirigida por Victor Fleming sobre un guión de Sidney Howard. La música era de Max Steiner. Tuvo como protagonistas a Clark Gable, Vivien Leigh, Leslie Howard y Olivia de Havilland, que era la única sobreviviente.

De Havilland murió este domingo 26, en su casa de París, a los 104 años.

De Havilland, que para la filmación tenía 23 años, hacía de Melanie Hamilton Wilkes, la cuñada y, al final, mejor amiga de la protagonista, Scarlett O’Hara (Vivien Leigh). En la película, Melanie y su hermano Charles (Rand Brooks) estaban entre los últimos miembros ricos de la familia Hamilton. Melanie se casa con su primo, Ashley Wilkes, de quien Scarlett estaba secretamente enamorada. Después de muchas peripecias, Melanie termina mortalmente enferma por complicaciones por un embarazo.

“Lo que el viento se llevó”, un clásico protagonizado por Clark Gable y Vivien Leigh.

Por su trabajo, De Havilland estuvo nominada al Oscar a mejor actriz secundaria, pero se fue a casa con las manos vacías: perdió a manos de Hattie Mc Daniel, que se llevó la primera estatuilla de la historia para una mujer negra. En total, el filme ganó ocho Oscar, además de uno honorario y otro especial. 

La película pasó por cuatro directores, dos directores de fotografía y once guionistas. Fue considerada, antes de su estreno en Hollywood, como un desastre de gigantescas proporciones. El costo y las crisis que tuvieron lugar en el set de filmación hicieron que los estudios rivales se burlaran de ella y de su productor, David O. Selznick.

A pesar de eso, el filme fue un éxito: su recaudación global de 390 millones de dólares fue un récord. Según el sitio especializado en taquilla Box Office Mojo, si se indexa por inflación lo recaudado en el año de su estreno y de sus sucesivos reestrenos, Lo que el viento se llevó es la película más taquillera de la historia, con una suma de 1.895 millones de dólares. En 1998, el American Film Institute la ubicó cuarta entre las mejores cien películas estadounidenses.

Olivia de Havilland (derecha) y Clark Gable (izquierda) en “Lo que el viento se llevó”.

La filmación de la película fue toda una aventura para Selznick y su equipo de producción: un proceso fílmico especial que constaba de cámaras especiales con espejos y prismas, y la exposición sincronizada de tres bandas de película. Ni siquiera era película color. Tres rollos de película blanco y negro pasaban por la cámara, cada uno registrando cian, magenta o amarillo.

El video, que salió a la venta en 1985, tuvo un enorme éxito con más de un millón y medio de copias vendidas sólo en los Estados Unidos. Los derechos de televisión se vendieron en 1976 a un precio de cinco millones de dólares, por entonces récord absoluto.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *