Las recetas de Clarín para este fin de semana: tartas



No necesitan mucha presentación, ya que casi todos hemos comido tartas, un preparado que resulta ideal para llevar en la vianda al trabajo o al colegio. ¿Quién no ha cargado con ellas un tupper para la playa o el picnic? También son bienvenidas en la mesa para compartir una comida en familia. Son tan versátiles como pocos platos en la gastronomía, ya que se adaptan a diversos estilos, masa y de rellenos. No sólo nos sacan de apuro para una comida rápida, también son un placer para los sibaritas, porque permiten crear nuevos estilos continuamente.

La masa

En el almacén se puede comprar la versión industrial, finita y redonda, pero también la podemos preparar de manera casera, jugando con los ingredientes. Una fórmula fácil de recordar es: 2 tazas de harina, sal, ½ taza de aceite y ½ taza de agua. Se une todo en un bol y ¡voilá! La masa estará lista. Pero… no se queden sólo con la receta base. Como siempre recomendamos, dejemos volar la imaginación. Hagamos del preparado un momento especial, no una rutina insípida. Manos a la masa: sumen hierbas frescas o secas a la harina, usen avena, polvo de frutos secos o semillas y conseguirán una masa de tarta espectacular. Y, sobre todo, muy sabrosa.

Las tartas son salvadoras para las viandas o almuerzos exprés.

También hay otro tipo de bases, como el hojaldre. Esa masa que crece en el horno separando las capas de manteca y las de harina, generando mucha textura. Se la puede preparar de manera artesanal, pero lleva su tiempo. Algunos supermercados la venden y, “aunque usted no lo crea”, como decía el actor Jack Palance en Ripley (“believe it or not”), varias panaderías también la ofrecen. Una variante original es usar hojas de masa philo intercaladas con pinceladas de manteca. Queda muy crocante y lleva poca harina. Este plato nos llama a innovar: ¿una base de tarta con polenta?… ¿Por qué no? Este preparado de harina de maíz sirve para forrar la base de un molde, presionando con la parte cóncava de la cuchara. Luego, se rellena a gusto y habremos creado una tarta apta para celíacos, ya que no contiene harina de trigo.

Mirá también

El relleno

La clásica mezcla de ligue se realiza con crema y huevos. Si se desea hacer un poco más “liviana”, la crema puede reemplazarse por queso blanco, o incluso leche descremada. También podemos utilizar la base como contenedor, y arriba verter un salteado de vegetales, sin ningún componente que una a los ingredientes. De esta manera, resulta mucho más suave.

Así como en la masa la creatividad del cocinero dará su toque especial, en el relleno sucede lo mismo. Las hierbas o especias dan sabor y color y las semillas, crocantez. Sigan los pasos de las recetas que compartió la chef Patricia Courtois y disfruten de tartas que nada tienen que ver con la antigua pascualina. Además, son económicas. Con sólo abrir la heladera, podemos elegir los condimentos que tenemos y transformar las sobras en un potaje para un relleno rápido y delicioso, salado o dulce. ¿Qué más pedirles a las nobles tartas?

Tarta con ratatouille y tomillo

Una tarta gourmet, con verduras y sin huevo. (Fernando de la Orden)

Ingredientes

Masa de hojaldre (se compra lista). 400 gramos

El relleno

Morrón rojo, 1 unidad

Morrón verde, 1 unidad

Zucchini. 1 unidad

Zapallito. 1 unidad

Cebolla roja, 1 unidad

Sal y pimienta, a gusto

Tomillo, unas hojitas

Orégano, a gusto

Laurel, 1 hoja

Aceite de oliva, 1 hilo (para rociar) y extra para decorar

Hojas de albahaca, para decorar

Preparación

Lavar los morrones, el zucchini y el zapallito y secarlos. Pelar la cebolla roja. Cortar todos los vegetales en cubos de 1 centímetros de lado y colocarlas en una fuente para horno Salpimentar, agregar el tomillo, el orégano, el laurel y el aceite de oliva. Hornear 15 minutos a fuego fuerte, hasta que los vegetales queden tiernos.

Cortar el hojaldre en discos de 12 centímetros de diámetro y cocinarlos en horno precalentado, moderado, a 180°, 15 minutos. Agregar los vegetales en el centro de cada disco y cocinar unos minutos más, hasta dorar los bordes. Servir con un hilo de aceite de oliva y hojas de albahaca.

Masa filo con puerros y hongos

Una presentación de tarta en formato individual. Foto: Fernando de la Orden

Ingredientes:

Hongos secos, 20 gramos

Vino blanco, 50 centímetros cúbicos

Manteca, 150 gramos

Masa filo, 250 gramos

Cebolla, 100 gramos

Blanco de puerro, 300 gramos

Aceite de oliva, 2 cucharadas

Portobellos, 200 gramos

Champiñones, 200 gramos

Sal y pimienta, a gusto

Preparación

Hidratar los hongos de pino con el vino y reservarlos media hora. Derretir 100 gramos de manteca. Cortar la masa filo en cuadrados de 10 centímetros de lado y colocarlos en un molde superponiéndolos alternadamente y pincelando entre capa y capa con la manteca derretida formando 4 capas. Hornear 8 minutos (se forman 4 canastitas). Reservar.

Pelar la cebolla y picarla. Lavar el puerro y secarlo. Cortarlo en chiffone (bien finito). Rehogar la cebolla en una sartén con el aceite de oliva, incorporar el puerro y cocinarlo unos minutos. Reservar.

Limpiar los portobellos y los champiñones. Cortarlos en cuartos. En otra sartén rehogarlos con la manteca restante. Sumar los hongos de pino y el vino blanco. Salpimentar y cocinar unos minutos más. Unir las dos preparaciones y colocarlas dentro de las canastitas de masa filo previamente cocidas y hornear nuevamente 8 minutos más. Retirar y servir.

Tarta con masa de hierbas con cebolla, queso de cabra y ciruelas

La masa quebrada para tartas las hace más potentes y rendidoras. Foto: Fernando de la Orden

Ingredientes

Harina de trigo 0000, 350 gramos

Harina de centeno, 150 gramos

Hierbas secas (perejil, tomillo, romero, orégano), 30 gramos

Sal, 1 cucharadita

Pimentón, ½ cucharadita

Pimienta, 1 cucharadita

Manteca, 250 gramos

Huevo, 1

Leche fría, 100 centímetros cúbicos

Molde de tarta, 1 unidad

El relleno

Cebolla blanca,1 kilo

Cebolla roja, ½ kilo

Aceite de maíz, 1 pocillo

Sal y pimienta, a gusto

Ciruelas pasas sin carozo, 100 gramos

Queso de cabra tipo crotin o semi duro en cubitos, 150 gramos

Preparación

Para la masa, unir la harina de trigo con la harina de centeno junto con las hierbas secas, la sal, el pimentón y la pimienta.Formar un arenado con la manteca y la mezcla de harina. Formar la masa con el huevo y la leche. Llevar a la heladera 1 hora.

Para el relleno, pelar la cebolla blanca y la cebolla roja y cortarlas en pluma (rodajas muy finas). En una sartén amplia calentar el aceite. Sumar las cebollas y rehogarlas. Salpimentar y cocinar lentamente hasta que se caramelicen, revolviendo constantemente.

Estirar la masa en un molde de tarta y cocinar a blanco en horno precalentado, a 180°, 8 minutos. Retirar.

Distribuir las cebollas rehogadas, las ciruelas pasas y el queso de cabra cortado en pequeños cubos. Finalizar la cocción de la tarta en el horno 8 minutos más.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *