Leonardo Cuello cierra la serie de homenajes a Astor Piazzolla

Durante todo el año 2021, y como celebración del centenario del nacimiento de Astor Piazzolla, hubo innumerables homenajes, conciertos y espectáculos inspirados en las creaciones del gran compositor marplatense.

Y exactamente sobre el filo de fin de año y comienzo de 2022, bajo el formato streaming, aparece una obra piazzoleana totalmente flamante: Astor, nosotros.

Su creador es el coreógrafo Leonardo Cuello, un artista relevante del tango contemporáneo. El espectáculo, filmado con siete cámaras y un impecable trabajo de edición, permanecerá “on demand” hasta el mes de marzo y se espera que para el 11 de ese mes, fecha de nacimiento de Piazzolla, se estrene en vivo en una sala porteña.

Leonardo Cuello desmenuza "Astor, nosotros", su homenaje a Piazzolla. Foto: Luciano Thieberger

Leonardo Cuello desmenuza “Astor, nosotros”, su homenaje a Piazzolla. Foto: Luciano Thieberger

Imaginar el futuro

Leonardo Cuello viene de una experiencia muy reciente sobre el mismo universo sonoro: la creación colectiva de Piazzolla Futuro, un excelente espectáculo estrenado en el Teatro Coliseo a comienzos del mes de diciembre, hecho con un montaje ultra rápido y la participación de cuatro coreógrafos –coordinados por Julio Bocca y Victoria Balanza-, Lito Vitale y Juan Carlos Baglietto.

Astor, nosotros, por su parte, nació antes, atravesó un proceso de varios meses y es una perspectiva enteramente personal de Cuello, un creador que ha encontrado una voz muy propia para el baile de tango escénico.

Cuello dirige su propia compañía independiente desde hace más de quince años y ha producido siete obras, que hasta este año estuvieron siempre apoyadas en la música de tango de las décadas del ’30 y el ’40.

Dice al respecto: “Es una música siempre muy hermosa, que me ayuda a crear y que asocio con el cine de esa época, que también me gusta mucho. Pero Piazzolla era para mí algo pendiente, imagino que como para cualquier coreógrafo, y fue quedando en el tintero quizás por temor o por respeto“.

Astor Piazzolla. En 2021, año del centenario de su nacimiento, tuvo varios e importantes homenajes.

Astor Piazzolla. En 2021, año del centenario de su nacimiento, tuvo varios e importantes homenajes.

“Cuando empecé el proceso, me permití apartarme de esa batería de los temas más famosos de Astor, tan visitados por tantos colegas, para hacer algo más mío. Y como siempre en estos casos recurro a especialistas; ahora fue Martín Jurado, que había hecho la banda de sonido Inside Tango, que estrené con mi compañía en 2018”.

Búsqueda entre los temas menos conocidos

Sobre la base de las ideas de Cuello, Jurado hizo una intensa búsqueda entre los temas menos conocidos de Piazzolla y sobre algunas líneas previamente establecidas. Por ejemplo, dejar de lado las formaciones musicales más “eléctricas” y dirigirse, en principio, hacia los quintetos. Y por otra parte, la necesidad de armar un guión sonoro que navegara por distintos climas y estéticas.

Leonardo Cuello guía a sus colaboradores –Nora Churquina en el vestuario, Magalí Perel en el diseño de luces y en este caso Jurado en la música- por las situaciones que imagina: brillantes, íntimas o sensuales; para un conjunto, para una pareja o un trío.

Pero el primerísimo paso hacia la creación de Astor, nosotros, fue alejarse de la idea de la “biopic” como ocurrió en El carbonero, que Cuello montó con el Ballet Contemporáneo del San Martín en 2019 y estaba basada en la vida del pintor Quinquela Martín.

Una escena de "Astor, nosotros", del coreógrafo Leonardo Cuello.

Una escena de “Astor, nosotros”, del coreógrafo Leonardo Cuello.

Dice el coreógrafo: “No podía, no quería hacer nuevamente una biopic. Me interesaba que este Piazzolla sucediera con la libertad que siento que él tenía. Era un artista muy inquieto, que se aburría o se olvidaba de los temas que había grabado”.

Pensó entonces en algo más ecléctico y con una escenografía muy corpórea y presente, algo en lo que ya venía incursionando. Cuello llegó a esa decisión por un motivo claro y así lo explica.

“Con los recursos limitados que tenemos las compañías independientes, descargamos en las espaldas de los bailarines todo el peso de una obra: el escenario vacío, las luces y el bailarín que tiene que darlo todo porque si no, no hay espectáculo”.

Santa Buenos Aires y luego Inside Tango fueron como mis primeros ejercicios en el intento de quitar algo de responsabilidad a los bailarines sin que por eso la obra pierda belleza o interés narrativo”, comenta.

Para Astor, nosotros imaginó unas estructuras de hierro rodantes, muy altas, con las que se componen paisajes urbanos diversos; porque -afirma Cuello- Piazzolla era un hombre en permanente movimiento; él es Buenos Aires pero también Roma y París.

Para "Astor, nosotros", Leonardo Cuello buscó en los temas menos conocidos del compositor..

Para “Astor, nosotros”, Leonardo Cuello buscó en los temas menos conocidos del compositor..

Los duendes de Piazzolla

-En la presentación de la obra te referís a seres que pudieron haber inspirado a Piazzolla: duendes, musas, seres corrientes. ¿De qué manera los abordaste en tu obra?

Me cuesta poner en escena sólo cuerpos en movimiento. Los hechos narrativos siempre me seducen, sugeridos o sutilmente subrayados. Sin embargo, no sentía aquí la necesidad de crear personajes muy definidos o historias que pudieran seguirse, como ocurría en Santa Buenos Aires.

Y en un momento dado pensé que Piazzolla había sido inspirado por duendes urbanos, personas comunes, hadas fantásticas de la ciudad; imaginé estos personajes para cada uno de los bailarines, aunque son más bien metáforas y no figuran como tales en el programa; no me interesa anticiparlo al espectador, prefiero que encuentre su propia percepción.

"Astor, nosotros", del coreógrafo Leonardo Cuello, puede verse por streaming.

“Astor, nosotros”, del coreógrafo Leonardo Cuello, puede verse por streaming.

-¿Por qué el título “Astor, nosotros”?

-Piazzolla es un compositor de una contundencia y una fuerza únicas. Su música es como un hachazo. Y cuando pensé en la obra pensé en nosotros, los artistas, habitados por Piazzolla y habitándolo. Creo que un bailarín o un coreógrafo no son los mismos después de interpretar a Piazzolla… o de intentar hacerlo. Incluso (se ríe) teniendo en cuenta que no nos quería, y me refiero a los bailarines.

Pero tiene una explicación: cuando Astor abandonó la orquesta de Aníbal Troilo y creó la propia, su primer trabajo fue ir por las milongas a tocar para el baile. La gente se acercaba y le decía: “No podemos bailar con su música, no la entendemos”. Dejaron de llamarlo y se quedó sin trabajo. De allí viene su enojo, aunque es cierto que más adelante se sintió muy seducido por la danza contemporánea.

Leonardo Cuello, el creador de "Astor, nosotros". Foto: Luciano Thieberger

Leonardo Cuello, el creador de “Astor, nosotros”. Foto: Luciano Thieberger

-Una pregunta quizás un poco complicada, ¿cuánto de baile de tango, en el sentido más puro del término, hay en “Astor, nosotros”?

-Vi muchas veces el video y me encontré diciendo “¡cuánto tango puse!”. Pensaba que tenía que haber coqueteado más con la danza contemporánea para proponer a los bailarines más rupturas. La pregunta no es complicada; lo difícil es responderla.

Esta obra tiene algunos caprichos y los bailarines en los ensayos me decían, ‘qué rebuscado que estás’. Yo amo el lenguaje del tango tradicional, pero siento que tengo que romperlo para encontrar mis propias narrativas; y en esta obra sin duda hay más rupturas que en otras anteriores.

Me preguntás cuánto de tango hay en Astor, nosotros y no lo sé. Es como espiar la cocina de la abuela, ¿cuánto pimentón le pone a esta receta? A veces es mucho, a veces poco.

Información

 El streaming de Astor, nosotros estará disponible hasta el 1° de marzo y las entradas pueden adquirirse en bue.tickethoy.com

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *