Las plataformas de streaming acumulan 40 nominaciones al Oscar

En un año en el que Hollywood ha fracasado en gran medida a la hora de impulsar la exhibición de películas en las salas de cine, los servicios de streaming han consolidado su dominio sobre los espectadores.

Por eso, los votantes de los Oscar premiaron a las películas de Netflix, Apple TV+ y Amazon con casi 40 nominaciones. 27 de ellas les corresponden a Netflix, con el western de Jane Campion, El poder del perro, reconocido en unas impresionantes 12 categorías, incluida la de mejor película.

Campion se convirtió en la primera mujer en los 94 años de historia de los premios de la Academia en recibir dos nominaciones como directora. Otra película de Netflix, la controvertida sátira sobre el cambio climático No miren arriba, también competirá por el máximo galardón del cine.

Jane Campion está nominada como directora por "El poder  del perro" y "No miren arriba", ambas en Netflix. Foto AP

Jane Campion está nominada como directora por “El poder del perro” y “No miren arriba”, ambas en Netflix. Foto AP

Plataformas como estudios de cine

“Nos propusimos construir un gran estudio de cine empoderando a los grandes cineastas para que cuenten grandes historias, y estoy orgulloso de que lo estemos haciendo en todas las disciplinas y equipos, incluida la animación y el corto documental”, dijo Scott Stuber, jefe de cine de Netflix, la plataforma que recibió más nominaciones que cualquier otra compañía por tercer año consecutivo.

Apple TV+ ha logrado un avance significativo entre los votantes de los Oscar, con CODA, un drama romántico sobre el único miembro oyente de una familia sorda, que le dio al gigante tecnológico su primera nominación a la mejor película.

CODA también recibió nominaciones por la interpretación de Troy Kotsur y adaptación de guión de Sian Heder. Otra película de Apple TV+, La tragedia de Macbeth, fue reconocida por la actuación principal (Denzel Washington), fotografía y diseño de producción.

"No miren arriba", de Netflix, nominada al Oscar.

“No miren arriba”, de Netflix, nominada al Oscar.

El poder del perro, No mires arriba y CODA se unieron en la categoría de mejor película a otras dos que se estrenaron simultáneamente en HBO Max y en los cines: Duna y King Richard: una familia ganadora, ambas de Warner Bros.

Y también a otras cuatro películas tradicionales, Belfast, West Side Story, Licorice Pizza y El callejón de las almas perdidas; y a la película japonesa Drive My Car, poco vista pero muy apreciada por la crítica.

Duna, dirigida por Denis Villeneuve, recibió 10 nominaciones en total. Fue la segunda película más nominada, por detrás de El poder del perro, aunque, sorprendentemente, Villeneuve no recibió una nominación al mejor director.

En cambio, en otro signo de la evolución de la Academia de Cine, que está intentando ser cada vez menos un club de hombres blancos ampliando su membresía en el extranjero, los votantes reconocieron a Ryusuke Hamaguchi por Drive My Car, un drama introspectivo sobre un director de teatro viudo y la joven que lo lleva a los ensayos.

"Being the Ricardos", de Amazon, con nominaciones al Oscar para Nicole Kidman y Javier Bardem.

“Being the Ricardos”, de Amazon, con nominaciones al Oscar para Nicole Kidman y Javier Bardem.

Steven Spielberg (West Side Story), Kenneth Branagh (Belfast) y Paul Thomas Anderson (Licorice Pizza) completaron la lista de directores. Los tres han solicitado la exclusividad de sus películas en las salas de cine.

¿Cambiará la tradición?

Hasta ahora, ningún servicio de streaming ganó nunca un Oscar a la mejor película. La ganadora del año pasado, Nomadland de Searchlight Pictures, se vio sobre todo en Hulu, pero sólo porque la mayoría de los cines estaban cerrados.

Pero las empresas de streaming tienen ahora una posición dominante, en parte porque la pandemia aceleró el alejamiento de los consumidores de las salas de cine, al menos en lo que respecta a las películas de alto nivel. La economía del streaming también facilita el gasto libre en la búsqueda de los Oscar.

Una de las películas que ha hecho una gran campaña, Being the Ricardos, de Amazon Prime Video, recibió tres nominaciones, con Javier Bardem y Nicole Kidman entre los nominados a la actuación principal y -en una sorpresa- J.K. Simmons reconocido por su papel como el actor de Yo amo a Lucy, William Frawley. En total, los servicios de streaming acapararon 12 de las 20 candidaturas de actuación.

La carrera inusualmente competitiva de la mejor actriz de este año produjo vítores y abucheos cuando se anunciaron las nominaciones. Las anteriores ganadoras del Oscar, Kidman (Being the Ricardos) y Olivia Colman (La hija oscura), recibieron las esperadas nominaciones, pero el resto de la categoría estuvo llena de sorpresas y de una llamativa omisión.

Olivia Colman, candidata por "La hija oscura", producción de Netflix. En la foto junto a  Dakota Johnson.

Olivia Colman, candidata por “La hija oscura”, producción de Netflix. En la foto junto a Dakota Johnson.

Los pronósticos de los premios esperaban que Lady Gaga estuviera entre las nominadas a mejor actriz, por su trabajo en La casa Gucci. En cambio, las nominaciones fueron para Kristen Stewart (Spencer), Jessica Chastain (Los ojos de Tammy Faye), Penélope Cruz (Madres paralelas), Colman y Kidman.

En la categoría de actriz de reparto, Kirsten Dunst también consiguió su primera nominación, por interpretar a una madre alcohólica en El poder del perro. Con 32 años de experiencia en la pantalla, Dunst ha esperado mucho para obtener el reconocimiento de la Academia. El momento puede ser aún más dulce si se tiene en cuenta que su marido en la vida real, Jesse Plemons, también fue nominado por interpretar a su esposo en la pantalla.

Con la excepción de Judi Dench (Belfast), que consiguió su octava nominación, la categoría de actriz de reparto estaba llena de nominadas por primera vez: Ariana DeBose (West Side Story), Aunjanue Ellis (King Richard) y Jessie Buckley (La hija oscura).

El año pasado fue un año decisivo para la inclusión: nueve de las 20 nominaciones de interpretación fueron para personas de color, un cambio drástico respecto a 2015 y 2016, cuando los nominados, casi todos blancos, provocaron las protestas de #OscarsSoWhite. Este año, los números no fueron tan fuertes.

Will Smith consiguió una nominación como mejor actor por su papel de padre testarudo y duro de Venus y Serena Williams en King Richard. Denzel Washington, ocho veces nominado y dos veces ganador, fue reconocido por La tragedia de Macbeth.

En la categoría de reparto, la academia nominó al actor sordo Kotsur (CODA). Se unió a su esposa en la pantalla, Marlee Matlin, como los dos únicos actores sordos reconocidos.

En la categoría de dirección, históricamente dominada por hombres blancos, Campion (El poder del perro) consiguió su segunda nominación. Hamaguchi (Drive My Car) también fue reconocida. Y por octava vez en sus cinco décadas de carrera, Spielberg fue nominado a mejor director.

"Drive My Car". La película japonesa es candidata al Oscar Foto: Janus Films and Sideshow/AP.

“Drive My Car”. La película japonesa es candidata al Oscar Foto: Janus Films and Sideshow/AP.

La carrera por la mejor dirección

Lo que es diferente en esta ocasión es que Spielberg no es el favorito. A pesar de las buenas críticas recibidas por West Side Story, la favorita en la carrera de este año es Campion, que dirigió el western de fuego lento El poder del perro para Netflix. Es la única mujer que fue nominada dos veces en esta categoría, ya que lo fue por La lección de piano en 1994.

Sólo siete mujeres han sido nominadas a la mejor dirección, y sólo dos han ganado, incluida la ganadora del año pasado, Chloé Zhao (Nomadland). Branagh (Belfast), Anderson (Licorice Pizza) y Hamaguchi (Drive My Car) completaron la categoría. Era la segunda nominación de Branagh a la dirección, la tercera de Anderson y la primera de Hamaguchi.

Puede que la Academia apunte hacia nuevas voces cinematográficas -en los últimos años, la organización amplió drásticamente el número de miembros extranjeros-, pero la nominación de Spielberg también demostró que no está dispuesta a abandonar su historia todavía.

Por diversas razones -el cambio acelerado por la pandemia hacia los servicios de streaming de la pantalla chica, el rechazo obstinado de los votantes a incluir películas que las masas han visto realmente- los Oscar ya no son lo que eran, como demuestra el descenso del 76% de los espectadores desde 2014. 

La ceremonia de este año intentará aumentar los índices de audiencia volviendo a un formato presentado, por primera vez desde 2018. Pero todavía no se designó anfitrión.

Fuente: The New York Times

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *