Lily Collins, la protagonista de Emily en París, contó cómo se eligió el increíble vestuario de la serie



Emily en París sigue siendo el gran éxito de octubre en Netflix. La llegada de esta serie que rinde tributo a la moda y a los paisajes parisinos recibió tantos elogios como críticas. Varios medios parisinos destrozaron la ficción por mostrar “un estereotipo incorrecto del habitante de París”, y acusan a los productores de tratarlos de “sucios y vagos”.

Lejos del debate, la encantadora Lily Collins (31 años, hija del cantante Phil Collins) contó a Vogue cómo se ideó el hipnótico guardarropas de Emily, uno de los grandes atractivos visuales de la serie.

Para generar el increíble vestuario la encargada del tema moda fue la diseñadora de Nueva York Patricia Field (78 años), considerada la neoyorquina con más estilo, quien estuvo a cargo de vestir a Sarah Jessica Parker en Sex & the city.

“Trabajar con Patricia fue increíble. No me esperaba para nada que fuera tan colaborativa. Cuando la conocí, me preguntó directamente: ‘¿Quién crees que es Emily y qué crees que se pondría?’. Me envió un montón de PDF y me pidió que marcara con un círculo los diseñadores y los artículos que me gustaban”, reveló la protagonista.

Lily Collins (Instagram)

“Cuando llegué a París, estaba todo allí, hasta los leggins para correr que le dije que encajaban con Emily o el lazo para el pelo que debería llevar. Hasta me dejó ropa personal suya para varias escenas. Una vez, incluso, se quitó la chaqueta que llevaba en los hombros y me la puso a mí, porque el tiempo cambió de repente mientras rodábamos y pasó del sol a ponerse a llover”, sumó Collins.

“Emily adora a iconos pop como Carrie Bradshaw y Audrey Hepburn, de eso no hay duda. Estuvimos viendo otras películas y series de americanas en París, como Una cara con ángel o los episodios de Gossip Girl en los que Blair y Serena viajan a Francia. Pero a la vez, Emily tenía que ser Emily y no una versión de nadie. Patricia y yo estábamos muy en la misma onda de rendir homenajes a los ídolos de Emily, pero haciendo la ropa muy suya. Mezclamos piezas de diseñador con hallazgos vintage”.

Lily vivió un verdadero sueño: “A veces, simplemente iba de camino al set y veía algo en el escaparate de una boutique y pensaba ‘¡Ya tengo chaqueta para la escena de mañana!’. Es una moda accesible, pero también una especie de lista de deseos, porque es la oportunidad de Emily de vestirse de lujo y de estar en París, y la quiere aprovechar. Nunca antes me había concentrado tanto en trasladar la personalidad de un personaje a su estilo, y Emily se viste como se siente, así que en su armario hay mucho colorido, muchas texturas y estampados diferentes, en contraste con Sylvie y Camille”.

La serie Emily en París y un homenaje al mundo de la moda.

En la extensa charla con Vogue, Lily también contó cómo vive este éxito en medio de la pandemia: “Ya no es como antes que viajabas por todo el mundo promocionando la serie. Soy una persona muy sociable, así que disfruto mucho de todo eso; y sin embargo ahora me limito a conducir por Los Ángeles y ver el cartel en la calle. Este 2020 ha sido un año tan triste para todos que es estupendo poder hacer reír a la gente y ayudarla a escapar un poco de la realidad”, expresó.

“Parece que los espectadores se están metiendo de lleno en Emily en París para pasarlo bien y punto, así que ha llegado en el momento perfecto en muchos sentidos. La historia de una americana en París no es nada nuevo ni mucho menos, pero ahora mismo viajar al extranjero no es siquiera posible en la vida real”.

“Cuando llegué a París para rodar, tuve muchas experiencias parecidas a las de Emily. ¡Ya siento empatía por ella! Casi piso una caca de perro y todo. Son clichés, pero a la vez son situaciones muy humanas”, cerró. 

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1