Litto Nebbia, un pionero entre los millenials

En 1972, Litto Nebbia salió al escenario del festival BA.Rock acompañado por el percusionista de folklore Domingo Cura a cantar El bohemio y no fue muy bien recibido por el público, pero al músico rosarino no le importó demasiado. Estaba inmerso en su propio viaje solista, después de haber puesto una de las piedras fundacionales del rock en castellano con su agrupación Los Gatos, que lo cambió todo.

El mismo tema, aquel que provocó el enojo de hippies y rockeros en aquella época, abre su show en el escenario del Lollapalooza Argentina, cuando promedia la tarde del día dos.

El prócer del rock ofreció un concierto impecable, sin renunciar a su estilo, acompañado de una banda con un audio actualizado y conformada por dos integrantes de Los Reyes del Falsete -los hermanos Corley, Tomas en batería y Nico en guitarra- junto a Ariel Minimal en guitarra y voz, y Leopoldo Deza en teclados y flauta traversa.

Litto Nebbia. Foto: Emmanuel Fernández.

Litto Nebbia. Foto: Emmanuel Fernández.

La lista de temas

El escenario de Litto Nebbia en Lollapalooza. Foto. Martin Bonetto.

El escenario de Litto Nebbia en Lollapalooza. Foto. Martin Bonetto.

El fileteado de un cuadro enmarca la cara de Litto Nebbia en la pantalla de video. Un chico veinteañero lo escucha como concentrado con un gesto que parece estar tratando de desentrañar de donde viene esta música con aire de bossa a lo Tom Jobim y que compuso en el exilio mexicano en los setenta: Zamba para la tierra de uno, la volvió a poner de nuevo en el horizonte Andrés Calamaro y la grabaría en su álbum Romaphonic Sessions de 2016.

La lista de temas recorre la larga travesía de Nebbia en el medio musical, desde aquellos inicios de Los Gatos, a fines de los sesenta, con un popurrí de canciones como Viento dile a la lluvia, El rey lloró y Ayer Nomás: un momento que parece dedicado al público más veterano cerca del escenario, o el toque emotivo en un show que no busca concesiones.

Nebbia pega un tema detrás del otro, sin hablar, convencido de sus canciones, las de ayer y la de hoy, y del sonido de un grupo que lo secunda en esas melodías con mucho swing, que van del blues de Cadenas y moneda, al funky Yo no permito, o a la versión en tiempo de candombe, como si hubiera pasado por el tamiz de los hermanos Fattoruso, de Sólo se trata de vivir.

Un acto revisionista

La inclusión de Canción para los inocentes parece un tema dirigido al público más joven del Lollapalooza, los chicos con la cara llena de glitter, las chicas con disfraces de hada. Es un acto revisionista. Allí habla cuando a su generación los metían presos sólo por llevar el pelo largo. Era la época en que entraba con Moris a tocar en los bares, donde iban a descansar los empleados de las oficinas del centro. Lo importante era que ese material nuevo y en castellano circule.

Ahora, sólo con la guitarra, cantando una canción como Libremente, o una más nueva en el piano como Nunca encontraré una casa, que da nombre a su último disco, tiene la misma actitud, compartir la música con otros sin más expectativas que esas melodías nuevas circulen en el aire.

Litto Nebbia. Foto: Emmanuel Fernández.

Litto Nebbia. Foto: Emmanuel Fernández.

Por las pantallas pasan imágenes de Los Gatos en blanco y negro, aquellas de la época de La balsa, el tema que cambió el curso de la historia del rock en castellano. Cuando suena Quien oír que oiga, uno de sus otros himnos musicales, en el video aparece la bandera argentina. Lo que parece ser un gesto de reivindicación. Una bandera para un prócer del rock.

Se despide con Armonía, es lo que necesito, en un mood muy tranquilo, armonizando con las voces y los instrumentos la atmósfera del escenario Samsung del Lollapalooza. Son unos acordes mayores que por unos minutos elevan la frecuencia de esa letra sencilla con una bella melodía, cadenciosa y tranquila.

Así se va del escenario, mientras el sol empieza a caer y pega con tibieza en la cara de todos los que durante una hora sintonizaron con la historia, la leyenda y la música de Litto Nebbia.

MFB

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *