Lo que no se contó: la película de Maradona estrenada 13 años antes de la serie de Amazon



Una historia que comenzó a gestarse y escribirse en la Argentina, pasó a manos europeas y nunca se estrenó en el punto de origen. A Benicio del Toro le cortaron las piernas antes de entrar a la cancha. Estaba preparado para cuerpear el modo Maradona, pero lo excluyeron por su estatura (más de 1,90) y por su cachet (11 millones de dólares por película).

Marco Risi estaba obsesionado por filmar la vida de Diego, pero el protagonista no aparecía ni en latitudes rioplatenses, ni en España ni en Italia. Amagó con Gael García Bernal, que había sido “El Che” en Diarios de motocicleta, pero se decidió finalmente por un australiano italianizado, Marco Leonardi, el actor que Giuseppe Tornatore había elegido para Cinema Paradiso. El muchacho no solo había demostrado tener espalda para un tanque cinematográfico: le pegaba con la zurda.

El título no era original, pero garantizaba atención: La mano di Dio (La mano de Dios, The Hand of God). Un drama puro puñal. A los 100 segundos de iniciado el filme el protagonista ya está desplomado en un jardín de Punta del Este y milésimas después lo vemos tendido en la Bombonera, agonizando imaginariamente ante su “yo” de Fiorito.

Una fuerte escena. Diego tendido en la Bombonera mientras su “yo” pequeño lo mira. (Captura TV)

Trece años antes de la polémica por la serie de Amazon Maradona, sueño bendito, el hijo del gran Dino Risi resumió con su ojo -en una hora y cincuenta minutos- el ascenso y la caída maradoneana. Presentó su historia en los cines italianos en 2007. Juan Leyrado como Guillermo Coppola, Julieta Díaz como Claudia Villafañe, Emiliano Kaczka como Jorge Cyterszpiller. Bombos y platillos. Finalmente su filme nunca llegó a la patria del Diez. O sí: llegó en versión “pirata”.

“La aventura del guión empezó en 2000, como una serie. Hubo compras y ventas de derechos y todo derivó en la película basada en el guión de la serie. En principio iba a ser una coproducción entre Polka y el grupo Árbol de España”, cuenta el guionista Leonardo Bechini (Poli-ladrón y una docena de éxitos más).

“Todo fue muy loco y raro. Unos italianos compraron el proyecto y yo ni siquiera supe que figuraba como guionista de esa película. Nunca hablé con el director ni me enteré de que filmaban. Respetaron el guión muy poco. Yo había discutido mucho con los españoles (del proyecto inicial), que en ese entonces eran muy pacatos. No existían las plataformas y no se animaban por TV a tocar las partes fuertes de la historia”, suma Bechini, que se sincera: “Vi la película y no me gustó”.

Julieta Díaz y Juan Leyrado en “La mano de Dios” (de marco Risi), filme estrenado en 2007 en Italia (Captura TV)

Una inversión de 9 millones de euros, rodaje en Fiorito, La Paternal, La Boca, Nápoles… la empresa Globomedia como dueña entonces de los derechos audiovisuales de “Pelusa”. Los planetas parecían alineados, pero a Diego Armando verse en esa narración no le gustó. Peor le iría al documental de Asif Kapadia presentado en Cannes más de una década después. El Diez fue contudente con su pedido: “No vayan a verla”.

Cuando Julieta fue Claudia

“Me eligieron por casting. Norma Angeleri, directora de casting me propuso. Yo hacía teatro en Buenos Aires en ese momento, no conocía Europa, y no pude viajar más que tres o cuatro días”, evoca Julieta Díaz, que ganó el rol que en la serie de Amazon harán Laura Esquivel y Julieta Cardinali.

Julieta Díaz y Marco Leonardi, Cladia y Diego en “La mano de Dios”.

Teñida de un rubio furioso, mientras compartía rodaje con su padre en la vida real (Ricardo Díaz Mourelle que era su padre en la ficción, Coco Villafañe) Julieta tuvo que recrear las turbulencias de aquel matrimonio aquí y en Italia. “Dos días en Nápoles por una escena y volví”, cuenta la misma a la que Maradona recibió amablemente en La noche del diez (El Trece) a pesar de que por entonces no estaba de acuerdo con el tono de los libretos.

La punta del ovillo es el festejo de fin de año de 1999. Desde aquella descompensación (real) en Uruguay, aparecen los flashback. Así como en la serie de Amazon en la que se “usarán” tres Diegos (Nicolás Goldschmidt, Nazareno Casero y Juan Palomino) aquí también hay un trío actoral de niño, joven y adulto. El “Cebollita” fue Gonzalo Alarcón, el adolescente, Abel Ayala (El marginal).

A Don Diego o “Chitoro” lo compone Roly Serrano, que en el cine italiano fue luego Diego en La juventud, de Paolo Sorrentino. El pequeño “Pelusa” no puede con su compulsión de patear y patear y se distrae de los pedidos de su mamá (Doña Tota, Norma Argentina). Ve un potrero y olvida cualquier responsabilidad. Le roban unos bidones, por ejemplo y miente con que “fueron los milicos”. El castigo paternal es quitarle la pelota, el mismo objeto que llevará a la familia muy lejos de esos muros precarios.

Julieta Díaz y Juan Leyrado en “La mano de Dios. (Captura TV)

No hay demasiada sorpresa en la recreación ni convence el Maradona de Leonardi. Los hechos son los que todo seguidor de la carrera del futbolista escuchó o leyó: la primera casita “con teléfono fijo y heladera”, la mudanza al barrio en el que conocerá a su primera novia, el carnicero que no fía, Claudia prestándole dinero a su futura suegra, los primeros lentos al ritmo de Roberto Carlos, el vuelo a Barcelona y la tentación de una rubia que ofrece aspirar “magia blanca”.

Antes del estreno, Risi contó cómo fue el primer encuentro con Maradona, en Cesenatico, en casa de Salvatore Bagni, su ex compañero en Nápoles. “Yo había ido a la Argentina, pero sólo conocí a las hijas Dalma y Gianinna y Claudia, una mujer muy inteligente. Al llegar a lo de Bagni, temblaba un poco y vi la cabeza de Maradona que me espiaba. Me estudió antes de aparecer”.

Diego y su padre (Serrano y Ayala en “La mano de Dios”. (Captura TV)

“Hablamos de todo durante cuatro horas, me encantaron sus ojos, tan fantásticos como los de los chicos sureños que aprendieron sobre la vida a los ocho años. Es un hombre sincero, espontáneo que no duda en ir en contra del sistema. Mi idea no eran los juicios morales. Estamos hablando de un hombre que tocó el cielo con un dedo y luego casi se destruyó hasta tocar el fondo”, declaró Risi en diarios italianos.

El final que el director le pidió a Maradona -y al que Diego se comprometió- no pudo ser. El propio Diez iba a aparecer en un guiño fugaz, pero gambeteó la promesa. 

La mano de Dios (de Marco Risi), filme estrenado en 2007 en Italia (Captura TV).

Un guión de trazo grueso, de a ratos aleccionador, imágenes deportivas sacadas del archivo, fintas grabadas en VHS, metáforas subrayadas y obvias. Desde ese primer Dieguito ahogándose en un río oscuro entendemos que esa idea de “pantano” de la droga de la que le costaría liberarse de adulto. Habrá que ver si Amazon supera ese intento de cronología sin demasiado vuelo.

Mirá también Mirá también

Mz

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1