Lo mejor y lo peor de la tercera temporada de Élite



Desde la temporada uno, Élite se convirtió en un fenómeno internacional y demostró que en España se pueden crear buenas ficciones sobre adolescentes. La serie que podría describirse como una fusión entre Gossip Girl y How To Get Away With Murder, ya lanzó su tercera parte y no deja de conseguir fanáticos. Pero no solo jóvenes, también logró colarse entre los adultos, de la mano de una historia fuerte.

En la tercera temporada, todos los alumnos vuelven al colegio Las Encinas. A punto de egresarse, están planeando su futuro inmediato. Pero como ya se vio en los capítulos anteriores, llegar a fin de curso no será una tarea sencilla para estos jóvenes. Un nuevo crimen (hubo uno en la primera) azota a los estudiantes y la gran pregunta es quién mató a Polo.

Con la lupa puesta en los nuevos episodios (disponibles dese el viernes pasado en Netflix), que Clarín ya vio, va un panorama de lo mejor y lo peor de la tercera temporada de Élite, sin ànimo de spoilear:

La temporada tres de élite tiene un nuevo crimen.

Lo malo

La fórmula que plantean Carlos Montero y Darío Madrona, lo creadores, es exactamente la misma que en la temporada uno. Otro asesinato, otra investigación, una lista de sospechosos, estrategias entre los acusados para evitar que la verdad salga a luz, y unos investigadores bastante incrédulos, ya que adolescentes en su último año de colegio pueden engañarlos, aunque sean experimentados profesionales.

Nadie niega el éxito que tiene a la hora de enganchar al televidente, pero lo repetitivo puede resultar cansador. Una vez más el primer capítulo comienza con el final y con saltos temporales se va reconstruyendo la historia.

Si bien lo más interesante de la trama está en las tramas personales de cada personaje, hay algunos que durante los 8 capítulos mantienen la misma actitud, no se abren sentimentalmente y se vuelve difícil empatizar. Samuel (Itzan Escamilla) está todo el tiempo enojado y con sed de venganza. No importa si está en el colegio, en la casa o incluso en una fiesta, todo lo que quiere es ver a Polo detrás de las rejas (Polo fue clave en el primer asesinato de la serie).

Ester Expósito como Carla.

Ander (Arón Piper) es uno de los que se la pasa mal. Si bien en esta tercera temporada tendrá motivos personales para enojarse, y sentirse triste, resulta cansador, narrativamente hablando, que siempre ponga palos en la rueda cuando se trata de Omar (Omar Ayuso). Recurso agotador, en términos televisivos.

A la que se extraña es a Lu. La interpretación de Danna Paola es de las mejores, pero la drama queen no tiene muchos espacios para mostrarse como una villana exquisita. Estos nuevos capítulos revelan otra versión de ella, más sentimental, más emotiva y, hasta se puede decir, más buena. Hay que esperar hasta los últimos minutos del último capítulo para ver a la verdadera reina de Las Encinas.

Lo bueno

La tercera temporada es la más emotiva de las tres. No sólo porque los personajes dejan de ser esos chicos superficiales a los que únicamente les importa vivir bien, sino porque el espectador puede empatizar con esos sentimientos. Empieza a aparecer lo humano en altas dosis.

Élite siempre trató temas que atraviesan la vida de los adolescentes, como las relaciones homosexuales, problemas familiares, la mirada ajena y el consumo de drogas. En esta parte, se centra aún más en estas cuestiones y algunas dejan de ser banales.

Jorge López y Danna Paola interpretan a dos de los personajes más interesantes de Élite.

Si bien toda la historia gira en quién es el nuevo asesino, ese interrogante pasa a ser secundario, al menos en los primeros episodios. La clave está en las subtramas. El gran atractivo está en qué pasará con las relaciones amorosas y cómo seguirá la vida de cada uno de los protagonistas. 

Jorge López, quien hace del rebelde y atractivo Valerio, y Claudia Salas, que se pone en la piel de la irreverente Rebbeca, se comen la serie. Ellos llegaron en la temporada pasada, y desde el minuto uno lograron ser el centro. Ambos personajes crecen de manera exponencial en esta tercera entrega. No es el caso de Cayetana (Georgina Amorós), que también fue una de las caras nuevas de la temporada dos.

En Élite 3 también aparecen varios personajes por primera vez, como Malik (Leïti Sène) y Yeray (Sergio Momo). Ambos enriquecen la historia, pero la trama se centra en los personajes que ya se ganaron la aceptación del público.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *